No, no es cierto que las frutas sin semillas “hagan daño” como afirma esta imagen – Maldita.es

“Si no tiene semillas, no te la comas”, alerta una imagen desinformadora sobre las frutas y verduras sin semillas. Según…

Origen: No, no es cierto que las frutas sin semillas “hagan daño” como afirma esta imagen – Maldita.es

No, esta imagen no es de ‘muchas aves encontradas muertas’ cerca de una antena 5G en la India – Maldita.es

“India. Pruebas #5G, muchas aves encontradas muertas cerca de la ubicación de la torre”. Este es uno de los comentarios…

Origen: No, esta imagen no es de ‘muchas aves encontradas muertas’ cerca de una antena 5G en la India – Maldita.es

Día Mundial de las Abejas… y del resto de polinizadores

En el Día Mundial de las Abejas recordamos que, además de miles de especies de abejas y abejorros, insectos como mariposas, polillas y moscas y otros animales como pájaros y lagartos contribuyen a polinizar las flores.

Origen: Día Mundial de las Abejas… y del resto de polinizadores

La abeja como polinizador

(Kamelev, 2020)

Por Lurian Morales Falcón

Introducción

La producción agrícola del planeta está directamente vinculada con los procesos de polinización. Los polinizadores, como veremos a continuación, hacen posible la reproducción de una gran cantidad de plantas incluyendo a muchas de las que utilizamos para nuestra alimentación. En esta serie de artículos estaremos respondiendo por qué los polinizadores son tan importantes utilizando varios ejemplos de manera independiente. Asimismo, discutiremos algunas relaciones particulares que existen entre plantas y polinizadores. Para concluir, estaremos ofreciendo un resumen de las posibles causas del descenso de los polinizadores y qué pasaría si perdiéramos a este polinizador en particular.

Relación entre plantas y abejas

¿Qué es la polinización y por qué los polinizadores son importantes? La polinización es la transferencia de los granos de polen de una flor masculina a una flor femenina (US Forest Service, s.f). De acuerdo con una publicación hecha por el Servicio de Conservación de Recursos Naturales de Pensilvania: “En los Estados Unidos, un tercio de toda la producción agrícola depende de los polinizadores”( NRCS Pennsylvania, s.f). Algunas cultivos, como las manzanas y las almendras dependen de las abejas, las abejas albañiles (Xylocopa) y los abejorros (Bombus) (Watts, 2019). Pero, ¿cómo lo hace la abeja? De acuerdo con una publicación del Museo de la Agricultura y Alimentación de Canadá (2021):

Cuando una abeja recolecta néctar y polen de la flor de una planta, algo de polen de los estambres, el órgano reproductor masculino de la flor, se adhiere a los pelos de su cuerpo. Cuando visita la siguiente flor, parte de este polen se frota sobre el estigma, o punta del pistilo, el órgano reproductor femenino de la flor. Cuando esto sucede, la fertilización es posible y se puede desarrollar una fruta con semillas. Si deseas ver este proceso en acción, accede al siguiente enlace https://www.youtube.com/watch?v=9dpsZOc1b4M.

Ahora bien, ¿cómo encuentran las flores las abejas? En una publicación hecha por la BBC News Mundo (2013) podemos encontrar la respuesta ante esta pregunta:

Las flores emiten señales eléctricas que comunican información al insecto polinizador (BBC News Mundo, 2013). Por otra parte, un video publicado en el sitio web de la Revista de Science Magazine (Callier, 2016) explica que se ha descubierto que las abejas contienen unos cabellos especializados que les ayudan en la detección de las flores y de su campo magnético (Callier, 2016). Además de este importante descubrimiento, también es cierto que las abejas tienen la habilidad de detectar y distinguir los colores (Riddle, 2016).

Por otro lado, ¿por qué las abejas polinizan? Según una publicación por la FDA, el néctar y el polen recolectados de las plantas con flores sirven como fuentes principales de su alimento (FDA, 2018). Las abejas cosechan el néctar y convierten el líquido azucarado en miel, la principal fuente de carbohidratos de los insectos. La miel proporciona a las abejas la energía para volar, mantener las colonias y realizar las actividades diarias en general. Ahora bien, ¿qué pasaría si las abejas desaparecieran? En la siguiente sección estaremos respondiendo a esta pregunta.

¿Qué ocurriría si las abejas desaparecieran?

Albert Einstein una vez dijo que: “Si la abeja desapareciera de la faz de la tierra, el hombre sólo tendría cuatro años de vida”(Rodgers, 2014). En este estudio publicado por el Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas (2017): “El valor total de toda la polinización en las Regiones 6 y 7 (territorios de Arizona, California y Hawaii) para 2017 fue de 273 millones de dólares”. Las abejas polinizan un 70% de los alimentos que consumimos. Si las abejas desaparecieran, perderíamos los siguientes cultivos:

  • Alfalfa
  • Almendras
  • Manzanas
  • Trébol
  • Frijoles

*Para ver la lista completa acceda al siguiente enlace https://bees.techno-science.ca/english/bees/pollination/food-depends-on-bees.php

Se ha demostrado que los cultivos bien polinizados tienen mejor sabor y un mayor valor nutritivo, una mejor apariencia y una vida útil más larga (United Nations, 2019). Perder las abejas significaría escasez de los beneficios antes mencionados y perjudicaría la seguridad alimentaria de muchos países, particularmente en Puerto Rico, donde la seguridad alimentaria es aproximadamente menos de un 15% (Universidad de Puerto Rico, 2020).

En conclusión, no podemos vivir sin las abejas. De todos los servicios ecosistémicos que obtenemos de ellas, creo que la polinización es el más importante. La evidencia científica muestra que las abejas y los demás polinizadores están en peligro por la contaminación y el uso excesivo de los agroquímicos (Zero Point Zero & Netflix, 2018-2019). Finalmente, creo que conservando las abejas y a los demás polinizadores, podríamos garantizar la seguridad alimentaria y podremos contribuir al balance de los ecosistemas del planeta.

Referencias Bibliográficas:

BBC News Mundo. (2013, 25 de febrero). Las flores “publicitan” su polen con impulsos eléctricos. https://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/02/130225_flores_y_abejas_se_comunican_con_impulsos_electricos_ch

Callier, V. (2016, 30 de mayo). Video: How bees sense a flower’s electric field. Science | AAAS. https://www.sciencemag.org/news/2016/05/video-how-bees-sense-flower-s-electric-field

Kamelev, E. (2020, 20 de mayo). pexels-egor-kamelev-799308 (2) [Fotografía]. Pexels. https://www.pexels.com/photo/close-up-photo-of-yellow-and-black-wasp-799308/

Museo de la Agricultura y Alimentación de Canadá. (2021). La importancia de las abejas: polinización. https://bees.techno-science.ca/english/bees/pollination/default.php

National Agricultural Statistics Service, Agricultural Statistics Board, & United States Department of Agriculture. (2017, diciembre). Cost of Pollination (No. 2475–4315). National Agricultural Statistics Service. https://www.nass.usda.gov/Publications/Todays_Reports/reports/cstpol17.pdf

NC State Extension. (2020, 20 de mayo). Pollination [Video]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=9dpsZOc1b4M&feature=youtu.be

NRCS Pennsylvania (s.f). The Importance of Pollinators. NRCS. USDA. Gov. https://www.nrcs.usda.gov/wps/portal/nrcs/detail/pa/plantsanimals/?cid=nrcs142p2_018171

Riddle, S. (2016, 20 de mayo). How Bees See And Why It Matters. Bee Culture. https://www.beeculture.com/bees-see-matters/

Rodgers, P. (2014, 9 de septiembre). Einstein And The Bees. Should You Worry? Forbes. https://www.forbes.com/sites/paulrodgers/2014/09/09/einstein-and-the-bees-should-you-worry/?sh=19c053f98157

Watts, J. (2019, 12 de abril). From flowers to fruit: The Mysteries of apple Pollination. Swanson’s Nursery. https://www.swansonsnursery.com/blog/fruit-tree-pollination#:~:text=Pollination%20Basics&text=Honeybees%2C%20mason%20bees%2C%20and%20bumblebees,carried%20to%20the%20next%20flower.

United Nations. (2019, 20 de mayo). Decline, Disappearance of Bees Would Have Drastic Consequences for Global Ecosystems, Deputy Secretary-General Warns at Event Marking World Day | Meetings Coverage and Press Releases. United Nations.Org. https://www.un.org/press/en/2019/dsgsm1282.doc.htm

Universidad de Puerto Rico. (2020, 8 de mayo). Experta en Economía Agrícola del Recinto Universitario de Mayagüez de la UPR alerta sobre la vulnerabilidad de la seguridad alimentaria en la isla. https://www.upr.edu/experta-en-economia-agricola-del-recinto-universitario-de-mayaguez-de-la-upr-alerta-sobre-la-vulnerabilidad-de-la-seguridad-alimentaria-en-la-isla/

U.S. Food and Drug Administration. (2018, 30 de julio). Helping Agriculture’s Helpful Honey Bees. https://www.fda.gov/animal-veterinary/animal-health-literacy/helping-agricultures-helpful-honey-bees

U.S.Forest Service (s.f). What is Pollination? FS. US. Fed. https://www.fs.fed.us/wildflowers/pollinators/What_is_Pollination/#:~:text=Pollination%20is%20the%20act%20of,offspring%20is%20by%20making%20seeds.

Zero Point Zero & Netflix.(2018-2019) Rotten [TV Series]. Netflix. https://www.netflix.com/us-es/

Resuelto el misterio de las esferas gelatinosas de las costas de Noruega

Al parecer, desde 1985, en las costas de Noruega y en el mediterráneo, se han producido avistamientos de unas enormes esferas translucidas (superan el metro de diámetro) flotando entre la superficie y el fondo del mar. Hasta ahora nadie sabia de que se trataba.

Este año, un grupo de científicos, liderado por Halldis Ringvold, han descubierto que son estas misteriosas esferas gelatinosas. Al parecer son sacos de huevos de un calamar común llamado Illex coindetii. El estudio ha sido publicado en la revista Scientific Reports. Al parecer, cada saco de huevos puede contener cientos de miles de huevos protegidos por una mucosa, la cual se desgasta con el tiempo.

Podeis leer la noticia entera en: Revelan el misterio de las enormes esferas gelatinosas descubiertas en la costa de Noruega | La Vanguardia.

Illex coindetii (Vèrany, 1839)

El calamar Illex coindetii pertenece a la familia Ommastrephidae. Esta especie habita el mar Mediterráneo y el Atlántico.

Se caracterizan por un manto largo y estrecho, con cabeza voluminosa y aletas cortas. Presenta una coloración blanquecina rosácea. La longitud del manto puede llegar a medir hasta 37 cm.

Podeis encontrar mas información sobre la especie en el siguiente enlace: Illex coindetii

La personalidad de los chimpancés está relacionada con la anatomía de su cerebro | madrimasd

Científicos de EE.UU. y Dinamarca han demostrado la relación entre la personalidad de los chimpancés y la anatomía de su cerebro

Origen: La personalidad de los chimpancés está relacionada con la anatomía de su cerebro | madrimasd

SERVICIOS ECOSISTÉMICOS (I): ¿Por qué conservar la naturaleza?

¿Por qué debemos conservar la naturaleza? Dependiendo de a quién se le formule esta pregunta, la respuesta será muy diferente. Aunque ciertas personas consideren como un deber ético la conservación de la naturaleza, los gustos e intereses de cada persona pueden hacer que ni siquiera demos con una respuesta a esta pregunta o, incluso, que lleguemos a la conclusión de que no hay motivos de peso para conservar la naturaleza. Pero, ¿cómo podemos hacer que todos, independientemente de nuestros valores morales, encontremos motivos para conservar la naturaleza? En primer lugar, debemos entender qué nos provee la naturaleza para comprender por qué debemos conservarla.

La naturaleza nos reporta multitud de bienes y servicios, tal es su magnitud y diversidad que puede resultar complejo de entender en su totalidad. Para comprenderlo mejor se acuñó el término servicios ecosistémicos, que refiere a aquellos beneficios que los ecosistemas nos reportan a los humanos ya sea de forma directa o indirecta (Comisión Europea, 2009). Existen distintos tipos de servicios ecosistémicos. Los servicios de aprovisionamiento son aquellos que nos reportan directamente bienes como alimentos, agua, madera y combustibles, entre otros (Comisión Europea, 2009). Los servicios de regulación del clima y las precipitaciones consisten en la contribución de los ecosistemas a amortiguar las variaciones en el clima propias de fenómenos físicos que ocurren en la Tierra, por ejemplo: los manglares actúan como una barrera natural frente a ciclones, huracanes y tsunamis (Convención de Ramsar sobre los Humedales, 2016). Pero, sin referirnos a la protección frente a eventos climáticos extremos, los ecosistemas más cercanos a nuestros hogares también amortiguan los cambios de temperatura, depuran el aire (consumiendo CO2 y produciendo O2, además de otros compuestos), favorecen la retención de agua en el suelo (evitando, al mismo tiempo, inundaciones y sequías), degradan nuestros residuos y frenan la propagación de enfermedades (Comisión Europea, 2009). Además, también proveen servicios culturales como la belleza, la inspiración y otros valores recreativos que contribuyen a nuestro bienestar espiritual (Comisión Europea, 2009). Y, por último, pero no por ello menos importante: los servicios esenciales. Los ecosistemas son capaces de generar suelo fértil (Comisión Europea, 2009), ya que la vida no se genera en cualquier sustrato, ¿cuánta vida vemos brotar en nuestros asfaltos más allá de pequeños resquicios de suelo fértil? Además, los ecosistemas regulan el ciclo de nutrientes (Comisión Europea, 2009), manteniendo en niveles adecuados las concentraciones de componentes esenciales para la vida, como el carbono y el nitrógeno, entre otros.

Aunque esta clasificación nos permite reconocer la multitud de beneficios que nos reporta la naturaleza y nos da motivos para conservarla, sigue siendo complicado poner en una balanza los beneficios de los ecosistemas en contraposición con los beneficios que nos da destruir la naturaleza para nuestros propios fines (extracción minera, generación de energía, fabricación de materiales, transporte de personas y mercancía…). Nuestra actividad genera un impacto sobre el planeta y, a veces, tenemos que decidir si conservar un ecosistema o degradarlo para conseguir algo a cambio. Para evitar destruir ecosistemas que nos reportan beneficios mucho más valiosos en tiempos recientes se ha propuesto valorar económicamente nuestros ecosistemas. Valorar los ecosistemas no consiste en darle “un precio” a los ecosistemas para mercantilizarlo, sino en reconocer de forma cuantitativa la relación coste-beneficio entre la naturaleza y nosotros (Sukhdev, Wittmer, & Miller, 2015). De esa manera, podemos transmitir en un lenguaje común a toda la sociedad las virtudes de conservar la naturaleza y los costes de degradarla. En próximas publicaciones se explorará en qué consiste la valoración económica de los bienes y servicios ambientales.

BIBLIOGRAFÍA

Comisión Europea. (2009). Bienes y servicios ecosistémicos. Oficina de Publicaciones de la Unión Europea.

Convención de Ramsar sobre los Humedales. (2016). Humedales: una protección natural frente a los desastres. Secretaría de la Convención de Ramsar.

Sukhdev, P., Wittmer, H., & Miller, D. (2015). Economía de los ecosistemas y la biodiversidad: desafíos y respuestas. Oxford University Press.

Biología cuántica y la orientación magnética de las aves migratorias.

Publicado por The Royal Society of Chemistry (RSC) en nombre del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) y del RSC.

El origen de la orientación magnética de las aves migratorias es todavía un tema de discurso en la comunidad científica. Varias propuestas se han hecho en las últimas décadas, aunque la más prometedora y aceptada tiene que ver con los efectos cuánticos que se producen entre las moléculas de los ojos de las aves, producto a su vez de varias reacciones químicas desencadenadas por la interacción entre los criptocromos (fotorreceptores) y la luz del Sol dispersada por la atmósfera terrestre. Según el artículo publicado en Faraday Discuss por Thomas P. Fay y colaboradores (2020) los fotorreceptores producen un par de radicales entrelazados cuánticamente, que son sensibles al campo magnético terrestre. Esta sensibilidad desemboca una serie de cambios en la velocidad y naturaleza de las reacciones químicas, dotando a las aves de un “sexto sentido”. Con el objetivo de entender la magnetorrecepción de las aves debemos explicar primero qué es un radical y qué es el entrelazamiento.

Los electrones en los átomos se ordenan en niveles de energía u orbitales: a mayor energía mayor es la distancia media al núcleo del mismo. Se distribuyen por los orbitales siguiendo unas reglas fijas. Cuando un nivel está completo, los electrones pasan a llenar el siguiente nivel. Según esto, el único nivel que puede quedar incompleto es el último. Además, los átomos incompletos tienden a “negociar” con el resto cediendo o compartiendo electrones para completar sus orbitales, estos reciben el nombre de radicales.

Molécula estable con todas las capas electrónicas completas (izquierda). Molécula con un electrón desapareado en la última capa/radical (derecha). Tomada de http://www.biosciencenotes.com/free-radical/

Como dijimos anteriormente, tras las reacciones químicas que tienen lugar en las retinas de las aves migratorias se originan un par de radicales de Dinucleótido de Flavín-Adenina (FAD) que se acoplan por sus electrones libres de los últimos orbitales.

La propiedad que hace que átomos y moléculas se acoplen entre sí no es la carga eléctrica, tal y como ocurre entre electrones y protones, en este caso el protagonista es el espín. Este es intrínseco a cualquier entidad cuántica, definiendo muchas de las propiedades físicas de la materia. Usualmente se dice que el espín es el sentido de giro que tiene esa entidad sobre sí misma, pero esto es erróneo porque implicaría velocidades de giro superiores a la velocidad de la luz. La manera más fidedigna a la realidad de entender el concepto de espín es comparándolo con el momento magnético de un imán.

Los imanes tienen un polo Norte por el que salen las líneas de campo magnético (fuente) y un polo Sur por el que entran (sumidero), tal y como puede verse en la figura de abajo:

Analogía entre el espín del electrón y el momento magnético de un imán. Tomada de https://cuentoscuanticos.files.wordpress.com/2013/11/98715-electron-spin.jpg?w=422&h=296&zoom=2.

A diferencia de las cargas eléctricas, los polos de los imanes no pueden separarse entre sí; si partes un imán por la mitad volverá a aparecer un polo Norte y uno Sur en cada mitad. El momento magnético es una flecha que empieza en el polo Norte y acaba en el polo Sur. Así, en el electrón de la izquierda las líneas de campo magnético van de abajo a arriba (↑), mientras que en el de la derecha van de arriba a abajo (↓). En este sentido, el espín es un “imán” intrínseco a cada partícula/átomo/molécula que se orienta con los campos magnéticos externos. Según el sentido del espín lo denotaremos como |↑>, asociado a un valor de 1/2 o |↓> asociado a -1/2. Llegados a este punto, es correcto pensar que la sensibilidad al campo magnético se debe principalmente a esta propiedad cuántica. Pero, ¿cómo se acoplan los espines del par de radicales FAD?

La mecánica cuántica explora todas las posibilidades en las que pueden combinarse los valores de los espines, ignorando los signos hay tres combinaciones para que los dos radicales tengan espín total 1:

  1. |↑>|↑>
  2. |↓>|↓>
  3. |↑>|↑> + |↓>|↓>

Las dos primeras corresponden a electrones con los espines paralelos y la tercera con una combinación de todas las anteriores. Esto es análogo al clásico gato de Schrödinger, que puede estar vivo (|↑>|↑>), muerto (|↓>|↓>) o vivo y muerto al mismo tiempo (↑>|↑> + |↓>|↓>). A estos tres los llamamos el triplete de espín. Por otro lado, sólo hay una posibilidad de que el espín total sea 0, el singlete de espín:

  1. |↑>|↓> – |↓>|↑>

Nótese que el singlete y el 3 del triplete tienen en común que hasta que no les preguntemos cuál es su espín no sabemos en qué sumando se encuentra. De hecho, de esta característica fundamental concluímos que para conocer los espines de los dos electrones sólo hace falta medir uno de ellos.

Imaginemos que dos personas, Alicia y Roberto, preparan el par de radicales FAD en el estado singlete, cada uno mete un radical en una caja y se separan una distancia muy grande. Alicia decide abrir la caja y ver cuál es el espín de su radical, obteniendo |↑>, por lo tanto sabrá automáticamente que Roberto tiene el radical con espín |↓>. También ocurre en el otro sentido, si Roberto mide su radical y obtiene el espín |↑> sabrá que Alicia tiene el radical |↓>. Esta conexión entre la información de ambos radicales es el ejemplo más simple de entrelazamiento cuántico.

Los productos de las reacciones químicas en las retinas de las aves migratorias son altamente sensibles al espín del par de radicales FAD, por tanto, son sensibles al entrelazamiento cuántico entre ellos. Tal y como discuten en el artículo, este entrelazamiento persiste lo suficiente como para ser alterado por el campo magnético terrestre. Así, las aves podrían ver el campo magnético y orientarse.

Los autores simularon en sus ordenadores la dinámica del sistema, teniendo en cuenta la estructura de las moléculas FAD y el número de átomos inicialmente en el estado singlete, para así, calcular el efecto del campo magnético en las transiciones al estado triplete de espín. Los resultados que obtuvieron se presentan en la siguiente figura:

Fracción de moléculas en el estado single con respecto a los moléculas en el estado triplete en el modelo del par de radicales. (a) En ausencia de campos magnéticos externos. (b) En presencia de un campo magnético de intensidad similar al campo de la Tierra. (c) Igual que (b) pero con el campo magnético rotado 90º. Publicado por The Royal Society of Chemistry (RSC) en nombre del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) y del RSC.

En todas las gráficas se presenta la fracción del número de moléculas en el estado singlete con respecto al triplete en función del tiempo. En la gráfica de arriba no se tiene en cuenta el campo magnético y en las dos siguientes sí, con intensidades similares a las del terrestre y distintas orientaciones. Lo principal a observar es que una intensidad del campo magnético similar a la terrestre afecta a estos sistemas de moléculas y que, además, son sensibles a la orientación del mismo.

En el artículo original los autores motivan su estudio con la pregunta: ¿es posible describir la migración de las aves a partir de mecanismos cuánticos? En ciencia estamos acostumbrados a pensar que la física cuántica es la descripción correcta de los sistemas más pequeños del Universo y que por tanto, los sistemas biológicos no sienten más que efectos residuales de las reglas microscópicas. Este estudio no sólo sirve para dar fiabilidad a la magnetorrecepción de las aves migratorias debido al entrelazamiento cuántico, sino también para abrir un nuevo campo de estudio: el de la biología cuántica.

Referencia:

Thomas P. Fay, Lachlan P. Lindoy, David E. Manolopoulos, and P. J. Hore. How quantum is radical pair magnetoreception? Faraday Discuss., 221:77–91, 2020. doi:10.1039/C9FD00049F. URL http://dx.doi.org/10. 1039/C9FD00049F.