Greenpeace: La dieta de los niños es una cuestión de salud, no de protección del medio ambiente

Normalmente sigo y apoyo muchas de las iniciativas de GreenPeace. Creo que la defensa del medio ambiente redunda en nuestra salud y es vital para la obtención de recursos para el ser humano a todos los niveles. La biosfera es nuestro hogar y no tiene reemplazo.

Sin embargo, tras leer en qué consiste la nueva iniciativa que han impulsado llamando a que las dietas de los colegios se modifiquen por cuestiones ambientales, no puedo más que declarar mi más enérgico desacuerdo (Greenpeace: Urge reducir el consumo de carne en las ciudades).

La dieta de los niños es una cuestión de salud, no de medio ambiente. Ciertamente, la reducción de productos cárnicos y lácteos en los adultos de los países desarrollados sería más que conveniente para promover la salud pública ¿Por qué no llaman a equilibrar mejor los menús de los restaurantes? La alimentación de un niño necesita de unos niveles de proteínas más altos que los de un adulto y que deben cubrirse con una dieta muy variada y equilibrada que incluya cantidades razonables de carne y pescado (y en esta zona del planeta, por razones evolutivas y antropológicas, lácteos). Esta dieta debe ser diseñada por un experto dietista en función de los requerimientos nutricionales y la educación alimentaria de los pequeños. El medio ambiente gestionado de manera sostenible puede permitírselo.

En los últimos tiempos está arreciando una irracional y antinatural tendencia a la eliminación absoluta de la proteína animal de la dieta humana. Eso no es saludable. Los bioquímicos, fisiólogos y médicos sabemos que el ser humano ha evolucionado como omnívoro y necesita ingerir proteína animal en pequeñas cantidades para mantenerse sano. Ser vegetariano es una elección que nuestra salud sólo se puede permitir si tenemos recursos para mantener una industria médico-farmacéutica potente (y contaminante) que nos fabrique pastillas con los nutrientes esenciales que necesita nuestra biología de los tejidos animales. La carencia de alimentos de origen animal en la dienta causa enfermedades y problemas de desarrollo en niños por todo el mundo. Impulsar una campaña de defensa del medio ambiente utilizando la dieta infantil podría dar la falsa impresión a muchos gestores y padres de que sus hijos crecerán más sanos sin proteína animal. Sé que eso no es lo que promueve en rigor la iniciativa de Greenpeace, pero es lo que van entender muchas personas sin formación académica y con buena voluntad que confía en su logo. Este llamamiento es imprudente. Son una organización muy potente, tienen gran influencia sobre la opinión pública, por ello, una gran responsabilidad.

Como mi crítica intenta ser positiva hago un llamamiento para que esta campaña abogue por un incremento de las legumbres, las frutas y las verduras y los alimentos de temporada y proximidad en las dietas de los comedores, que lleva implícita la reducción de carnes y lácteos. Aunque es equivalente en resultados ambientales, es mucho menos arriesgada para la salud pública e infantil.

Autor: Myriam Catalá

Profesora Titular de Universidad Universidad Rey Juan Carlos Administradora del Blog Ecotoxsan Administradora del Blob ToxAmb

Un comentario en “Greenpeace: La dieta de los niños es una cuestión de salud, no de protección del medio ambiente”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s