Evolución de las armas biológicas. Riesgos modernos y el caso de México.

A medida que las investigaciones se vuelven más sofisticadas, el riesgo de un uso criminal de estas nuevas tecnologías crece. Es por ello necesario desarrollar planes de prevención, y concienciar a los futuros investigadores y técnicos y educar sobre estos riesgos y tecnologías contemporáneas.

A medida que nos acercamos en la historia, los avances tecnológicos y científicos cada vez hacen que la industria armamentística sea más sofisticada. El ejemplo más evidente es el nuclear, cuya aplicación moderna dejó su huella en Hiroshima y Nagasaki, como todos conocemos, en agosto de 1945. De ahí la importancia de concienciar a los científicos y técnicos, e inculcarles valores de ética, responsabilidad y desarrollo. En este breve comentario histórico nos vamos a detener en el uso menos pacífico de la biología, y en los actuales riesgos biológicos.

Los primeros usos de armas biológicas datan del período romano. En 184 d.C., Aníbal Barca, militar cartaginés, lanzó vasijas con serpientes de todo tipo a los barcos rivales. En las guerras de la Edad Media, cadáveres “apestados” o cargados de viruela fueron catapultados a las ciudades enemigas. Incluso, durante la guerra franco-india en Norteamérica, los británicos dieron a los indios leales mantas cargadas de viruela. Sin embargo, la biología de las armas se volvió más sofisticada según nos acercamos a la Primera Guerra Mundial. El uso de ántrax y vectores tales como cartas, hizo de la biología una amenaza seria, y de alta precisión (M. Eitzen E. et al., 1997).

Actualmente, el Protocolo de Ginebra (1925), la Asamblea de las Naciones Unidas de 1969 y la Convención Mundial de Armas Biológicas y Toxinas penalizan el uso de agentes biológicos para fines no pacíficos, así como su producción o almacenaje. Además, se han desarrollado unos planes de detección de amenazas criminales, mediante el estudio de las epidemias y sus gráficas epidemiológicas: el impacto de las infecciones en determinados sectores de la población (como pueden ser personas sanas), el patógeno, la zona, el tiempo de transmisión, o los focos de infección, pueden determinar si una epidemia es motivo de un ataque terrorista (paramilitar, revolucionario), militar o natural.

Tras el uso criminal de ántrax en EEUU en 2001, se estudió el impacto que podía tener el uso de agentes biológicos en su uso menos pacífico, debido al elevado coste que supondría un ataque de tal magnitud, imposible de afrontar por los gobiernos. Ponce de León-Rosales et al. (2001), mencionaban un modelo matemático que estimaba un coste de más de 26 billones de dólares por 100 000 personas expuestas a un ataque de este estilo en la frontera México-EEUU. Además, se ha estudiado la posibilidad de la reaparición de la viruela en México como riesgo biológico de tipo paramilitar (o, incluso, militar). Y es que dada la cercanía de este país con EEUU, al que algunos autores consideran el país con más riesgo de sufrir un ataque biológico, hace de México un foco en la posible reaparición de la viruela (teniendo en cuenta, además, los distintos intereses y conflictos entre estos países). Sin embargo, esto es muy poco probable. El virus de la viruela, Variola virus, ha sido prácticamente erradicado. Su existencia se ve reducida a dos laboratorios en el mundo: EEUU y Rusia, tras la eliminación de los restos en los laboratorios británico y sudafricano. A pesar de esto, a finales del siglo pasado, Ken Alibek, un científico ruso de gran relevancia, avisó de las intenciones militares de Rusia en lo referente a la viruela, en contraposición a lo previamente firmado por el país ruso en la Convención para la Eliminación de Armas Biológicas de 1972 (Franco-Paredes C. et al, 2003).

El aviso de Ken Alibek , sobre las intenciones que hubo por parte del gobierno ruso, es un claro ejemplo de que, a pesar de las restricciones a nivel internacional, las armas biológicas suponen un riesgo para la salud. Uno de ellos, la reaparición de la viruela en México, pone en evidencia la necesidad de realizar un plan de prevención no sólo a nivel internacional, sino también a nivel nacional por parte de los distintos países. Por otro lado, es necesario concienciar a los futuros investigadores y ampliar los estudios relativos a movimientos paramilitares, para frenar, o llegar a retener, las amenazas criminales modernas y sofisticadas.

BIBLIOGRAFÍA

• Franco-Paredes, C., Lammoglia, L., & Santos-Preciado, J. I. (2004). Perspectiva histórica de la viruela en México: aparición, eliminación y riesgo de reaparición por bioterrorismo. Gaceta médica de México, 140: 321-328.
• Ponce de León-Rosales, S., Lazcano-Ponce, E., Rangel-Frausto, M. S., Sosa-Lozano, L. A., & Huerta-Jiménez, M. A. (2001). Bioterrorismo: apuntes para una agenda de lo inesperado. Salud pública de México, 43: 589-603.
• Eitzen, E. M., & Takafuji, E. T. (1997). Historical overview of biological warfare. Medical aspects of chemical and biological warfare, 3: 414-423.

Revisado por: Mónica Gómez Vadillo.

“Lo difícil no es solo encontrar una vacuna contra la covid-19, sino que llegue a todos” – The Conversation

Nicole Hassoun, experta en bioética, nos cuenta en este interesante artículo las dificultades que se plantean en la distribución de las vacunas contra la COVID-19 en los países con pocos recursos.

Puedes leer el artículo completo aquí: https://cutt.ly/DgMooi1

Fuente de la imagen: https://cutt.ly/SgMoFy3

Una nueva variante del coronavirus detectada en junio en España ya es una de las más frecuentes en Europa | madridmasd

Una nueva variante genética del coronavirus SARS-CoV-2, detectada por primera vez en España y los Países Bajos en el inicio del verano, se ha extendido ampliamente por Europa en los últimos meses, según una investigación preliminar publicada este jueves.

Por el momento no hay ninguna prueba de que el virus ahora sea más virulento o transmisible, según explica uno de los autores del estudio, el biólogo Iñaki Comas, del Instituto de Biomedicina de Valencia (CSIC).

Puedes leer la noticia en el siguiente enlace: Una nueva variante del coronavirus detectada en junio en España ya es una de las más frecuentes en Europa | madridmasd

“Un estudio de 64.000 enfermos de covid en España ilumina los síntomas más extraños” | madrimasd

Investigadores de medio centenar de hospitales se unen para cuantificar la frecuencia real de fenómenos inusuales vinculados al coronavirus

El médico Òscar Miró recuerda los días “terribles” de la peste de la covid a finales de marzo, cuando las personas se amontonaban en la puerta de Urgencias de su hospital con un mismo patrón: la fiebre disparada, estertores en los pulmones y asfixia. Escaseaban las mascarillas y los trabajadores sanitarios también caían enfermos. “Había miedo”, reconoce Miró. En medio del caos, el médico y otros compañeros empezaron a ver “cosas inusuales”: pacientes con síntomas tan extraños que solo aparecía un caso similar por cada millar, como mucho. “¿Será casualidad?”, se preguntaron.

Se han visto casos de miopericarditis, neumotórax espontáneos, síndromes de Guillain-Barré, etc.

Lee el artículo completo aquí: https://cutt.ly/mfWnYnc

Fuente de la imagen: https://cutt.ly/4fWmeal

“El SARS-CoV-2 lleva entre 70 y 40 años en los murciélagos y lo más probable es que saltara directamente a humanos” | madrimasd

Un análisis genealógico alerta de que el nuevo coronavirus existe desde hace décadas en murciélagos, y por tanto pueden haber aparecido otros linajes con capacidad de infectar humanos.

Puedes leer la noticia completa aquí: https://cutt.ly/7fgNAhk

COVID-19: Cómo influye la pandemia en la calidad y gestión del agua | The Conversation

COVID-19: Cómo influye la pandemia en la calidad y gestión del agua

The conversation

EL virus también esta presente en las aguas residuales de forma importante. No obstante, la concentraciones son bajas para poder contagiar. También se ha observado que existe una correlación positiva con la presencia e intensidad de la pandemia. Esto quiere decir que hay más concentración del virus en las aguas residuales en aquellas zonas donde la pandemia ha sido más fuerte.

De esta manera, los científicos están usando las aguas residuales como indicadores globales de la enfermedad e incluso para saber en qué zonas de una población hay más casos. También puede detectarse cuándo se inició un brote con aguas residuales congeladas.

Sin embargo esta pandemia y la “nueva normalidad” esta perjudicando al medio ambiente de diversas maneras, como por ejemplo con un aumento considerables de los residuos plásticos y también un aumento en la contaminación de las aguas. La desinfección con lejía y otros desinfectantes podría ser un problema para la la fauna y la flora de los cuerpos de agua. Aunque durante el confinamiento se ha observado una mejora considerable en los ríos, las aguas limpias de Venecia, etc, a este paso, estas mejorar no van a durar mucho.

La nueva normalidad no contempla de una forma clara una economía más verde, una mayor conservación de la naturaleza u otras medidas dirigidas a la mejor gestión ecosistémica del agua.

Podeis leer la noticia entera en el siguiente enlace: https://cutt.ly/GfjyUBP

Fuente de la imagen: https://cutt.ly/tfjukLf

“La COVID-19 nos revela una nueva inmunodeficiencia” | The Conversation

Jorge Laborda Fernández, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular, nos explica en este artículo por qué la COVID-19 afecta a los hermanos de forma similar debido a las mutaciones en los genes TLR. Esta familia de genes produce proteínas especializadas en la detección de componentes moleculares de los microorganismos.

Puedes leer el artículo completo aquí: https://cutt.ly/gfdisVG

Fuente de la imagen: https://cutt.ly/lfdi8Pl

¿Cuándo se acaba una pandemia?

En esta Ted Talk se habla de las estrategias de gestión que pueden llevarse a cabo durante una pandemia.

La OMS probablemente declarará el fin de la pandemia una vez que la infección esté mayormente contenida y las tasas de transmisión disminuyan considerablemente en el mundo. Esto puede llevar desde meses hasta años en función de las estrategias que se sigan. En la charla se habla de 3 estrategias para acabar con una pandemia:

  • Exposición llana: los gobiernos no toman medidas y dejan que la población se infecte rápidamente. Los hospitales se saturan, los médicos tienen poca información sobre cómo tratar a los pacientes y se producen miles de muertes. Se va adquiriendo una inmunidad colectiva y cuando el virus se queda sin gente a la que poder infectar (hospedadores), la pandemia termina.
  • Retardar y Vacunar: la estrategia consiste en crear inmunidad colectiva de una forma más lenta, adoptando medidas de distanciamiento social, pruebas de detección, aislamiento de positivos… Todo esto da tiempo a los científicos a desarrollar una vacuna y la propagación del virus se ralentiza. Las vacunas tardan tiempo en desarrollarse por lo que con estas medidas se controla la pandemia en algunos lugares pero al relajar las medidas de aislamiento, vuelve a rebrotar. Cuando una parte considerable de la población esté vacunada o haya adquirido inmunidad tras pasar el virus, la pandemia llegará a su fin. 
  • Coordinar y contener: la idea es privar al virus de huéspedes en todo el planeta mediante acciones coordinadas de aislamiento, restricción de viajes… Se debe tratar el asunto de forma coordinada entre países actuando como una sola entidad y no como naciones separadas e independientes. Si esto ocurriese, la pandemia se acabaría rápidamente pero el virus podría atacar de nuevo porque no se ha desarrollado apenas inmunidad. Es una solución complicada ya que requiere una coordinación global.

Actualmente la vía de Retardar y Vacunar es la que la mayoría de los países está adoptando. Aunque las vacunas pueden tardar años en desarrollarse, durante ese tiempo los médicos aprenden sobre el virus y los efectos que tiene en el cuerpo. De esa manera se reducen las muertes gracias a los tratamientos y métodos de prevención. 

Debemos ser pacientes, sabemos que la pandemia acabará y durante ese tiempo habremos desarrollado sistemas de prevención de futuras pandemias. 

Puedes ver la charla completa aquí (en inglés, subtítulos en español):

Fuente de la imagen: https://cutt.ly/UfquxoI

¿Cómo afectan el alcohol y la cafeína al sueño?

Matt Walker, científico especializado en el sueño y el cerebro, nos explica en esta Ted talk cómo afectan al sueño estas dos sustancias.

La cafeína se encuentra dentro del grupo de las drogas que son estimulantes psicoactivos. La duración de la cafeína en el cuerpo es de más de 10-12 horas por lo que los cafés que tomamos por la mañana o pasado el mediodía pueden afectar a la calidad del sueño nocturno. La cafeína afecta tanto a la capacidad de dormirnos como a la de permanecer dormidos así como a la calidad del sueño ya que disminuye la duración de las fases 3 y 4 del NREM. Esto supone levantarse con sensación de no haber descansado y de necesitar varios cafés para afrontar el día.

El alcohol es un tipo de droga clasificada como sedativa. Pero la sedación no es lo mismo que el sueño profundo ya que durante la sedación la actividad cerebral es menor que durante el sueño. Por otro lado, el alcohol favorece la fragmentación del sueño, es decir, despertarnos varias veces a lo largo de la noche. También aumenta la cantidad de químicos de alerta que son liberados por el cerebro, contribuyendo a esta fragmentación. Por último, el alcohol puede bloquear los sueños, los cuales tienen beneficios en términos de salud mental, bienestar emocional y creatividad.

Puedes ver la charla completa (en inglés) aquí:

Fuente de la imagen: https://cutt.ly/kd4Vdto

“Las personas que heredaron un gen neandertal son más sensibles al dolor” | madrimasd

Los neandertales pueden haber tenido un umbral más bajo de dolor y las personas que heredaron una variante de un determinado gen de esta especie experimentan más dolor.

Puedes leer la noticia completa aquí: https://cutt.ly/2d9IFeD

Aquí el artículo científico original (en inglés): https://cutt.ly/yd9IVvo

Fuente de la imagen: https://cutt.ly/Wd9OQJJ