Ojiplática me quedo: según GreenPeace, la dotación económica de los bomberos rurales del gobierno de Nueva Gales del Sur era inferior a 43 000 €

Si esa esa cantidad insignificante es para la lucha contra-incendios, no quiero pensar en cuánto dedica el gobierno de ese Estado a la prevención, siempre el patito feo de los presupuestos. En caso de ser cierto, lo cual estimo probable, entonces es comprensible que los Australianos estén sufriendo semejante debacle.

Este verano he tenido la fortuna de viajar por Australia y sus inmensas extensiones de bosques, selvas y desiertos. Parte importante de la visita la hemos dedicado a los parques naturales, gestionados en gran medida por los pocos aborígenes supervivientes de un verdadero genocidio cultural, muy bien descrito en la película Australia. Es muy impactante para los que somos amantes de la Naturaleza encontrar los parques abrasados por el fuego. Más impresionante es oír que son los propios aborígenes los que prenden fuego a entre el 30% y el 50% cada invierno.

Provenir de un país mediterráneo, donde los incendios son frecuentes, hace que estés familiarizado con ciertas prácticas, como por ejemplo, los cortafuegos, la eliminación de toda vegetación alrededor de las casas tradicionales, así como la eliminación de la vegetación más cercana a las carreteras. Eso hace que nuestros paisajes parezcan más degradados que las preciosas masas verdes que rodean casas y carreteras francesas, alemanas o inglesas ¡Qué bonitas! ¿Verdad?  Pero sabemos que es el precio que tenemos que pagar para evitar que fuegos incontrolados en verano arrasen las casas de campo o causen accidentes de tráfico mortales.

Los aborígenes australianos describían cómo en su cultura de cazadores-recolectores, las tradiciones y reglas relativas a la quema de la vegetación era muy estricta y trabajosa. Debían realizarse en ciertos periodos del año, relacionados con los ciclos vitales de ciertos animales, plantas. No por casualidad, esos periodos eran en otoño-invierno. Tampoco era casualidad que eligieran momentos en los que el viento soplaba con la intensidad y orientación adecuada para permitir que los incendios fueran controlables ¡Y no solo eso! Sino que en sus “estándares de calidad incendiaria” se ponían como objetivo que el incendio fuera suficientemente lento como para que la fauna pudiera refugiarse y escapar. Sí, es verdad que todo narrado con la lírica poética propia de las tradiciones orales, incluidos los seres mitológicos. Pero a buen entendedor…

Con los aborígenes tienes la sensación que te explican las cosas con cierta hartura e incluso antipatía. Ahora entiendo que deben de estar hartos de que los nuevos pobladores del continente les tilden de pueblos primitivos y les intenten “enseñar” cómo gestionar adecuadamente un territorio natural con nuevas corrientes “ecologistas” que implican no interferir en la naturaleza. En el parque nacional de Kakadu, cerca de Darwin, los aborígenes parecían mantener suficiente dignidad y amor propio como para ironizar sobre cómo, por encima del desprecio que recibían sus costumbres ancestrales,  las modernas prácticas “verdes” del “hombre blanco” terminarían por permitir la explosión de incendios devastadores que destruirían por completo los ecosistemas que ellos llevan manteniendo durante generaciones.

Es el momento de reconocerles que sí, que tenían razón. Y no es porque sean capaces de “hablar” con sus antepasados gracias a sus ceremonias y ritos. Ellos saben empíricamente cómo gestionar un territorio dominado por vegetación pirófila: la quema controlada de parte del bosque es imprescindible para el mantenimiento del ecosistema. Es una pena que hayan tenido que morir decenas de personas, millones de animales, arder miles de casas y que, probablemente, algunos de esos ecosistemas que los aborígenes conocían tan bien desaparezcan para siempre.

Para acabar os voy a decir otra cosa, aunque pueda sonar a disculpa o autobombo. Los científicos también lo sabíamos. Llevo muchos años escuchando a ecólogos especialistas en ecosistemas áridos hablar de los ecosistemas pirófilos y de la necesidad de permitir periódicamente incendios controlados para mantener estos hábitats. Prevenir los incendios durante demasiado tiempo sólo logra que las propias plantas acumulen yesca y la rieguen con resinas incendiarias que convierten todo el ecosistema en una bomba incendiaria diseñada por la selección natural.

Es hora de que la gestión del territorio se rija por principios técnicos y científicos. Los ciudadanos y los políticos deben dejarse asesorar por los que llevan años estudiando. Intentar proteger nuestros intereses sectoriales y económicos es de justicia. Ser ecologista y verde también está muy bien, proteger nuestro medio ambiente es tarea de todos. Pero proponer las medidas adecuadas es tarea para los profesionales formados en Universidades y Centros de Investigación. Si son públicos, mejor, más libres de ataduras de grupos de interés particular. En algunas ocasiones pueden parecernos chocantes sus propuestas, incluso estrafalarias, costosas y radicales, pero, dado que invertimos nuestros impuestos en sus sueldos, y mandamos a nuestros hijos a sus clases ¿No sería lógico fiarnos también para la gestión ambiental?

Arde Galicia

Estas atrocidades contra el medio natural se repiten cada año sin que el Gobierno tome medidas suficientes para la protección de nuestros bosques. Teñir de negro nuestro patrimonio natural es atentar contra todo un país que hoy llora desconsoladamente por unas vidas que ya no volverán. Los hogares, negocios y, lo más importante, la vida de la población y la de todos los voluntarios y bomberos que luchan contra el fuego, está en juego estos días.

No dejemos que el fuego nos consuma. Firma esta petición para cambiar la ley de Montes (que permite la recalificación de terrenos quemados), aboga por la repoblación con especies autóctonas y el refuerzo a la prevención de incendios. Ya somos más de 15.000 personas: http://bit.ly/2icSeWq

¿Realmente, las plantas y los animales, somos tan distintos?

9788491110835.jpg

Libro que os recomiendo a leer. “La vida secreta de los árboles” de Peter Wohlleben. Referencia de la imagen: https://www.casadellibro.com/libro-la-vida-secreta-de-los-arboles-descubre-su-mundo-oculto-que-sienten-que-comunican/9788491110835/2937083

No sé si sois amantes de los libros o no, yo no es que lo sea, la verdad, pero desde hace un tiempo me encanta devorar libros de divulgación científica.

A inicios de este verano me compré “La vida secreta de los árboles” de Peter Wohlleben, un libro que sin duda os recomiendo. Supongo que habréis oído hablar de que las plantas son capaces de comunicarse entre sí, algo que nunca se me había pasado por la cabeza, y al escucharlo no pude evitar querer saber más sobre el tema. Este libro no sólo habla de la capacidad que tienen las plantas de comunicarse, sino también de cómo parecen seres pensantes, cómoe protegen, de su organización en el bosque, de sus habilidades para adaptarse a ciertos medios, etc.

A mí, especialmente, me llama la atención la forma en que se comunican. Por eso voy a centrar este artículo en la comunicación de los árboles. Mi compañera Sara Atienza, colaboradora de este mismo blog, publicó a finales de febrero una charla TED de Suzanne Simard sobre este mismo tema, charla la cual os invito a ver.

Peter Wohlleben, en el segundo capítulo de su libro “El lenguaje de los árboles” comienza con la definición, que encontramos en el diccionario, de la palabra lenguaje: “capacidad que las personas tienen de expresarse”. Como bien dice, es una capacidad restringida a nuestra especie, donde se refleja que pensar en que los árboles son capaces de comunicarse es algo bastante sorprendente y que pocas personas se han llegado a plantear. A medida que sigues leyendo este capítulo te das cuenta de que tienen su propio lenguaje, no mediante palabras, pero sí a través de sustancias odoríferas y señales eléctricas. Además, para esta comunicación también intervienen los hongos que ayudan al transporte de las señales uniéndose a las raíces de las especies vegetales creando kilómetros de tuberías (Galisteo, 2017).

Suzanne Simard, científica en la Universidad de Columbia Británica en Vancouver (Canadá), publicó en 1997 una parte de su tesis doctoral en la cual plasmaba su idea de que existe una relación simbiótica entre los hongos y los árboles. Los árboles proporcionan a los hongos azúcares producidos en la fotosíntesis, mientras que los hongos proporcionan compuestos inorgánicos como nitrógeno o fósforo necesarios para el árbol, y contribuyen a la transmisión de información y nutrientes entre un ejemplar y otro (Galisteo, 2017).

Tras este inciso, volvamos a los dos medios de comunicación del que disponen las plantas. En primer lugar, las sustancias odoríferas se transmiten por la superficie. Estas sustancias van a depender del viento para ser transportadas lo más lejos y rápidamente posible. No obstante, el viento también supone una desventaja para estas sustancias, ya que favorece a que se diluyan fácilmente, de hecho, no suelen alcanzar ni los 100 metros. Los árboles utilizan estas sustancias para advertir de peligros o para atraer a otros seres vivos. Por ejemplo, en la sabana africana las jirafas se alimentan de las acacias de copa plana. Las acacias, para protegerse, envían en pocos minutos sustancias tóxicas a las hojas. Lo más sorprendente es ver como las jirafas dejan unos cuantos ejemplares de árboles a un lado y siguen con su festín 100 metros más allá del árbol inicial. Esto es debido a que las acacias atacadas emiten un gas de aviso, etileno, indicando a las otras más cercanas de la proximidad de un peligro, provocando que emitan las sustancias tóxicas a sus hojas (Wohlleben, 2016). En segundo lugar, utilizan las señales eléctricas a través de las raíces para asegurarse de que el mensaje llega con seguridad. El problema de estas señales es la velocidad de propagación, ya que se transmiten con una velocidad de un centímetro por segundo. Las raíces de los árboles se extienden por el suelo más del doble de la amplitud de sus copas. Estas raíces son las encargadas de entrelazarse unas con otras y ser el canal por el que se transporta la información y los nutrientes. No obstante, hay árboles que no se enlazan con los demás provocando la pérdida de propagación. De aquí proviene la importancia de la relación simbiótica de los árboles y los hongos. Los hongos se intercalan en las raíces uniendo a todos los árboles.

Se sabe muy poco de esta super conexión del mundo vegetal, pero cada vez somos más conscientes de la importancia que supone. Los árboles se ayudan entre sí intercambiándose nutrientes, se protegen los unos a los otros enviando señales de peligro.

Así mismo, esto es sólo un pequeño artículo, podría seguir hablando de esta comunicación o sobre los nuevos descubrimientos. Como por ejemplo los descubrimientos de Mónica Gagliano, de la Universidad de Australia Occidental, acerca de la capacidad que tienen las raíces de crepitar con una frecuencia de 220 Herzz y de cómo someterlas a esa misma frecuencia, las puntas de las raíces se orientan en la misma dirección de la que proviene la frecuencia. ¿Serán las plantas capaces de escuchar?

¡Si queréis que siga escribiendo sobre más temas que se pueden leer en el libro de Peter Wohlleben, o iniciar algún debate sobre el tema os invito a dejar comentarios!

Referencias

Atienza, S. (2017). “¿Como se comunican las plantas?”. Ecotoxsan. Disponible en: https://ecotoxsan.blog/2017/02/27/como-se-comunican-las-plantas/  [Último acceso: 12 de Sep. 2017]

Galisteo, A. (2017). “Las comunicaciones secretas de las plantas”. Madridmasde. Disponible en: http://www.madrimasd.org/notiweb/noticias/las-comunicaciones-secretas-las-plantas [Último acceso: 12 de Sep. 2017]

Wohlleben, P. (2016). La vida secreta de los árboles. Ediciones Obelisco, Barcelona.