Lo que la historia nos dice del cambio global y la salud del planeta

By Alexander More Climate Change on a Human Scale The alarming pace of climate change is cadenced by headlines repeating that this year, this summer, this month was the hottest on record, while polar ice reached the lowest extent ever documented, last year. Twelve U.S. government agencies just released a report declaring in no uncertain […]

a través de Climate Change, Health, and the Anthropocene: Why We Must Study the Past — REMEDIA

25 de noviembre Día Internacional contra la Violencia de Género: una cuestión de justicia y salud

Ser mujer en este mundo tiene un impacto significativo en nuestras expectativas de salud. Los informes de la OMS son espeluznantes. Aunque las mujeres tenemos mayor esperanza de vida que los hombres en la mayoría de los países, la salud de la mujer y la niña es especialmente mala por la desigualdad de base sociocultural de muchas sociedades. Las discriminaciones en el acceso a la información, la atención y las prácticas sanitarias básicas aumentan aún más los riesgos para la salud de las mujeres. En el siglo XXI, las tasas de mortalidad durante el embarazo y el parto siguen siendo vergonzosamente elevadas en los países en desarrollo. La mayor parte de los problemas de salud de la mujer no tiene tanto que ver con enfermedades adquiridas sino con la violencia física y sexual, las infecciones de transmisión sexual y el SIDA.

Quizás a muchos no les parezca directamente relacionado, pero la discriminación sexual genera muchos peligros para la salud de las mujeres. Incluso el paludismo o la neumopatía obstructiva crónica tienen que ver con la discriminación. Respirar continuamente los humos de los combustibles utilizados para cocinar envenena los pulmones de las amas de casa (sería mejor decir amas de infravivienda). Y en cuanto a la violencia, los datos son demoledores, entre un 15% y un 71% de las mujeres han sufrido violencia física o sexual infligida por su pareja en algún momento de sus vidas. Me pregunto cómo puede nadie pensar que este es un tema de segundo orden en la política mundial. Estos abusos se dan en todas las clases sociales y en todos los niveles económicos, y tienen graves consecuencias para la salud de la mujer, ya sea en forma de embarazos no deseados o de infecciones de transmisión sexual, depresión o enfermedades crónicas.

Por este motivo he decidido hoy proponer a mis alumnos de primero de Ciencia y Tecnología de los Alimentos reflexionar sobre los derechos sexuales de hombres y mujeres (independientemente del género al que se adscriban o de su identidad sexual). Aunque parezca atípico he preferido empezar por los derechos de los hombres.

Derechos sexuales de los hombres

  1. Tienen derecho a sentirse orgullosos de su propio cuerpo. Sin que nadie pueda criticarles, humillarles o agredirles por mostrarlo.
  2. Tienen derecho a escoger pareja. Sin que nadie tenga derecho a criticarles, humillarles o agredirles por hacerlo.
  3. Tienen derecho a imponer el uso del preservativo durante las relaciones sexuales con el fin de preservar su salud o prevenir la paternidad.
  4. Tienen derecho a expresarse con libertad sobre su sexualidad. Tanto respecto a sus gustos como a los límites que desean.
  5. Tienen derecho a interrumpir el acto sexual en cualquier momento, tanto durante los preliminares como durante el coito.
  6. Es natural que puedan sentirse intimidados ante pretendientes sexuales, si éstos son:
    • 10 cm más altos o simplemente más grandes
    • 10 kg más pesados o simplemente más fuertes
    • 10 años mayores o simplemente de mucha mayor edad
    • Con autoridad (jefe/as, profesores/as, etc.)

Si estos pretendientes sexuales utilizaran alguna de estas características para forzar una relación, podrían estar incurriendo en acoso.

La clase ha considerado que estos derechos eran totalmente razonables. Nada del otro mundo.

Derechos sexuales de las mujeres

  1. Tienen derecho a sentirse orgullosas de su propio cuerpo. Sin que nadie pueda criticarlas, humillarlas o agredirlas por mostrarlo.
  2. Tienen derecho a escoger pareja. Sin que nadie tenga derecho a criticarlas, humillarlas o agredirlas por hacerlo.
  3. Tienen derecho a imponer el uso del preservativo durante las relaciones sexuales con el fin de preservar su salud o prevenir la maternidad.
  4. Tienen derecho a expresarse con libertad sobre su sexualidad. Tanto respecto a sus gustos como a los límites que desean.
  5. Tienen derecho a interrumpir el acto sexual en cualquier momento, tanto durante los preliminares como durante el coito.
  6. Es natural que puedan sentirse intimidadas ante pretendientes sexuales, si éstos son:
    • 10 cm más altos o simplemente más grandes
    • 10 kg más pesados o simplemente más fuertes
    • 10 años mayores o simplemente de mucha mayor edad
    • Con autoridad (jefe/as, profesores/as, etc.)

Si estos pretendientes sexuales utilizaran alguna de estas características para forzar una relación, podrían estar incurriendo en acoso.

Respecto a esto último, he hecho notar a los chicos que, si son heterosexuales, este último punto les atañe en todas las relaciones con mujeres por cuestiones simplemente biológicas. He aclarado que mi intención era llamarles la atención sobre su responsabilidad y no culpabilizarles de ninguna manera. Probablemente nunca se lo hubiesen planteado. Al igual que los profesores somos conscientes de la responsabilidad y el respeto que debemos a nuestros alumnos, y las prevenciones frente a establecer relaciones desiguales.

Como habréis podido observar, los derechos de los que he hablado con mis alumnos son iguales tanto para hombres como para mujeres. Exactamente iguales. Sin embargo, nada más comenzar a enumerar los derechos de las mujeres ya ha habido cierto revuelo en clase. Sorprendentemente, la mayor parte de las dudas, interrogantes y cuestionamientos han sido planteados por las propias alumnas. Los alumnos se han mantenido callados durante toda la clase (no sé si eso es bueno). Me temo que las discrepancias y el revuelo es debido a que las mujeres jóvenes, desgraciadamente, no son conscientes de sus propios derechos aunque aceptan sin rechistar los de sus contrapartes masculinas ¿Será eso?

El reloj biológico marca el tiempo de regeneración de la piel

Quemaduras
Los cortes y quemaduras producidos durante el día cicatrizan hasta un 60% más rápidos que aquellos sufridos entre las ocho de la tarde y las ocho de la mañana. / Hans (PIXABAY)

Un grupo de científicos ha establecido una relación directa entre el conocido como reloj biológico y la velocidad con la que el cuerpo humano es capaz de cicatrizar sus heridas, según un artículo divulgado por la revista Science Translational Medicine.

El estudio se ha llevado a cabo por investigadores del Consejo de Investigación Médica (MRC) del Laboratorio de Biología Molecular de la Universidad de Cambridge (Reino Unido). Estos científicos han descubierto que células tienen una mayor capacidad de regeneración cuando las heridas se producen durante el día.

Para más información, aquí os dejo el enlace de la noticia:

http://www.madrimasd.org/notiweb/noticias/reloj-biologico-marca-tiempo-regeneracion-piel

El óxido de grafeno hace posible transformar agua del mar en agua potable

¿Os imagináis a toda la familia en la mesa a la hora de comer bebiendo agua del mar? Gracias a un equipo de científicos de la Universidad de Manchester (Reino Unido), ahora es posible transformar agua de mar en potable. El equipo científico ha creado unas membranas de óxido de grafeno que no se agrandan en contacto con el agua y que son capaces de tamizar las sales comunes (Romero, 2017). Por desgracia, actualmente no todo el mundo tiene cerca fuentes de agua potable y este gran avance científico permitiría llevar el agua limpia a millones de personas.

Imagen 1. – Lámina de grafeno sobre un soporte (García Koch, J. ).

El grafeno es una lámina extremadamente delgada compuesta de carbono y fue sintetizado por primera vez en 2004 por los investigadores rusos Andre Geim  y Konstantin Novoselov. El grafeno es conocido hoy en día como “el material del futuro”: es transparente, flexible, bastante resistente, impermeable, abundante, económico y conduce la electricidad mejor que ningún otro metal conocido. Gracias a sus increíbles propiedades tiene grandes aplicaciones;  Por ejemplo, permitirá fabricar desde dispositivos electrónicos con pantallas flexibles y transparentes y baterías ultrarrápidas a potentes paneles solares, sin olvidar aplicaciones en aeronáutica, medicina y otros sectores que se investigan en la actualidad (Guerrero, 2012).

El óxido de grafeno (GO) es un derivado químico del grafeno y puede definirse como una lámina de grafeno que se ha hecho funcional con distintos grupos oxigenados. A día de hoy no existe un consenso acerca de la estructura de este material, encontrando distintos modelos estudiados tal y como se muestra en la siguiente figura:

Imagen 2. – Modelos estructurales propuestos para el GO (Taeño, M. 2016).

El óxido de grafeno es un material que puede establecer enlaces covalentes o no covalentes (el enlace covalente es aquel que se genera entre dos átomos que tienen pares de electrones compartidos). Esto le hace jugar un papel importante en el campo de la biomedicina para su empleo como portador de fármacos o para crear biosensores fluorescentes utilizados en biomedicina para la detección de ADN y de proteínas (Taeño, 2016).

El grafeno es un material costoso y difícil de producir a gran escala. Sin embargo, el óxido de grafeno puede sintetizarse de una manera sencilla mediante un proceso de oxidación del grafito, conocido como el método de Hummers. Mediante este método se hace reaccionar grafito con una mezcla de permanganato potásico, nitrato sódico y ácido sulfúrico concentrado (Taeño, 2016).

Antes, las membranas de óxido de grafeno se hinchaban al sumergirlas en el agua, dejando pasar sales de pequeño tamaño por sus poros juntos con las moléculas del líquido. El coautor del trabajo Rahul Nair y su equipo de investigación, han logrado demostrar que al poner una capa delgada de resina epoxi (sustancia que se usa en revestimientos y pegamentos) a ambos lados de la membrana de óxido de grafeno, evita que ésta se expanda (BBC Mundo, 2017). Esta estrategia permite filtrar el agua salada de manera segura debido a que el tamaño de los poros puede ser controlado con gran precisión (Romero, 2017).

Los científicos pretenden crear estas membranas de óxido de grafeno a escalas más pequeñas con el objetivo de dar, a aquellos países que no tienen plantas de desalinización a gran escala, una forma de poseer agua dulce segura y accesible. (Romero, 2017).

 

Referencias

BBC Mundo (2017). “El revolucionario filtro de grafeno que puede convertir agua de mar en agua potable”. Disponible en: http://www.bbc.com/mundo/noticias-39481793 [Último acceso: 22 Oct. 2017]

Guerrero, T. (2012). “Grafeno, el material del futuro”. El Mundo. Disponible en: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/04/13/nanotecnologia/1334331314.html [Último acceso: 22 Oct. 2017]

Romero, S. (2017). “Convierten agua de mar en agua potable gracias al grafeno”. Muy interesante. Disponible en: https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/convierten-agua-de-mar-en-agua-potable-gracias-al-grafeno-451491294519 [Último acceso: 22 Oct. 2017]

Taeño, M. (2016). “Óxido de grafeno: el más desconocido de la familia del carbono”. Fundación telefónica. Disponible en: https://nanotecnologia.fundaciontelefonica.com/2016/08/24/oxido-de-grafeno-el-mas-desconocido-de-la-familia-del-carbono/  [Último acceso: 22 Oct. 2017]

 

La marea de plásticos que contamina los océanos se cuela en la sal de mesa

Todos conocemos los preocupantes índices de contaminación por plásticos que asolan nuestros mares y océanos. Reducir el uso de envases, bolsas y demás productos plásticos puede ayudar pero, ¿qué pasa cuando los que están en el mar se degradan? ¿O con los microplásticos presentes en los cosméticos?

Un estudio reciente ha demostrado que estos microplásticos se cuelan en nuestra mesa cuando usamos el salero y otros muchos han confirmado su presencia en el agua que bebemos.

Puedes leer la noticia completa aquí: http://bit.ly/2fU3Adk

Si quieres ampliar información sobre el tema, te recomiendo este artículo de mi compañera Mónica: https://ecotoxsan.blog/2017/03/03/los-ecosistemas-marinos-son-atacados-por-los-plasticos/

Los descubridores del ‘reloj interno’ del cuerpo, Nobel de Medicina de 2017

Los premiados son los estadounidenses Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young  por su descubrimiento de los mecanismos moleculares que controlan el ritmo circadiano.

Este año, esperábamos que Francis Mojica fuera el galardonado por el descubrimiento de CRISPR para convertirse en el tercer Nobel de Medicina español pero no ha sido posible. Podéis leer su historia aquí: http://bit.ly/2xSw4MY

¡Enhorabuena a los galardonados!

Puedes leer la noticia completa aquí: http://bit.ly/2fD7oPZ

Material radiactivo en suelos y aves marinas del Mar Báltico

radiactividad

Contador de Geiger para medir la radiactividad en material marino

Fuente: https://goo.gl/hR99Yy

¿De dónde surge la radiactividad? La radiactividad se puede definir como un fenómeno físico por el que los elementos radiactivos emiten radiación. Tiene la propiedad de crear impresiones en placas fotográficas, ionizar gases, producir fluorescencia, atravesar cuerpos opacos a la luz ordinaria, etc. La radiación se puede encontrar en diversos ambientes, uno de ellos puede ser el mar y toda la biodiversidad que se encuentra en él. Para que la radiactividad pueda fluir por diferentes aguas, necesitamos que las rocas que contengan material radiactivo, se erosionen y así, estos sedimentos puedan ser transportados por el cauce del río hasta su desembocadura. Este tipo de radiactividad no es la más importante, ya que la mayor parte de la concentración de material radiactivo en la naturaleza es resultado de la actividad humana, como por ejemplo las industrias nucleares, los combustibles fósiles, la producción y el uso de fertilizantes con fosfatos, los usos del uranio con fines militares, etc.

En los últimos años, se han llevado a cabo estudios para detectar cuanta concentración de material radiactivo puede encontrarse en la biodiversidad y ambientes marinos. Uno de estos ensayos se llevó a cabo en el Mar Báltico, no siendo este ni un océano ni un lago, sino una gran cuenca de agua salobre, que únicamente está conectado a los océanos del mundo por el estrecho danés, por lo que el agua de este mar apenas tiene movilidad y como consecuencia de ello, el material radiactivo puede permanecer durante mucho tiempo en estas aguas.

En primer lugar, se llevó a cabo el estudio de la acumulación de los isótopos de uranio-234 y uranio-238 en los diferentes órganos y tejidos de las aves marinas del sur del Mar Báltico. Con dicho experimento, se pudo demostrar que la radiación producida en estos animales se encuentra distribuida de forma irregular en órganos y tejidos. La mayor concentración se acumula en el hígado, los restos de las vísceras y las plumas, mientras que la menor concentración se localiza en la piel y los músculos. Por otro lado, entre el 63-67 % del uranio encontrado en las plumas, pareció estar aparentemente absorbido, lo que sugirió que dicha absorción puede ser una importante transferencia del uranio del aire al agua (Borylo et al., 2010).

En segundo lugar, se llevó a cabo un estudio del agua del mar Báltico, ya que, tras la contaminación radiactiva en Chernóbil en 1986, dos de los isótopos radiactivos contaminantes fueron el cesio-137 y el estroncio-90. Debido al lento intercambio de agua entre el Mar Báltico y el Mar del Norte y la relativa rapidez de la sedimentación, los isótopos radiactivos tienen tiempos de permanencia bastantes largos en suelos y aguas; además, el cesio-137 es transferido mucho más rápido en los sedimentos que el estroncio-90 (Ikäheimonen et al., 2009).

Como consecuencia de esto, hoy en día, el Mar Báltico es uno de los lugares con más contaminación radiactiva y aunque esta zona no es peligrosa para la vida, se debería proponer algunas medidas para no arrojar más material radiactivo al mar. Entre todos podemos cambiar este ambiente, ya que es por el bien del planeta.

 

REFERENCIAS

Boryło, A., Skwarzec, B., & Fabisiak, J. (2010). Bioaccumulation of uranium 234U and 238U in marine birds. Journal of Radioanalytical and Nuclear Chemistry, 284(1), 165-172.

Ikäheimonen, T. K., Outola, I., Vartti, V., & Kotilainen, P. (2009). Radioactivity in the baltic sea: Inventories and temporal trends of 137Cs and 90Sr in water and sediments. Journal of Radioanalytical and Nuclear Chemistry, 282(2), 419