El Mercurio y sus efectos ecofisiológicos

 

El mercurio es un elemento xenotóxico que actúa como agente polutante y se encuentra entre los principales minerales de alta preocupación. Esto se debe mayormente al efecto de la biomagnificación trófica del metil mercurio. Polutantes como este son lipofílicos y se acumulan en los tejidos grasos de plantas y animales (usualmente empezando a nivel de alga o fungi); debido a esto, la cantidad absorbida por el consumidor incrementa al subir en la escala alimenticia (a mayor tamaño mayor cantidad de tejidos) y con esto su toxicidad.

Los consumidores cuaternarios y los depredadores, al estar en la cima de la cadena trófica, son los más afectados ya que los niveles de metil mercurio llegan a ser mortales. Grupos taxonómicos como el suborden Odontocetos (conocidos como cetáceos dentados), o aves marinas como el orden Procellariiformes y pelecaniformes, al tener una dieta de invertebrados acuáticos o pescado son altamente susceptibles a este fenómeno. Esto representa un peligro no solo a nivel de especie (posible extinción) pero a nivel de biodiversidad. Al extinguirse especies tan altas en el nivel trófico esto desnivela el efecto ecológico de arriba-abajo, disrumpiendo toda una cadena alimenticia.

Contaminación agraria difusa: peligro y soluciones

La contaminación agraria difusa es el proceso en el cual los productos, usualmente sustancias químicas, utilizados para promover la agricultura, son liberados en el medio ambiente y tienen efectos indirectos en especies no seleccionadas para su control. Este tipo de contaminación destaca por encima de otras contaminaciones, como la industria textil o farmacéutica, ya que los contaminantes están siendo liberados de manera deliberada mientras que en el resto de las industrias estos son liberados como un subproducto.

Entre las sustancias químicas más utilizadas actualmente en la industria agraria se encuentran los herbicidas, insecticidas y fungicidas. Fuera de eliminar su objetivo eficazmente, estos pesticidas afectan de diversas formas a la fauna y flora, ya sea vía tópica, inhalada, o ingerida. Los herbicidas interfieren con diversos procesos fisiológicos de plantas y algas, como también con el metabolismo y proceso reproductivo de diferentes animales. Insecticidas que son neonicotinoides interfieren con el sistema nervioso de distintos insectos y sucesivamente a vertebrados tanto terrestres, como acuáticos (a causa de eutrofización). Por otro lado, compuestos organomercuricos dentro de ciertos fungicidas llegan a ser letales para diferentes tipos de animales, especialmente aves.

En relación con la definición conceptual de la contaminación agraria difusa, es relevante aclarar la importancia de la palabra difusa dentro de su definición; debido a que esta palabra es una de las principales razones por la cual este tipo de contaminación es tan peligrosa. Esta es difusa porque la fuente de la contaminación es diversa, haciéndola difícil de localizar, y dispersa sus contaminantes de forma que abarca una gran superficie del territorio (cuerpos de agua, suelo, entre otros).

El impacto de esta contaminación es aun mayor cuando los pesticidas son utilizados en conjunto, lo cual suele ser la norma (diversas plagas necesitan diversas sustancias químicas). De esta forma, los efectos que estos pesticidas causan en los diferentes organismos se potencian y pueden alterar radicalmente la biodiversidad alrededor de un área. Estos pueden llegar a eliminar o reducir la población de especies claves, como productores o consumidores primarios, afectando la red alimenticia y ecosistema del área. Por ejemplo, los efectos de la acumulación terrestre de pesticidas que ya no son utilizados, como el DDT, aun se pueden observar al día de hoy.

A pesar de que el peligro que estos pesticidas causan es conocido, su contención es difícil por diversas razones: Falta de educación ambiental de los agricultores, escasez de regulaciones para productos posiblemente tóxicos y el costo elevado de alternativas más amistosas. Sin embargo, muchos de estos problemas se podrían resolver con un plan de educación ambiental enfocado en los productores agrícolas y acompañado de incentivos. Si se puntualiza en el peligro de estos pesticidas y la importancia de su erradicación, la industria agrícola podría producir alternativas amigables a precios razonables. Estas alternativas permitirían la misma productividad tanto a gran cómo pequeña escala, sin el riesgo a suspensión por el uso de substancias toxicas. Adicionalmente, el uso de incentivos económicos (ej. dividendo extraordinario) para aquellos que utilizan estas nuevas alternativas incrementaría el número de personas interesadas en las opciones más amigables con el medio ambiente y la salud humana.

Referencias:

Sánchez-Bayo, F. 2012. Impacts of Agricultural Pesticides on Terrestrial Ecosystems In: Ecological Impacts of Toxic Chemicals. Eds. Francisco Sánchez-Bayo. Bentham e-Books

Zekri, Slim. 1990. La contaminación agraria difusa del regadío: algunas reflexiones. Revista de Estudios Agrosociales, ISSN 0034-8155, 153, pp. 93-118

El Ayuntamiento de Zaragoza participa en el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia — 11 de Febrero

El Ayuntamiento de Zaragoza participa, junto con 11 de Febrero en la organización de deiversas actividades con motivo del día Internacional de la Mujer y la Niña en la ciencia. Enlace de la noticia en aragondigital.es

a través de El Ayuntamiento de Zaragoza participa en el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia — 11 de Febrero

Madagascar: un ejemplo de procesos biogeográficos (y evolutivos) — Biología en la URJC

Divulgare-Universidad de Vigo acaba de producir un vídeo didáctico que muestra algunas de las cosas que se aprenden sobre biodiversidad en los viajes biológicos. En este caso se habla sobre la biodiversidad de Madagascar, pero también de algunos conceptos sobre biogeografía. Y reivindicar, por qué no decirlo, el interés de salir al campo a ver […]

a través de Madagascar: un ejemplo de procesos biogeográficos (y evolutivos) — Biología en la URJC

Iberolacerta cyreni y la contaminación

La lagartija carpetana, Iberolacerta cyreni, es un endemismo del Sistema Central de la Península Ibérica. Vive en terrenos rocosos entre 1300 y 2500 metros de altitud y está categorizada como En Peligro (EN) por la IUCN (2009). Esta lagartija se encuentra dentro de las 98 especies de reptiles amenazadas debido a la contaminación provocada por el uso de fertilizantes y fitosanitarios, de POP (contaminantes orgánicos persistentes), liberación de metales pesados, metaloides, contaminantes emergentes…

Se ha observado que la contaminación del suelo afecta a los embriones de I. cyreni. El arsénico es bioacumulable en la especie, la aplicación de este elemento sobre el sustrato de incubación de los huevos de estas lagartijas provoca la acumulación de cantidades significativas de este elemento en la cáscara del huevo y del embrión, siendo inferior la cantidad que llega al embrión (Ortiz-Santaliestra & Egea-Serrán, 2013). Otros contaminantes, como son los que provocan la acidificación del suelo (óxidos de azufre SO4, óxidos de nitrógeno NOx y amoniaco NH4), también pueden afectar a su estado embrionario. El bajo pH de los suelos hace que haya menor intercambio de agua a través de la cáscara, el aparato locomotor sea más lento y que los recién nacidos en estos suelos tengan menor tamaño. Aunque no afecta a la supervivencia del embrión, sí puede influir en la supervivencia del juvenil (Marco et al., 2005).

Por otro lado, como animal ectotermo, I. cyreni es muy vulnerable al cambio climático, en concreto del calentamiento global (Jiménez Robles, 2017). Contaminantes como el CO2, metano (CH4), halocarburos (CFC), monóxido de carbono (CO), compuestos orgánicos volátiles y óxidos de nitrógeno (NOx), actúan en la atmósfera aumentando la temperatura media de la Tierra, y aumentando el periodo cálido que coincide con el periodo reproductivo de estos animales. Una de las formas más importantes de comunicación de esta especie es mediante las secreciones femorales, sustancias que sirven como comunicación inter e intraespecífica (marcaje de territorios, atracción de hembras…) (Martín, 2015). El aumento de las temperaturas está provocando que estas secreciones se volatilicen y degraden mucho más rápido de lo normal, como consecuencia, los enfrentamientos entre machos o los escapes, evitando dicho enfrentamiento, aumentan debido a no identificar el territorio de un “propietario”. También, la detectabilidad por parte de las hembras de machos disponibles disminuye, o puede ser confusa al creer que el macho es conspicuo cuando se detecta una marca de olor degradada. Al existir problemas en la comunicación sexual, las hembras no tienen la oportunidad de elegir al mejor macho con quien procrear por lo que los apareamientos se producirían al azar y la selección sexual no existiría (Martín y López, 2013).

La problemática es mayor cuando no solo la temperatura, sino también otros cambios ambientales antropogénicos como la contaminación lumínica o la eutrofización, actúan de la misma forma impidiendo la comunicación de la especie (Martín, 1998; Pérez-Mellado, 2002; Martín y López, 2013).

Todos estos efectos causados directa o indirectamente por contaminantes están provocando una disminución de la supervivencia, peor comunicación, cambios comportamentales y cambios en la selección sexual; lo que disminuye la eficacia biológica y su categorización como especie en peligro.

BIBLIOGRAFIA

IUCN. 2017. http://www.iucnredlist.org/details/full/61514/0#end_uses [Consultado diciembre de 2018].

Jiménez Robles O. 2017. Ecophysiology of lizards in mountain areas thermal and habitat constraints in some communities of liolaemidae and lacertidae. Director: Ignacio José de la Riva de la Viña.  Tesis doctoral inédita, Universidad de Granada.

Marco A, López-Vicente ML, Pérez-Mellado V. 2005. Soil acidification negatively affects embryonic development of flexible-shelled lizard eggs. Herpetological Journal, 15.2: 107-111.

Martín J, López P. 2013b. Effects of global warming on sensory ecology of rock lizards: increased temperatures alter the efficacy of sexual chemical signals. Functional Ecology, 27.6: 1332-1340.

Martín J. 1998. Lagartija serrana – Lacerta monticola. En: Benzal J, Salvador A. (Coord.). Plan de Acción de los Anfibios y Reptiles de la Comunidad de Madrid. CSIC-CAM, Madrid 83-85.

Martín J. 2015. Lagartija carpetana – Iberolacerta cyreni. En: Salvador A, Marco A, eds. Enciclopedia virtual de los vertebrados españoles. Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebrados ibéricos.org [Consultado en diciembre de 2018].

Ortiz-Santaliestra ME, Egea-Serrano A. 2013. Análisis del impacto de la contaminación química sobre la herpetofauna: nuevos desafíos y aplicaciones prácticas. Boletín de la Asociación Herpetológica Española 24.1: 2-34.

Pérez-Mellado V. 2002. Lacerta monticola Boulenger, 1905. Lagartija serrana. En: Pleguezuelos JM, Márquez R, Lizana M (Eds.). Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España. Dirección General de Conservación de la Naturaleza-Asociación Herpetológica Española, Madrid 228-230.

La E.S. de CC. Experimentales (ESCET) y Tecnología de la URJC ya cuenta con cuatro sellos europeos de calidad EUR-ACE

Empezamos este último lunes de febrero con una buena noticia del Director de nuestra Escuela. Esta semana hemos recibido del panel de la ANECA que ha evaluado nuestra solicitud del sello europeo EUR-ACE para 3 de nuestros Grados de Ingeniería (Ingeniería Química, Ingeniería de Materiales e Ingeniería de la Energía), los correspondientes informes favorables.

El sello europeo EUR-ACE es una certificación que otorga la European Network for Accreditation of Engineering Education (ENAEE), organismo europeo encargado de garantizar la calidad de programas educativos en el ámbito de la ingeniería. La concesión de estos sellos europeos acredita la excelencia internacional de nuestros estudios; habiéndose evaluando para ello la calidad en el diseño del grado, así como de los recursos de los que dispone nuestra Escuela y el resto de la Universidad (personal docente investigador, personal de administración y servicios, materiales, laboratorios…). Con este reconocimiento, son ya 4 los Grados de Ingeniería de la ESCET que poseen este sello, ya otorgado hace 3 cursos académicos al de Ingeniería Ambiental.

¡Enhorabuena a todos los profesores y personal implicado en dar a los alumnos la mejor calidad!