La transferencia de conocimiento a través de blogs de divulgación

Recientemente ha acabado el periodo de solicitud de una nueva manera de evaluar la labor y el impacto que científicos, investigadores y profesores de universidad tenemos en la sociedad: la transferencia de conocimiento. La investigación científico-técnica es bastante fácil de evaluar gracias al consolidado sistema de publicaciones revisadas por pares, si bien tiene sus puntos flacos. Pero este conocimiento es altamente especializado y no trasciende directamente a la sociedad, es necesario un largo proceso en el que los datos son convertidos en conocimiento o tecnología aplicable y “disfutable” por nuestros con-ciudadanos. Los investigadores y  profesores también solemos implicarnos en esas actividades menos elitistas y mucho más mundanas, pero que hacen que nuestro trabajo cobre relevancia para colegas, administraciones, medios de comunicación, organizaciones sociales, público general, etc. Hasta el momento lo hacíamos por pura vocación, ya que no eran reconocidos como méritos de suficiente nivel académico-científico. El gobierno actual ha lanzado un proyecto piloto para valorar cuánta transferencia de conocimiento a la sociedad real hacemos. De esa manera se podrá cuantificar el impacto en la economía y el bienestar social de los fondos invertidos en nuestro trabajo.

En este contexto yo preparé un informe sobre un blog que creé y administré para difundir mi investigación. Quería objetivar el impacto de aquella actividad como transferencia del conocimiento que generamos con nuestra investigación y lo que me encontré me ha dejado impresionada. En aquel blog no  solo divulgué investigaciones sobre la presencia de fármacos y drogas en aguas fluviales y de grifo, o sobre ecotoxicología de micropolutantes, sino que también lo abrí a la publicación de pequeños trabajos de mis alumnos. A continuación os muestro los resultados.

El Blog ToxAmb fue una iniciativa mía como co-directora del Grupo de Investigación en Salud Ambiental y Ecotoxicología, y lo administré desde su creación en 2013 hasta la disolución del grupo en 2016. Esta herramienta fue utilizada para difundir tanto la investigación formal del grupo y su historial de trabajos científicos, como pequeños estudios y artículos realizados por investigadores predoctorales, post-graduados y de pre-grado. El Blog se alojó en la herramienta WordPress (https:/es.wordpress.com) utilizando la opción gratuita y la dirección de su página de inicio es https://toxamb.wordpress.com/. Los datos del grupo de investigación se encuentran en https://toxamb.wordpress.com/acerca-de/. Asociados a este Blog se mantuvieron una página de Facebook y una de Twitter que se cerraron cuando el Blog dejó de publicar.

Aunque ya no se generan nuevos contenidos, el blog sigue recibiendo gran número de visitas (Figura 1), rozando las 20 000 en el 2018 y llegando casi a las 40 000 en el 2018.

visitas toxamb

Figura 1: Visitas y visitantes registradas en la herramienta Estadísticas del Blog ToxAmb a fecha del 15/01/19. A) Visitas y visitantes acumulados por año; B) Visitas por mes y año, la intensidad del color aumenta con el número de visitas.

La difusión de los trabajos gracias a esta herramienta ha llegado hasta 91 países de todos los continentes habitados (Figura 2). El mayor impacto de las publicaciones ha sido en América, seguida de Europa. De hecho, según se puede observar en la Tabla 1, el país que ha realizado más visitas ha sido México, seguido por la propia España, Colombia, Perú y Estados Unidos. Estos datos demuestran el interés, la actualidad y la utilidad de la información difundida a nivel mundial.

difusión mundial toxamb

Figura 2: Países a los que ha llegado los artículos publicados en ToxAmb. La intensidad del color denota el número de visitas según la herramienta Estadísticas a fecha 15/01/19.

Tabla 1: Visitas a ToxAmb por país con más de 100 visitas totales a fecha del 15/01/19

País Visitas
México 20874
España 19873
Colombia 8403
Perú 7592
Estados Unidos 5086
Argentina 4252
Ecuador 3504
Chile 3140
Venezuela 1595
Bolivia 1552
República Dominicana 905
Puerto Rico 711
Guatemala 584
Panamá 573
Costa Rica 498
Honduras 430
El Salvador 365
Paraguay 364
Reino Unido 359
Uruguay 335
Nicaragua 211
Francia 200
Brasil 192
Alemania 143
Canadá 113
Cuba 109
Noruega 106
RAE de Hong Kong (China) 105

 

En cuanto a los contenidos, fueron publicadas más de 483 entradas, los artículos más visitados han sido los relacionados con los efectos ecotoxicológicos de micropolutantes tóxicos u otros tipos de contaminación (p.ej. acústica), así como los dedicados a bioindicadores o enfermedades infecciosas.

Tabla 2: Artículos de ToxAmb con más de 1000 visitas totales según la herramienta Estadísticas de ToxAmb a fecha 15/01/19.

Autor Artículo Visitas

totales

Daniel Alejandro Truchado Martín Efectos de los metales pesados en las plantas 9499
Aixa del Olmo Mosteiro Efectos ambientales de la contaminación por cobre 8606
Sandra Freire Rallo Efectos de la contaminación por aluminio 6903
Raquel Ruiz Hernández Grandes científicos de la Biología Celular: Camilo Golgi 6502
Myriam Catalá ¿Puedo contagiarme de Ébola? ¿Qué tengo que hacer para prevenirlo? 2365
Daniel Alejandro Truchado Martín Bioindicadores: algas 2292
Daniel Heras González Antimonio y sus efectos en el ecosistema 2183
Raquel Molina Serra Bioindicadores: abejas 1513
Gema Sánchez López-Baltasar Efectos del uso de insecticidas en comunidades de plantas anuales 1498
Mª de las Nieves Carmona García Grandes científicos de la Biología Celular: Robert Hooke 1387
Pablo Maure Echalecu Efectos de la contaminación por mercurio 1009
Lara Moreno Zárate Contaminación acústica y su influencia en las aves 1001

Salvo mi artículo sobre el Ébola publicado en plena convulsión del contagio de una enfermera residente en Alcorcón, donde radica el Campus de CC. de la Salud de la URJC, en octubre del 2014, el resto de artículos del “top 10”  son de exalumnos. Algunos de esos alumnos hicieron sus entradas con material de una asignatura del Máster Oficial en Técnicas de Caracterización y Conservación de la Biodiversidad impartida por mí, Contaminación Ambiental y Biodiversidad. Pero Raquel y Aixa hicieron sus aportaciones siendo alumnas de primero del Grado de Biología ¿No os parece impresionante que los propios alumnos de primero ya sean capaces de divulgar conocimiento?

La relevancia del impacto de las sencillas publicaciones de mis alumnos quizás sea más clara cuando lo comparemos con el impacto de otras aportaciones como artículos científicos o capítulos de libro. El año pasado la editorial científico-técnica internacional Springer contactó con la editora de un libro que publicamos en el 2010 para re-editarlo (Working with ferns: Issues and applications), ya que había tenido una muy buena acogida. El libro ha tenido algo más de 25 000 descargas, el blog más de 60 000. Yo lideré dos capítulos de aquel libro y en la página constan unas 900 descargas para cada uno de ellos. Es cierto que la temática del libro es mucho más especializada y dirigida a técnicos y especialistas, pero ¿cuál de las dos iniciativas ha contribuido más a transferir el conocimiento de mi área de investigación?

Me gustaría contactar con estos antiguos alumnos para comunicarles el éxito de sus sencillos, pero rigurosos, trabajos que conjugan la precisión técnica con un lenguaje asequible a todos los públicos. En un momento, además, en que es imprescindible limitar el alcance de pseudociencia fraudulenta por individuos frecuentemente más interesados en su cuenta corriente que en el bienestar del prójimo. Si los conocéis os ruego que les paséis este artículo para que sean conscientes y se pongan en contacto conmigo. Este tipo de contribuciones a la transferencia del conocimiento científico debe figurar en sus Curriculos profesionales, como van a figurar a partir de ahora en el mío, son muy relevantes.

“CRISPR-Cas, la revolución en edición genética” por el Dr. Lluís Montoliu

Ayer, 28 de septiembre de 2018, con motivo de la celebración de la Noche Europea de los Investigadores, tuve el placer de poder asistir a una magnífica charla sobre la herramienta CRISPR-Cas impartida por el Dr. Lluís Montoliu en la Fundación Francisco Giner de los Ríos (Institución Libre de Enseñanza).

Montoliu nos ha explicado de una forma muy visual cómo funciona el CRISPR, el sistema inmunitario de las bacterias y arqueas. Se denomina CRISPR a un conjunto de repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas, es decir, secuencias repetitivas entre las cuales encontramos fragmentos de material genético vírico. Las proteínas Cas reconocen el material genético exógeno procedente de los virus gracias a un ARN guía complementario a los fragmentos situados entre las repeticiones. Estas proteínas cortan el material genético vírico, destruyéndolo e impidiendo así la infección.

Este sistema posee una base genética y es, por lo tanto, heredable. Es decir, una vez que la bacteria adquiera resistencia al virus tras estar en contacto con él, todas las generaciones venideras lo serán. Es un sistema en continua actualización pues los virus mutan con el tiempo y pueden penetrar este sistema de protección.

Francisco Mojica es el autor de este descubrimiento revolucionario, por el cual está nominado al Nobel en las categorías de Química y Medicina. Jennifer Doudna y Emmanuelle Charpentier desarrollaron una técnica basada en este sistema que permitía modificar el ADN, el CRISPR-Cas, popularmente conocido como las tijeras genéticas.

Montoliu nos ha hablado sobre las diferentes aplicaciones de esta técnica en campos tan dispares como la medicina y la agricultura. Además, ha hecho especial hincapié en la necesidad de un desarrollo completo de estas técnicas para garantizar su seguridad antes de ser aplicadas en humanos. En su laboratorio estudian las aplicaciones del CRISPR en enfermedades como el albinismo. En la página web de su laboratorio podéis encontrar gran cantidad de información sobre CRISPR y sobre los trabajos que realizan acerca del albinismo: https://bit.ly/2DMfTai

Además, mi compañero Raúl escribió un artículo sobre CRISPR, disponible en este enlace: https://bit.ly/2R3mP5A

Por último, dar las gracias al Dr. Lluís Montoliu por acercar la ciencia a todos los ciudadanos y despertar el gusanillo investigador en muchos de nosotros.

Synthetic species made to shun sex with wild organisms

A team of scientists has used the CRISPR-Cas9 gene-editing tool to alter the expression of the target genes in Saccharomyces cerevisiae. As a result, the levels of a protein called actin raised and made the cells explode.

With a system of poison-antidote, they have created a strain that cannot produce offspring successfully with their wild counterparts.

This technology could be used to avoid genetic exchange between wild plants (crops and weeds) and the modified ones. Moreover, these synthetic species could be used to fight against pests and invasive species.

The authors said that this technology is going to be developed in more organisms like fruit flies, plants, mosquitoes, nematodes and zebrafish.

This article has been published in Nature. Here is the link:  https://www.nature.com/articles/d41586-018-00625-1

This amazing robot swims like an eel AND detects pollution — ideas.ted.com

Inspired by one of nature’s most efficient swimmers, bio-roboticist Auke Ijspeert and his team are building a sinuous robot that can venture into toxic waters. Let’s say you wanted to build a robot that was the most efficient swimmer possible. You’d probably try to take inspiration from nature, copying the best moves from a fish.…

a través de This amazing robot swims like an eel AND detects pollution — ideas.ted.com

¿Y si cambiáramos las farolas por árboles?

Vaya idea mas hippie, pensarán algunos. La verdad es que la primera impresión es chocante… pero, ¿y si te digo que podría ser el futuro? ¿Y si pudiéramos eliminar para siempre las bombillas del árbol de Navidad, porque nuestro árbol ya brillara con luz propia? ¿Y si elimináramos algún día las bombillas de las farolas de tu pueblo, y pusiéramos abetos luminiscentes? ¿Y si algún día pudiéramos eliminar la luz eléctrica de todo el mundo, y la cambiáramos por… plantas?

A ti te puede estar pareciendo descabellado, pero el hecho es que actualmente ya puedes comprar una planta bioluminiscente en internet por un precio bastante asequible. ¡El mundo de Avatar podría estar en camino, señores!

Y tranquilo, te vamos a contar como.

La naturaleza siempre ha sido fuente de inspiración para la ciencia. Y es normal, muchos mecanismos y procesos que ocurren en el medio natural suelen encajar como piezas de un puzle en el rompecabezas de muchos científicos por el simple hecho de que funcionan. La biomimesis consiste en tratar de imitar ciertos fenómenos, rutas metabólicas, comportamientos… etc. procedentes de organismos naturales y con ellos dar solución a muchos de nuestros problemas científicos y tecnológicos actuales.

El ejemplo que hoy nos concierna es la bioluminiscencia, fenómeno bien conocido en invertebrados y microbios, como bacterias marinas y algunos hongos.

Captura (1)
Mycena Chlorophos

Esta bioluminiscencia otorga ventajas a los organismos, como defensa ante sus feroces depredadores, comunicación entre especies y en otros casos, favorecer la atracción sexual.

 

Captura
Panellus stipticus

Pues bien, la bioluminiscencia está cobrando importancia hoy en día en el mundo de la biotecnología. Entre todas las propuestas, una muy prometedora es la reproducción de esta propiedad en organismos vegetales. ¿Y esto porqué mola tanto? Pues debido a que el reino Plantae, en su mayoría, no dispone de tal facultad y por tanto el uso de plantas transgénicas podría llegar a suponer un gran progreso en la sociedad actual.

Vale. Pero ¿y cómo se hace? ¿metemos bacterias luminiscentes a las raíces de las plantas y que las absorban? ¿Las rociamos con un spray? Pues no. Los genes purificados y procedentes -entre otros organismos- de la luciérnaga Photinus pyralis, son capaces de codificar la enzima luciferasa y la molécula orgánica compleja, luciferina. Ambas moléculas se encuentran reguladas por los llamados genes lux, que son transfectados mediante Agrobacterium, a las células vegetales (al ADN de los cloroplastos, concretamente) produciendo energía lumínica. Pero esto no es nuevo. De hecho, la primera planta en la que se llevó a cabo este proceso fue la del tabaco hace ya bastantes años.

Captura1
Planta del tabaco transgénica bioluminiscente.

Con un método (aparentemente) tan sencillo, sería brillante -nunca mejor dicho- aplicarlo a nuestra sociedad; una sociedad con un increíble consumo eléctrico actual. No solo hablamos del gasto en sí que conlleva encender una bombilla. Hay que tener en cuenta lo que cuesta llevar la luz hasta tu bombilla. Contaminación por el transporte, gastos de fabricación, el mantenimiento, las reformas que hay que hacer en un edificio para arreglar/poner la luz… los llamados “costes ocultos”. En un mundo protagonizado por las energías no renovables, la iluminación sostenible sería tal descubrimiento que podría marcar un antes y un después en nuestra sociedad.

¿Y quién será el héroe que salve nuestro planeta?

Pues ya hay alguna empresa trabajando en el sector. Uno de los primeros proyectos funcionales fue “Glowing plant”, que salió a la luz a través de la plataforma Kickstarter. Si alguien no conoce Kickstarter, se trata de una plataforma online en la cual se buscan patrocinadores, donativos, etc, y a cambio, puedes llevarte muestras del proyecto novedoso, tecnológico o científico al que prestas tu ayuda. Glowing plant trataba de recaudar 65.000$ para hacer su magia en una Arabidopsis thaliana (Aquí, y en los siguientes artículos de la serie, te enterarás de porqué Arabidopsis thaliana.) y 400.000$ para rosas bioluminiscentes. Concretamente, esta empresa utilizaba un software (Genome compiler) para diseñar las secuencias de ADN por ordenador. El siguiente paso es imprimir con láser el ADN a través de un hardware especializado (Cambrian Genomics). Por último, con una pistola de genes se inserta el ADN creado en el genoma de la planta. Aunque la recaudación fue viento en popa hasta cierto momento (recaudaron 484.013$ y consiguieron 8.433 patrocinadores), parece que el proyecto acabó por hacer aguas. No conseguían su objetivo, y parece que trabajaban a la vez en un musgo fluorescente (Glowing moss), ya que es un organismo más sencillo.

pastedImage0
Esta es Orbella, el Fragant Moss de Glowing Plant.

Pero, como se estaba yendo la cosa de las manos, acabaron intentando vender el Fragant moss (Adivinad; musgo también, pero ¡con olor!) para recuperar la inversión y poder seguir con los proyectos adelante. Sin embargo, desgraciadamente los cultivos se contaminaron, y aunque dicen que siguen trabajando en la planta y en el musgo (fluorescente y con olor), no tiene buena pinta.

 

pasted image 0

Sin embargo no todas las empresas hacen aguas. Bioglow Tech fue fundada en 2007 por  Alexander Krichevsky, empezó a vender plantas bioluminiscentes (Starlight Avatar) en 2013 por unos 300$/planta. Al tiempo la compañía cambió su nombre a GLEAUX, que lleva la segunda generación de plantas bioluminiscentes al mercado, esta vez bautizadas bajo el nombre de CELESTINE, por el módico precio de 59.99$/planta. Aquí puedes comprarla. De hecho, presumen de ser la compañía que lo inventó, no en vano, ya que Alexander K. publicó su artículo en 2010 en PLoS one, y tiene la patente a día de hoy.

En este caso utilizan la planta del tabaco, Nicotiana alata (Solanaceae), apodada Starlight Avatar, fué posible a la introducción del operón lux de bacterias marinas –Photobacterium leiognathi-, en el ADN de la planta.

Starlight Avatar primera planta bioluminiscente del mundo 3
Nicotinia alata + gen de Photobacterium leiognathi = Starlight Avatar. Así se ve por el día (primera imagen) y así por la noche (segunda imagen). Vemos que no toda las partes de la planta quedan iluminadas.

 

Como vemos, a pesar de ser una brillante idea, aún está en pañales. Las plantas dan una leve intensidad, hemos visto proyectos fallidos… sin embargo, aquí entramos nosotros: todos los que estáis leyendo este blog. Los futuros biólogos, científicos, botánicos… o simplemente todos aquellos con curiosidad. Todos aquellos que estudian, o que se informan. Todos los que nos interesamos: los que tenemos una oportunidad de trabajo para colaborar a hacer un mundo mejor.

Lo mejor de que sea una ciencia en desarrollo, es que significa que es una ciencia posible.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

          Callaway, E. (2017). Glowing plants spark debate. Nature 498: 15-16.

          GLEAUX® | Beautifully Bioluminescent | Order Celestine™ from GLEAUX®. [online] Available at: http://gleaux.us/buy/ [Accessed 1 Nov. 2017].

          Google Books. (2017). Patent US7663022 – Transgenic bioluminescent plants. [online] Available at: https://www.google.com/patents/US7663022 [Accessed 1 Nov. 2017].

          Hudkins, B. E. (2014). EE.UU. Patente Nº. 8,853,491. Tulsa, OK: U.S. Patent and Trademark Office.

         Kickstarter. (2017). Glowing Plants: Natural Lighting with no Electricity. [online] Available at: https://www.kickstarter.com/projects/antonyevans/glowing-plants-natural-lighting-with-no-electricit?lang=es [Accessed 1 Nov. 2017].

         Koncz, C.; Langridge, W.H.R.; Olsson, O.; Schell, J.; Sza- lay, A.A. (1 990). Bacterial and firefly luciferase genes in trans- genic plants: Advantages and disadvantages of a reporter gene. Developmental Genetics 11: 224-232.

         Medioambiente.org. (2017). La primera planta bioluminiscente del mundo, Starlight Avatar. [online] Available at: http://www.medioambiente.org/2014/01/la-primera-planta-bioluminiscente-del.html [Accessed 1 Nov. 2017].

         Millar, A.J.; Short S.R., Chua N.H.; Kay, S.A. (1992) A novel circadian phenotype based on firefly luciferase expression in transgenic plants. Plant Cell 4:1075–1087.

         Social.glowingplant.com. (2017). Glowing Plant | Seeds. [online] Available at: http://social.glowingplant.com/ [Accessed 1 Nov. 2017].

         Taylor, J. (2017). What is Bioluminescence and Why is it Important? –. [online] The New Home Buyers Network Blog. Available at: http://blog.newinhomes.com/news/what-is-bioluminescence-and-why-is-it-important/ [Accessed 1 Nov. 2017].

 

Arde Galicia

Estas atrocidades contra el medio natural se repiten cada año sin que el Gobierno tome medidas suficientes para la protección de nuestros bosques. Teñir de negro nuestro patrimonio natural es atentar contra todo un país que hoy llora desconsoladamente por unas vidas que ya no volverán. Los hogares, negocios y, lo más importante, la vida de la población y la de todos los voluntarios y bomberos que luchan contra el fuego, está en juego estos días.

No dejemos que el fuego nos consuma. Firma esta petición para cambiar la ley de Montes (que permite la recalificación de terrenos quemados), aboga por la repoblación con especies autóctonas y el refuerzo a la prevención de incendios. Ya somos más de 15.000 personas: http://bit.ly/2icSeWq

MOF: el material sintético que hace la fotosíntesis

Investigadores estadounidenses han desarrollado un material sintético, el armazón organometálico (MOF), capaz de descomponer el COen compuestos orgánicos inofensivos y además, generar energía eléctrica a partir de la luz solar. Esta “fotosíntesis” artificial puede convertirse en un mecanismo paliativo del cambio climático.

Puedes leer la noticia completa aquí: http://computerhoy.com/noticias/life/material-sintetico-hace-fotosintesis-limpiar-aire-co2-61544