La contaminación lumínica también amenaza a los anfibios

Recientemente se ha publicado un artículo  en el blog de divulgación científica de SOS anfibios Guadarrama en el que se argumenta que la iluminación artificial puede afectar al comportamiento, fisiología y ecología de los anfibios.

Parece ser que los anfibios, al tratarse de animales nocturnos, están adaptados a ciclos regulares de disponibilidad y ausencia lumínica. La mayoría de ellos aprovechan la seguridad que les proporciona la noche para realizar algunas de sus actividades biológicas, como puede ser la alimentación o la reproducción, al resguardo de los depredadores diurnos. Otra explicación puede ser que durante el día, una excesiva exposición a la radiación solar puede causar una rápida desecación en estos animales, donde la preservación de la humedad de la piel es crucial para posibilitar el intercambio gaseoso que realizan a través de este órgano.

Salamandra común
Salamandra salamandra, anfibio común en España y gran parte de Europa. Imagen recuperada de: http://www.salamandrapedia.com

Una perturbación en los ciclos naturales de luz se ha visto que puede provocar alteraciones fisiológicas como cambios en la retina, pudiéndoles provocar un estado de  mayor vulnerabilidad ante los depredadores hasta que el globo ocular consiga adaptarse a la nueva intensidad lumínica. También se señala que algunos estudios han observado tasas de metamorfosis más reducidas en larvas de anfibios expuestas a iluminación artificial, con sus importantes implicaciones a nivel de supervivencia de los individuos y de cara al futuro de las poblaciones. A su vez, se ha encontrado que estos cambios en los ciclos de luz pueden afectar directamente a las estrategias reproductoras en algunos anfibios, alterando tanto el comportamiento de las hembras como de los machos según la especie. Por último, la alteración de los hábitats de estos animales con iluminaciones artificiales se piensa que está provocando alteraciones en su comportamiento, aprovechando algunos la disponibilidad de luz para tener más éxito en su búsqueda y captura de presas y, otros, mostrando la tendencia a buscar refugio bajo esa exposición de luz debido a la mayor visibilidad que se genera ante los depredadores.

El ser humano ha conseguido alterar la mayor parte de los ecosistemas a niveles físicos, químicos y biológicos entre otros. Aunque normalmente centramos más nuestra atención en los factores químicos o biológicos, siendo normalmente mejor percibidos, no podemos descuidar la importancia de las perturbaciones físicas a los hábitats, como la iluminación artificial. Tratándose los anfibios del grupo de vertebrados más amenazado de todo el planeta, no está de más incentivar el empleo de formas de iluminación menos influyentes en los organismos y ecosistemas en general. Además, nosotros también saldríamos beneficiados si se reduce la contaminación lumínica, al fin y al cabo, ¿a quién no le gusta ver las estrellas?. Hace mucho tiempo que eso dejó de ser posible viviendo en ciudades, demandemos un uso de la iluminación más racional y sostenible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s