Cantaridina: un tóxico capaz de matar a la mayoría de los animales.

Macho de avutarda mostrando la cloaca a dos posibles hembras. (Fotografía: C. Palacín). La flecha negra en la imágen indica la posición de la cloaca.

Los machos de avutarda, Otis tarda, consumen dos especies de coleópteros (Berberomeloe majalis y Physomeloe corallifer) que contienen cantaridina, un tóxico capaz de matar a la mayoría de los animales. Sin embargo, en el caso de la avutarda, es ingerido con un doble propósito: para eliminar sus parásitos internos y, sobre todo, para aparecer más sanos y fuertes ante las hembras, lo que les permite lograr un mayor éxito reproductivo.

Esta forma de automedicación como mecanismo implicado en el proceso de selección sexual hace que los machos resulten más atractivos para las hembras. La automedicación podría ser de gran importancia en especies polígamas, en las que la competencia entre los machos es especialmente intensa, siendo las hembras las que eligen al macho que las fecundará.

Referencia: Bravo, C., Bautista, L. M., García-París, M., Blanco, G., & Alonso, J. C. (2014). Males of a strongly polygynous species consume more poisonous food than females. PLoS One9(10), e111057.

Descenso en la biodiversidad de aves en EE.UU. a causa de insecticidas en tan solo 6 años.

El insecticida acusado de matar a las abejas también acaba con los pájaros
Estornino pinto o estornino común (‘Sturnus vulgaris’)

Los insecticidas neonicotinoides se están utilizando de forma generalizada y han generado gran preocupación en la conservación de especies no objetivo como es el caso muchas especies de aves. En este artículo científico se demuestra que el aumento en el uso de neonicotinoides condujo a reducciones significativas en la biodiversidad de aves entre un periodo temporal muy reducido (2008-2014).

Si quieres saber más: https://www.nature.com/articles/s41893-020-0582-x

Referencia: Li, Y., Miao, R. & Khanna, M. Neonicotinoids and decline in bird biodiversity in the United States. Nat Sustain (2020).

Las inundaciones costeras amenazarán el 20% del PIB global en 2100 | madrimasd

Cómo nos podemos adelantar a las inundaciones que afectan a las costas?

Un nuevo estudio cifra en 278 millones de personas las amenazadas por este tipo de fenómenos para principios del próximo siglo.

Origen: https://www.madrimasd.org/notiweb/noticias/las-inundaciones-costeras-amenazaran-20-pib-global-en-2100

La pérdida del pastoreo como principal causa de la matorralización en pastizales de alta montaña.

Vista del Macizo de Peñalara a la izquierda de la imagen. También se observa el Cerro Valdemartín, y detrás, asoman las Cabezas de Hierro por donde discurre la Cuerda Larga. Se aprecia (en amarillo) la intensa floración primaveral de los piornales característicos del piso oromediterráneo, y, en primer término, la estructura de los pastizales psicroxerófilos crioromediterráneos, con algunos enebros dispersos.

La matorralización es un fenómeno ecológico que puede definirse como el aumento de densidad, cobertura y biomasa de plantas leñosas o arbustivas autóctonas (Van Auken 2009). Este fenómeno es común en muchos biomas áridos y semiáridos del planeta (Eldridge, 2011). Las plantas leñosas están desplazando comunidades de herbáceas alrededor de la Tierra, incluidas la tundra ártica y la alpina (Maestre et al. 2009; Formica et al. 2018). Este fenómeno ha sido estudiado en ecosistemas de zonas áridas y semi-áridas donde las transiciones de pastizal a matorral durante los últimos 150 años han sido más que frecuentes (van Auken 2000; Maestre et al. 2009).

El avance de plantas termófilas desde las zonas costeras hacia el interior observado en las últimas décadas ha sido asociado al calentamiento global experimentado durante el mismo periodo de tiempo, pero este no es el único motivo de que se produzca este efecto (Sanz-Elorza et al. 2003; Formica et al. 2018). Los cambios en los usos del suelo, en particular el pastoreo de ungulados o el ganado, también pueden afectar a la distribución de las plantas leñosas (Van Bogaert et al. 2011; Formica et al. 2018). Estudios observacionales sugieren que el pastoreo podría frenar el avance hacia zonas interiores de especies arbustivas, favoreciendo así el mantenimiento de los pastizales de alta montaña (Van Bogaert et al. 2011). Los estudios a largo plazo proponen que el pastoreo tiene mayor correlación con la matorralización de los pastizales de alta montaña que el aumento de las temperaturas, por lo que es de vital importancia considerar los usos históricos del suelo (Hofgaard et al. 2010; Formica et al. 2018).

Las especies que habitan en los pastizales de alta montaña tienen una gran problemática en cuanto a su conservación. El alto grado de intervención humana en muchos de estos ecosistemas los han vuelto dependientes de las actividades humanas que durante décadas los han modelado dotándolos de funcionalidades características. Debido al abandono de las actividades humanas en estos ecosistemas, se ha generado una pérdida de biodiversidad y de calidad del paisaje por simplificación de estos ecosistemas (Fernández & Lago, 2008).

Un ejemplo de este fenómeno puede encontrarse en el piso crioromediterráneo del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama donde la vegetación potencial correspondería a los pastizales psicroxerófilos crioromediterráneos, pertenecientes al Hieracio myriadeni-Festucetum curvifoliae, pero donde se está produciendo una transición en la estructura de la vegetación de las especies de pastizal a las de matorral como Juniperus comunnis subsp. alpina y Cytisus oromediterraneus (Sanz-Elorza 2003).

Bibliografía

  1. Van Auken, O.W. (2009). Causes and consequences of woody plant encroachment into western North American grasslands. Journal of Environmental Management 90: 2931–2942.
  2. Eldridge, D. J., Bowker, M. A., F. T. Maestre, J. F. Reynolds, E. Roger & W. G. Whitford. 2011. Impacts of shrub encroachment on ecosystem structure and functioning: towards a global synthesis. Ecology Letters 14: 709–722.
  3. Maestre, F. T., Bowker, M. A., Puche, M. D., Belén Hinojosa, M., Martínez, I., García‐Palacios, P., … & Carreira, J. A. (2009). Shrub encroachment can reverse desertification in semi‐arid Mediterranean grasslands. Ecology Letters 12: 930-941.
  4. Formica A, Farrer EC, Ashton IW, et al (2018) Shrub Expansion Over the Past 62 Years in Rocky Mountain Alpine Tundra : Possible Causes and Consequences Shrub expansion over the past 2 years in Rocky Mountain alpine tundra : possible causes and consequences. Arctic, Antarctic, and Alpine Research 3: 616-631.
  5. Sanz-Elorza et al (2003) Changes in the High-mountain Vegetation of the Central Iberian Peninsula as a Probable Sign of Global Warming. Climatic Change 61: 251–257.
  6. Van Bogaert R, Haneca K, Hoogesteger J, et al (2011) A century of tree line changes in sub-Arctic Sweden shows local and regional variability and only a minor influence of 20th century climate warming. Journal of Biogeography 38: 907-921.
  7. Hofgaard A, Løkken JO, Dalen L, Hytteborn H (2010) Comparing warming and grazing effects on birch growth in an alpine environment – a 10-year experiment. Plant Ecology & Diversity, 3:1, 19-27.
  8. Fernández Arroyo, R., & Lago, A. (2008). programa de promoción, apoyo y sensibilización para la conservación de las montañas. p.48.