Un árbol acogedor

DSC00450
Árbol singular en una zona urbana de la costa de Nueva Gales del Sur (Australia)

La recompensa de conservar ejemplares como este en un entorno urbano no se limita a su sombra, su protección contra los vientos o su contribución a la eliminación de la contaminación del aire, sino que nos proporcionan ciertas recompensas emocionales, quizás sensación de estabilidad y permanencia o serenidad. En cualquier caso, contribuyen a incrementar la calidad de vida de sus vecinos y visitantes de una manera difícil de cuantificar.

Autor: Myriam Catalá

Profesora Titular de Universidad Universidad Rey Juan Carlos Administradora del Blog Ecotoxsan Administradora del Blob ToxAmb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s