Así muere el bosque más grande del planeta | madrimasd / Los biomas-La Taiga

Algunos científicos argumentaban que una de las consecuencias “positivas” del calentamiento global era que los bosques colonizarían las partes más frías del planeta. Sin embargo, un estudio muestra ahora cómo la contaminación está opacando la atmósfera de las regiones árticas, impidiendo el paso de los rayos del Sol y frenando la fotosíntesis. Esto ha dado como resultado que miles de kilómetros cuadrados de bosque boreal ya hayan muerto. Además el cielo oscurecido impide que crezcan los refuerzos.

Podeis leer la noticia en: Así muere el bosque más grande del planeta | madrimasd

¿QUE SON LOS BIOMAS?

Los biomas o ecorregiones son tipos de vegetación que aparecen en climas particulares y que tienen asociada una fauna característica adaptada a esas condiciones ambientales (Lomolino et al., 2006). Se agrupan por su similitud climática/geológica, ecológica, paisajista y por poseer organismos con adaptaciones similares. Las especies de un mismo bioma en sitios muy alejados (continentes) no tienen por qué ser las mismas, ni siquiera emparentadas. Los biomas no coinciden con las Regiones.

Hay 12 tipos de biomas según Lomolino et al. (2006): (1)El desierto polar, (2) La tundra + tundra alpina, (3) La taiga, (4) El bosque templado o caduco, (5) Pluviselva templada, (6) Las estepas y praderas, (7) El bosque mediterráneo (esclerófilo), (8) El bosque subtropical perennifolio, (9) El desierto, (10) La sabana,(11) El bosque tropical estacional (bosque seco) y (12) La pluviselva tropical  o bosque tropical.

Distribución de los 12 tipos de bioma.

Es importante destacar que los biomas son las mayores unidades en las que puede clasificarse la vegetación global (y su fauna asociada). Además, distintas regiones del planeta con climas similares contienen los mismos biomas, pero no necesariamente los mismos taxones.

Dentro de cada bioma, podemos distinguir multitud de ecosistemas, que dependen de factores locales (altitud, exposición solar, suelos, cursos de agua,…)

LA TAIGA

Los bosques boreales, también conocidos como “La Taiga”, solo se encuentran en el Hemisferio Norte. En Norteamérica alcanza unos 1500 km de latitud y en Eurasia 2000 km (en Rusia). La palabra taiga significa “bosque pantanoso” en ruso.  Ocupa el 32% de la superficie forestal mundial y el 8% de la superficie terrestre, por lo que es el bioma más extenso (Sánchez, 2019).

Distribución de los bosques boreales.

Contribuyen de manera muy significativa a determinar el clima global de la tierra y el porcentaje de CO2 de la atmósfera y, como el resto de los bosques, tienen un valor incalculable para la biodiversidad. Además, constituyen el mayor depósito de carbono en forma orgánica viva en el planeta, almacenado principalmente en el suelo y la hojarasca (López-Colón & García, 2011).

Limites

La taiga límita con la tundra al norte, es la línea de bosque. Mientras que el limite sur se puede dar por un lado con los bosques templados caducifolios y por otro, con las estepas y praderas frías (en función de si estamos al E o al O de los continentes). Este último límite se localiza en los 50-60º de latitud (Sánchez, 2019).

Limites latitudinales del bosque boreal

El paso de tundra a taiga no es una línea perfecto, si no que encontramos el gradiente de tundra-taiga. Lo que ocurre es que desde las zonas de tundra vamos encontrando progresivamente zonas con pocos árboles (los cuales tendrán problemas de crecimiento: estarán retorcidos, con ramas muertas por la congelación) de pequeño tamaño, y poco a poco según nos movamos al sur habrá más densidad de árboles hasta llegar a las taigas (donde la densidad de árboles es muy alta). El espacio que hay entremedias de la tundra y la taiga se puede llamar de varias formas, una de ellas es la de tundras forestales.

Clima

Los inviernos son largos y severos, presentando 6 meses con temperaturas por debajo de los 0 °C y los veranos son cortos presentando desde 50 hasta 100 días sin heladas, períodos en donde la temperatura está entre los 10 y 19°C. Se caracteriza por un clima frio y humedo (Sánchez, 2019).

  • Precipitación anual media: 250-500 (800) mm principalmente en verano
  • Tª mínima de invierno: -10/-30 ºC (hasta -70°C)
  • Media del mes más cálido: > 10°C (máximas > 30°C)
  • Tª superior a 5ºC durante 4-5 meses al año

Vegetación

En general, hay grandes extensiones de bosques de coníferas ocasionalmente mezcladas con especies caducifolias, y salpicados de lagos y turberas. Son las áreas boscosas continuas más extensas del planeta. Son pobres en especies (dominan 5-10 especies de coníferas) y hay flora “joven” que recolonizó el norte desde el sur tras las glaciaciones.

Las diferentes Conífera en diferentes regiones son las de Escandinavia (Pinus sylvestris y Picea abies) y el Norte de Siberia (Larix, Pinus (varias especies, incluida el P. sylvestris)). Si nos vamos a la región Neártica, en Norteamérica (Picea, Larix, Abies, Pinus, Chamaecyparis, Tsuga). Estas coníferas se combinan con especies caducifolias. Las principales caducifolias son: Populus, Betula, Salix, Alnus y Fraxinus. Esto da lugar a bosques mixtos de hoja caduca. Los abedules suelen ser dominantes, dado que son capaces de estar en zonas encharcadas donde las coníferas se desarrollan muy mal.

En cuanto a las turberas, cubren hasta el 10% del terreno. En ellas encontramos muchas especies de muchos musgos (Sphagnum, etc.) cárices (Carex, Eriophorum), arbustos rastreros y herbáceas

Adaptaciones de la vegetación (Sanchez, 2019)

Necesitan adquirir resistencia al frío y al estrés hídrico (invernal), por lo que presentan las siguientes adaptaciones:

  • Forma cónica. Ramas descendentes para acumular menos nieve
  • Polinización anemófila. “Flores” agrupadas en conos
  • Hojas aciculares: con área foliar reducida, gruesas y cubiertas por ceras
  • Disminución punto de congelación (pérdida de agua y aumento de la concentración de solutos (azúcares)

Necesitan hacer un uso eficaz de los nutrientes, por lo que presentan adaptaciones como:

  • hoja perenne (hasta 7 años, excepto alerces, genero Larix, no son perennifolios)
  • menor requerimiento de nutrientes cada año
  • comienzo rápido de la fotosíntesis tras invierno

Fauna

Encontramos grandes herbívoros (alce, reno y ciervo), medianos (ardillas, castores, glotón americano), grandes carnívoros (oso y lobo), medianos (zorro, mustélidos, tejón, marta, comadreja, visón, etc.). En invierno acoge la fauna de tundra (búho nival, zorro ártico, oso polar, glotón) (Sánchez, 2019).

Al ser un ecosistema muy forestal hay una gran variedad de aves forestal, adaptadas a zonas cerradas (carpinteros, paseriformes, piquituerto, tetraonidae (faisanes, urogallo), cascanueces, etc.) con picos adaptados para abrir las piñas y comer las semillas.

Adaptaciones de la fauna (Sanchez 2019; Ibáñez, 2008).

La fauna se caracteriza por tener adaptaciones que permitan una resistencia al frío

  • Pelajes densos y gruesos de color invernal.
  • Grandes reservas de energía almacenada en forma de grasa
  • Procesos de hibernación y migraciones

REFERENCIAS

Ibáñez, J (2008). La Taiga. Madridmasd. Disponible en: https://www.madrimasd.org/blogs/universo/2008/09/15/100924 [Último acceso: 04 sep. 2020]

Lomolino, M.V., Riddle, B.R. y Brown, J.H. (2006). Biogeography. 3rd
edition. Sinauer Associates Inc., Massachusets, USA.

López-Colón, J., García, J. (2011). Los bosques boreales. Ecologistas en Acción. Disponible en: https://www.ecologistasenaccion.org/7015/los-bosques-boreales/ [Último acceso: 04 sep. 2020]

Sánchez, J. (2019) La taiga: 6 cuestiones fundamentales para entender su importancia. Ecosiglos. Disponible en: https://ecosiglos.com/taiga/ [Último acceso: 04 sep. 2020]

Cómo reforestar el planeta para mitigar la crisis climática | madrimasd

La fórmula no es repoblar sin criterios ecológicos, con altos costes de dudosos resultados. Se trata de optar por las islas de biodiversidad como estrategia ecológica más solvente y económicamente más sólida

Origen: Cómo reforestar el planeta para mitigar la crisis climática | madrimasd

Los osos polares podrían extinguirse antes del 2100 — Pensemos Verde

El cambio climático es una cuestión que nos afecta a todos, pues deteriora nuestra salud y también tiene consecuencias negativas para otras especies que habitan aquí. Uno de los animales que últimamente se ven tremendamente afectados es el oso polar. Un artículo de la revista científica Natura Climate Change dice que el descongelamiento de las […]

Los osos polares podrían extinguirse antes del 2100 — Pensemos Verde

Investigadores subrayan la importancia de las interacciones planta-microorganismo-artrópodo para conseguir una gestión de cultivos más eficiente y sostenible | madrimasd

Es necesario aplicar nuevos enfoques de biología de sistemas que fusionen la modelización matemática con conjuntos de datos experimentales que abarquen la dinámica de las respuestas

Origen: Investigadores subrayan la importancia de las interacciones planta-microorganismo-artrópodo para conseguir una gestión de cultivos más eficiente y sostenible | madrimasd

Descenso en la biodiversidad de aves en EE.UU. a causa de insecticidas en tan solo 6 años.

El insecticida acusado de matar a las abejas también acaba con los pájaros
Estornino pinto o estornino común (‘Sturnus vulgaris’)

Los insecticidas neonicotinoides se están utilizando de forma generalizada y han generado gran preocupación en la conservación de especies no objetivo como es el caso muchas especies de aves. En este artículo científico se demuestra que el aumento en el uso de neonicotinoides condujo a reducciones significativas en la biodiversidad de aves entre un periodo temporal muy reducido (2008-2014).

Si quieres saber más: https://www.nature.com/articles/s41893-020-0582-x

Referencia: Li, Y., Miao, R. & Khanna, M. Neonicotinoids and decline in bird biodiversity in the United States. Nat Sustain (2020).

Un estudio genético descarta Anatolia y el sur del Cáucaso como la cuna de los caballos domésticos | madrimasd

El ADN antiguo de 111 restos indica que hace 4.000 años se produjo una entrada repentina de caballos domésticos a estas regiones desde las estepas euroasiáticas

Origen: Un estudio genético descarta Anatolia y el sur del Cáucaso como la cuna de los caballos domésticos | madrimasd

La pérdida del pastoreo como principal causa de la matorralización en pastizales de alta montaña.

Vista del Macizo de Peñalara a la izquierda de la imagen. También se observa el Cerro Valdemartín, y detrás, asoman las Cabezas de Hierro por donde discurre la Cuerda Larga. Se aprecia (en amarillo) la intensa floración primaveral de los piornales característicos del piso oromediterráneo, y, en primer término, la estructura de los pastizales psicroxerófilos crioromediterráneos, con algunos enebros dispersos.

La matorralización es un fenómeno ecológico que puede definirse como el aumento de densidad, cobertura y biomasa de plantas leñosas o arbustivas autóctonas (Van Auken 2009). Este fenómeno es común en muchos biomas áridos y semiáridos del planeta (Eldridge, 2011). Las plantas leñosas están desplazando comunidades de herbáceas alrededor de la Tierra, incluidas la tundra ártica y la alpina (Maestre et al. 2009; Formica et al. 2018). Este fenómeno ha sido estudiado en ecosistemas de zonas áridas y semi-áridas donde las transiciones de pastizal a matorral durante los últimos 150 años han sido más que frecuentes (van Auken 2000; Maestre et al. 2009).

El avance de plantas termófilas desde las zonas costeras hacia el interior observado en las últimas décadas ha sido asociado al calentamiento global experimentado durante el mismo periodo de tiempo, pero este no es el único motivo de que se produzca este efecto (Sanz-Elorza et al. 2003; Formica et al. 2018). Los cambios en los usos del suelo, en particular el pastoreo de ungulados o el ganado, también pueden afectar a la distribución de las plantas leñosas (Van Bogaert et al. 2011; Formica et al. 2018). Estudios observacionales sugieren que el pastoreo podría frenar el avance hacia zonas interiores de especies arbustivas, favoreciendo así el mantenimiento de los pastizales de alta montaña (Van Bogaert et al. 2011). Los estudios a largo plazo proponen que el pastoreo tiene mayor correlación con la matorralización de los pastizales de alta montaña que el aumento de las temperaturas, por lo que es de vital importancia considerar los usos históricos del suelo (Hofgaard et al. 2010; Formica et al. 2018).

Las especies que habitan en los pastizales de alta montaña tienen una gran problemática en cuanto a su conservación. El alto grado de intervención humana en muchos de estos ecosistemas los han vuelto dependientes de las actividades humanas que durante décadas los han modelado dotándolos de funcionalidades características. Debido al abandono de las actividades humanas en estos ecosistemas, se ha generado una pérdida de biodiversidad y de calidad del paisaje por simplificación de estos ecosistemas (Fernández & Lago, 2008).

Un ejemplo de este fenómeno puede encontrarse en el piso crioromediterráneo del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama donde la vegetación potencial correspondería a los pastizales psicroxerófilos crioromediterráneos, pertenecientes al Hieracio myriadeni-Festucetum curvifoliae, pero donde se está produciendo una transición en la estructura de la vegetación de las especies de pastizal a las de matorral como Juniperus comunnis subsp. alpina y Cytisus oromediterraneus (Sanz-Elorza 2003).

Bibliografía

  1. Van Auken, O.W. (2009). Causes and consequences of woody plant encroachment into western North American grasslands. Journal of Environmental Management 90: 2931–2942.
  2. Eldridge, D. J., Bowker, M. A., F. T. Maestre, J. F. Reynolds, E. Roger & W. G. Whitford. 2011. Impacts of shrub encroachment on ecosystem structure and functioning: towards a global synthesis. Ecology Letters 14: 709–722.
  3. Maestre, F. T., Bowker, M. A., Puche, M. D., Belén Hinojosa, M., Martínez, I., García‐Palacios, P., … & Carreira, J. A. (2009). Shrub encroachment can reverse desertification in semi‐arid Mediterranean grasslands. Ecology Letters 12: 930-941.
  4. Formica A, Farrer EC, Ashton IW, et al (2018) Shrub Expansion Over the Past 62 Years in Rocky Mountain Alpine Tundra : Possible Causes and Consequences Shrub expansion over the past 2 years in Rocky Mountain alpine tundra : possible causes and consequences. Arctic, Antarctic, and Alpine Research 3: 616-631.
  5. Sanz-Elorza et al (2003) Changes in the High-mountain Vegetation of the Central Iberian Peninsula as a Probable Sign of Global Warming. Climatic Change 61: 251–257.
  6. Van Bogaert R, Haneca K, Hoogesteger J, et al (2011) A century of tree line changes in sub-Arctic Sweden shows local and regional variability and only a minor influence of 20th century climate warming. Journal of Biogeography 38: 907-921.
  7. Hofgaard A, Løkken JO, Dalen L, Hytteborn H (2010) Comparing warming and grazing effects on birch growth in an alpine environment – a 10-year experiment. Plant Ecology & Diversity, 3:1, 19-27.
  8. Fernández Arroyo, R., & Lago, A. (2008). programa de promoción, apoyo y sensibilización para la conservación de las montañas. p.48.