El Mercurio y sus efectos ecofisiológicos

 

El mercurio es un elemento xenotóxico que actúa como agente polutante y se encuentra entre los principales minerales de alta preocupación. Esto se debe mayormente al efecto de la biomagnificación trófica del metil mercurio. Polutantes como este son lipofílicos y se acumulan en los tejidos grasos de plantas y animales (usualmente empezando a nivel de alga o fungi); debido a esto, la cantidad absorbida por el consumidor incrementa al subir en la escala alimenticia (a mayor tamaño mayor cantidad de tejidos) y con esto su toxicidad.

Los consumidores cuaternarios y los depredadores, al estar en la cima de la cadena trófica, son los más afectados ya que los niveles de metil mercurio llegan a ser mortales. Grupos taxonómicos como el suborden Odontocetos (conocidos como cetáceos dentados), o aves marinas como el orden Procellariiformes y pelecaniformes, al tener una dieta de invertebrados acuáticos o pescado son altamente susceptibles a este fenómeno. Esto representa un peligro no solo a nivel de especie (posible extinción) pero a nivel de biodiversidad. Al extinguirse especies tan altas en el nivel trófico esto desnivela el efecto ecológico de arriba-abajo, disrumpiendo toda una cadena alimenticia.

Contaminación agraria difusa: peligro y soluciones

La contaminación agraria difusa es el proceso en el cual los productos, usualmente sustancias químicas, utilizados para promover la agricultura, son liberados en el medio ambiente y tienen efectos indirectos en especies no seleccionadas para su control. Este tipo de contaminación destaca por encima de otras contaminaciones, como la industria textil o farmacéutica, ya que los contaminantes están siendo liberados de manera deliberada mientras que en el resto de las industrias estos son liberados como un subproducto.

Entre las sustancias químicas más utilizadas actualmente en la industria agraria se encuentran los herbicidas, insecticidas y fungicidas. Fuera de eliminar su objetivo eficazmente, estos pesticidas afectan de diversas formas a la fauna y flora, ya sea vía tópica, inhalada, o ingerida. Los herbicidas interfieren con diversos procesos fisiológicos de plantas y algas, como también con el metabolismo y proceso reproductivo de diferentes animales. Insecticidas que son neonicotinoides interfieren con el sistema nervioso de distintos insectos y sucesivamente a vertebrados tanto terrestres, como acuáticos (a causa de eutrofización). Por otro lado, compuestos organomercuricos dentro de ciertos fungicidas llegan a ser letales para diferentes tipos de animales, especialmente aves.

En relación con la definición conceptual de la contaminación agraria difusa, es relevante aclarar la importancia de la palabra difusa dentro de su definición; debido a que esta palabra es una de las principales razones por la cual este tipo de contaminación es tan peligrosa. Esta es difusa porque la fuente de la contaminación es diversa, haciéndola difícil de localizar, y dispersa sus contaminantes de forma que abarca una gran superficie del territorio (cuerpos de agua, suelo, entre otros).

El impacto de esta contaminación es aun mayor cuando los pesticidas son utilizados en conjunto, lo cual suele ser la norma (diversas plagas necesitan diversas sustancias químicas). De esta forma, los efectos que estos pesticidas causan en los diferentes organismos se potencian y pueden alterar radicalmente la biodiversidad alrededor de un área. Estos pueden llegar a eliminar o reducir la población de especies claves, como productores o consumidores primarios, afectando la red alimenticia y ecosistema del área. Por ejemplo, los efectos de la acumulación terrestre de pesticidas que ya no son utilizados, como el DDT, aun se pueden observar al día de hoy.

A pesar de que el peligro que estos pesticidas causan es conocido, su contención es difícil por diversas razones: Falta de educación ambiental de los agricultores, escasez de regulaciones para productos posiblemente tóxicos y el costo elevado de alternativas más amistosas. Sin embargo, muchos de estos problemas se podrían resolver con un plan de educación ambiental enfocado en los productores agrícolas y acompañado de incentivos. Si se puntualiza en el peligro de estos pesticidas y la importancia de su erradicación, la industria agrícola podría producir alternativas amigables a precios razonables. Estas alternativas permitirían la misma productividad tanto a gran cómo pequeña escala, sin el riesgo a suspensión por el uso de substancias toxicas. Adicionalmente, el uso de incentivos económicos (ej. dividendo extraordinario) para aquellos que utilizan estas nuevas alternativas incrementaría el número de personas interesadas en las opciones más amigables con el medio ambiente y la salud humana.

Referencias:

Sánchez-Bayo, F. 2012. Impacts of Agricultural Pesticides on Terrestrial Ecosystems In: Ecological Impacts of Toxic Chemicals. Eds. Francisco Sánchez-Bayo. Bentham e-Books

Zekri, Slim. 1990. La contaminación agraria difusa del regadío: algunas reflexiones. Revista de Estudios Agrosociales, ISSN 0034-8155, 153, pp. 93-118