La abeja como polinizador

(Kamelev, 2020)

Por Lurian Morales Falcón

Introducción

La producción agrícola del planeta está directamente vinculada con los procesos de polinización. Los polinizadores, como veremos a continuación, hacen posible la reproducción de una gran cantidad de plantas incluyendo a muchas de las que utilizamos para nuestra alimentación. En esta serie de artículos estaremos respondiendo por qué los polinizadores son tan importantes utilizando varios ejemplos de manera independiente. Asimismo, discutiremos algunas relaciones particulares que existen entre plantas y polinizadores. Para concluir, estaremos ofreciendo un resumen de las posibles causas del descenso de los polinizadores y qué pasaría si perdiéramos a este polinizador en particular.

Relación entre plantas y abejas

¿Qué es la polinización y por qué los polinizadores son importantes? La polinización es la transferencia de los granos de polen de una flor masculina a una flor femenina (US Forest Service, s.f). De acuerdo con una publicación hecha por el Servicio de Conservación de Recursos Naturales de Pensilvania: «En los Estados Unidos, un tercio de toda la producción agrícola depende de los polinizadores»( NRCS Pennsylvania, s.f). Algunas cultivos, como las manzanas y las almendras dependen de las abejas, las abejas albañiles (Xylocopa) y los abejorros (Bombus) (Watts, 2019). Pero, ¿cómo lo hace la abeja? De acuerdo con una publicación del Museo de la Agricultura y Alimentación de Canadá (2021):

Cuando una abeja recolecta néctar y polen de la flor de una planta, algo de polen de los estambres, el órgano reproductor masculino de la flor, se adhiere a los pelos de su cuerpo. Cuando visita la siguiente flor, parte de este polen se frota sobre el estigma, o punta del pistilo, el órgano reproductor femenino de la flor. Cuando esto sucede, la fertilización es posible y se puede desarrollar una fruta con semillas. Si deseas ver este proceso en acción, accede al siguiente enlace https://www.youtube.com/watch?v=9dpsZOc1b4M.

Ahora bien, ¿cómo encuentran las flores las abejas? En una publicación hecha por la BBC News Mundo (2013) podemos encontrar la respuesta ante esta pregunta:

Las flores emiten señales eléctricas que comunican información al insecto polinizador (BBC News Mundo, 2013). Por otra parte, un video publicado en el sitio web de la Revista de Science Magazine (Callier, 2016) explica que se ha descubierto que las abejas contienen unos cabellos especializados que les ayudan en la detección de las flores y de su campo magnético (Callier, 2016). Además de este importante descubrimiento, también es cierto que las abejas tienen la habilidad de detectar y distinguir los colores (Riddle, 2016).

Por otro lado, ¿por qué las abejas polinizan? Según una publicación por la FDA, el néctar y el polen recolectados de las plantas con flores sirven como fuentes principales de su alimento (FDA, 2018). Las abejas cosechan el néctar y convierten el líquido azucarado en miel, la principal fuente de carbohidratos de los insectos. La miel proporciona a las abejas la energía para volar, mantener las colonias y realizar las actividades diarias en general. Ahora bien, ¿qué pasaría si las abejas desaparecieran? En la siguiente sección estaremos respondiendo a esta pregunta.

¿Qué ocurriría si las abejas desaparecieran?

Albert Einstein una vez dijo que: “Si la abeja desapareciera de la faz de la tierra, el hombre sólo tendría cuatro años de vida”(Rodgers, 2014). En este estudio publicado por el Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas (2017): “El valor total de toda la polinización en las Regiones 6 y 7 (territorios de Arizona, California y Hawaii) para 2017 fue de 273 millones de dólares». Las abejas polinizan un 70% de los alimentos que consumimos. Si las abejas desaparecieran, perderíamos los siguientes cultivos:

  • Alfalfa
  • Almendras
  • Manzanas
  • Trébol
  • Frijoles

*Para ver la lista completa acceda al siguiente enlace https://bees.techno-science.ca/english/bees/pollination/food-depends-on-bees.php

Se ha demostrado que los cultivos bien polinizados tienen mejor sabor y un mayor valor nutritivo, una mejor apariencia y una vida útil más larga (United Nations, 2019). Perder las abejas significaría escasez de los beneficios antes mencionados y perjudicaría la seguridad alimentaria de muchos países, particularmente en Puerto Rico, donde la seguridad alimentaria es aproximadamente menos de un 15% (Universidad de Puerto Rico, 2020).

En conclusión, no podemos vivir sin las abejas. De todos los servicios ecosistémicos que obtenemos de ellas, creo que la polinización es el más importante. La evidencia científica muestra que las abejas y los demás polinizadores están en peligro por la contaminación y el uso excesivo de los agroquímicos (Zero Point Zero & Netflix, 2018-2019). Finalmente, creo que conservando las abejas y a los demás polinizadores, podríamos garantizar la seguridad alimentaria y podremos contribuir al balance de los ecosistemas del planeta.

Referencias Bibliográficas:

BBC News Mundo. (2013, 25 de febrero). Las flores “publicitan” su polen con impulsos eléctricos. https://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/02/130225_flores_y_abejas_se_comunican_con_impulsos_electricos_ch

Callier, V. (2016, 30 de mayo). Video: How bees sense a flower’s electric field. Science | AAAS. https://www.sciencemag.org/news/2016/05/video-how-bees-sense-flower-s-electric-field

Kamelev, E. (2020, 20 de mayo). pexels-egor-kamelev-799308 (2) [Fotografía]. Pexels. https://www.pexels.com/photo/close-up-photo-of-yellow-and-black-wasp-799308/

Museo de la Agricultura y Alimentación de Canadá. (2021). La importancia de las abejas: polinización. https://bees.techno-science.ca/english/bees/pollination/default.php

National Agricultural Statistics Service, Agricultural Statistics Board, & United States Department of Agriculture. (2017, diciembre). Cost of Pollination (No. 2475–4315). National Agricultural Statistics Service. https://www.nass.usda.gov/Publications/Todays_Reports/reports/cstpol17.pdf

NC State Extension. (2020, 20 de mayo). Pollination [Video]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=9dpsZOc1b4M&feature=youtu.be

NRCS Pennsylvania (s.f). The Importance of Pollinators. NRCS. USDA. Gov. https://www.nrcs.usda.gov/wps/portal/nrcs/detail/pa/plantsanimals/?cid=nrcs142p2_018171

Riddle, S. (2016, 20 de mayo). How Bees See And Why It Matters. Bee Culture. https://www.beeculture.com/bees-see-matters/

Rodgers, P. (2014, 9 de septiembre). Einstein And The Bees. Should You Worry? Forbes. https://www.forbes.com/sites/paulrodgers/2014/09/09/einstein-and-the-bees-should-you-worry/?sh=19c053f98157

Watts, J. (2019, 12 de abril). From flowers to fruit: The Mysteries of apple Pollination. Swanson’s Nursery. https://www.swansonsnursery.com/blog/fruit-tree-pollination#:~:text=Pollination%20Basics&text=Honeybees%2C%20mason%20bees%2C%20and%20bumblebees,carried%20to%20the%20next%20flower.

United Nations. (2019, 20 de mayo). Decline, Disappearance of Bees Would Have Drastic Consequences for Global Ecosystems, Deputy Secretary-General Warns at Event Marking World Day | Meetings Coverage and Press Releases. United Nations.Org. https://www.un.org/press/en/2019/dsgsm1282.doc.htm

Universidad de Puerto Rico. (2020, 8 de mayo). Experta en Economía Agrícola del Recinto Universitario de Mayagüez de la UPR alerta sobre la vulnerabilidad de la seguridad alimentaria en la isla. https://www.upr.edu/experta-en-economia-agricola-del-recinto-universitario-de-mayaguez-de-la-upr-alerta-sobre-la-vulnerabilidad-de-la-seguridad-alimentaria-en-la-isla/

U.S. Food and Drug Administration. (2018, 30 de julio). Helping Agriculture’s Helpful Honey Bees. https://www.fda.gov/animal-veterinary/animal-health-literacy/helping-agricultures-helpful-honey-bees

U.S.Forest Service (s.f). What is Pollination? FS. US. Fed. https://www.fs.fed.us/wildflowers/pollinators/What_is_Pollination/#:~:text=Pollination%20is%20the%20act%20of,offspring%20is%20by%20making%20seeds.

Zero Point Zero & Netflix.(2018-2019) Rotten [TV Series]. Netflix. https://www.netflix.com/us-es/

Fragmentación de hábitat: Proceso dual

La transición del nomadismo al sedentarismo producida durante el Neolítico en la especie humana provocó la aparición de la agricultura y la ganadería (Bellwood, 2005; Vigne, 2008) empleadas ambas como fuente de recursos estable, evitando así tener que basarse únicamente en la caza y recolección como medio para conseguir alimento. Este nuevo estilo de vida lo que provocó fue la aparición y transmisión de enfermedades por el aumento de la densidad de población y un empeoramiento nutritivo, al basarse la alimentación en las plantas domesticadas que tenían un menor poder calorífico con respecto a los alimentos recolectados y cazados (Boserup, 1965). Teniendo en cuenta estas modificaciones conductuales podemos afirmar que desde el Neolítico la especie humana comenzó una alteración sistemática tanto de la especie en sí misma como del ambiente que la rodeaba, encargándose de modelar el paisaje dependiendo de las necesidades de cada momento. Estas alteraciones en los hábitats provocaron, provocan y provocarán el fenómeno conocido como fragmentación de hábitat.

Poblado humano tipo del Neolítico. Se pueden observar tanto el ganado como los cereales que están segando que nos muestra claramente la transición nómada-sedentario origen de la aportación humana a este proceso. Imagen obtenida de: https://www.otromundoesposible.net/wp-content/uploads/2020/09/neolitico1-1140×641.jpg

La fragmentación de hábitat es un proceso de origen dual, pudiendo ser tanto antrópico como natural. Surge cuando se produce un cambio en el uso del suelo que provoca la disrupción del hábitat que existía previamente, generando parches aislados y de menor tamaño rodeados por una matriz de composición variable (Wilcove et al., 1986; Haddad et al., 2015). Con relación al origen antrópico, esta matriz puede ser generada por cultivos agrícolas, urbanizaciones, redes viarias, reforestaciones y actividades mineras principalmente. Mientras que con el origen natural son los terremotos, incendios, tsunamis y otros fenómenos geoclimáticos como ciclones los que la generan (Cui et al., 2012; Haddad et al., 2015; Arief & Itaya, 2018).

Paraje insular o parcheado producido por la acción de la fragmentación. Imagen obtenida de: https://www.greenteach.es/wp-content/uploads/2018/02/fragmentaci%C3%B3n-de-h%C3%A1bitats-3.jpg

Al tratarse este proceso de uno de los principales motores de cambio global que afectan a la biodiversidad (Saunders et al., 1991), lleva suscitando un gran interés en los científicos desde que se postulara la teoría biogeográfica de islas de MacArthur & Wilson (1967) considerada como el germen. Actualmente se están produciendo avances en materia de fragmentación, encaminándose a maximizar la escala a la que se estudia este proceso, existiendo algunos trabajos que evalúan el efecto a nivel global (Keinath, 2016; Taubert, 2018). Pese a estos avances y mejoras, se abrió recientemente un debate con relación a cuál es el efecto de la fragmentación sobre la biodiversidad.

Este debate enfrentó dos posturas claramente opuestas. La de aquellos científicos que apoyaban los efectos negativos como son entre otros el aumento del efecto borde, la disminución de la conectividad, los cambios estocásticos impredecibles, la reducción del espacio efectivo para el establecimiento y alimentación de las comunidades, los cambios en la biología y genética de las especies presentes y las modificaciones de sus interacciones (Fischer & Lindenmayer, 2007). Y los que consideraban que tiene efectos positivos sobre la biodiversidad. Estas respuestas positivas son principalmente, el incremento de la conectividad funcional, la generación de diversidad de hábitats, la existencia de efectos borde positivos y la reducción de la competencia (Fahrig, 2017). Este debate finalizó con la aceptación general de que la fragmentación ejerce efectos negativos sobre la biodiversidad. Aunque sí que es cierto que existen excepciones. Ejemplo de ello, es la generación de diversidad de hábitats en cuanto a composición, tamaño y forma por acción de la fragmentación, lo cual está relacionado con un aumento de biodiversidad (Hu et al., 2012). Además, otro caso más específico donde se demuestra que no hay efecto de la fragmentación sobre la biodiversidad, es el producido sobre la entomofauna edáfica (comunidad de insectos que habita en el suelo). La cual está claramente adaptada a las condiciones inmediatamente próximas, que favorecen el no percibir la alteración física a escala de paisaje (Braschler & Baur, 2016).

Como conclusión si se atiende al principio de precaución, se tienen en cuenta estas consideraciones y se acepta el efecto negativo de la fragmentación, se debería tratar de conservar el mayor área de hábitat natural que fuera posible. Haciendo hincapié en los hábitats vulnerables y con una distribución restringida que son los que presentan un mayor riesgo de desaparición. Como se verá en una publicación futura, tampoco se debe olvidar el empleo de microrreservas ya que en hábitats concretos como los afloramientos yesíferos pueden ser la mejor herramienta de conservación.

Bibliografía:

Arief, M.C.W. & Itaya, A. (2018). Influence of the 2004 Indian ocean tsunami recovery process on land use and land cover in Banda Aceh, Indonesia. Journal of Forest Planning 22(2): 55-61.

Bellwood P. 2005. First farmers: The origins of agricultural societies. Blackwell Publishing, Oxford. 360 pp.

Braschler, B. & Baur, B. (2016). Diverse effects of a seven-year experimental grassland fragmentation on major invertebrate groups. PLoS One 11(2): e0149567.

Boserup E. 1965. The conditions of agricultural growth: The economics of agrarian change under population pressure. Aldine Publishing, Chicago. 132 pp.

Cui, P.; Lin, Y.; Chen, C. (2012). Destruction of vegetation due to geo-hazards and its environmental impacts in the Wenchuan earthquake areas. Ecological Engineering 44: 61-69.

Fahrig, L. (2017). Ecological responses to habitat fragmentation per se. Annual Review of Ecology, Evolution and Systematics 48: 1-23.

Fischer, J. & Lindenmayer, D.B. (2007). Landscape modification and habitat fragmentation: a synthesis. Global Ecology and Biogeography 16(3): 265-280.

Haddad, N.M.; Brudvig, L.A.; Clobert, J.; Davies, K.F.; Gonzalez, A.; Holt, R.D.; Lovejoy, T.E.; Sexton, J.O.; Austin, M.P.; Collins, C.D.; Cook, W.M.; Damschen, E.I.; Ewers, R.M.; Foster, B.L.; Jenkins, C.N.; King, A.J.; Laurance, W.F.; Levey, D.J.; Margules, C.R.; Melbourne, B.A.; Nicholls, A.O.; Orrock, J.L.; Song, D.X.; Townshend, J.R. (2015). Habitat fragmentation and its lasting impact on Earth’s ecosystems. Science Advances 1 (2): e1500052.

Hu, G.; Wu, J.; Feeley, K.J.; Xu, G.; Yu, M. (2012). The effects of landscape variables on the species-area relationship during late-stage habitat fragmentation. PLoS One 7(8): e43894.

Keinath, D.A.; Doak, D.F.; Hodges, K.E.; Prugh, L.R.; Fagan, W.; Sekercioglu, C.H.; Buchart, S.H.M.; Kauffman, M. (2016). A global analysis of traits predicting species sensitivity to habitat fragmentation. Global Ecology and Biogeography 26(1): 115-127.

MacArthur, R.H. & Wilson, E.O. (1967). The theory of island biogeography. Princeton University Press, Princeton, New Jersey. 224 pp.

Saunders, D.A.; Hobbs, R.J.; Margules, C.R. (1991). Biological consequences of ecosystem fragmentation: A review. Conservation Biology 5(1): 18-32.

Taubert, F.; Fischer, R.; Groeneveld, J.; Lehmann, S.; Müller, M.S.; Rödig, E.; Wiegand, T.; Huth, A. (2018). Global patterns of tropical forest fragmentation. Nature 554 (7693): 519-522.

Vigne J.D. 2008. Zooarchaeological aspects of the Neolithic diet transition in the Near East and Europe, and their putative relationships with the Neolithic demographic transition. In Bocquet-Appel J.P. & Bar-Yosef O. The Neolithic demographic transition and its consequences: 179-205. Springer, New York.

Wilcove, D.S.; McLellan, C.H.; Dondson, A.P. (1986). Habitat fragmentation in the temperate zone. EnSoulé, M.E. (ed.) Conservation Biology, the science of scarcity and diversity: 237-256. School of Natural Resources of University of Michigan, Michigan.

Odonatos. Perdona ¿Odo.. qué?

Hoy me apetece hablaros un poco sobre los Odonatos. ¡¿Odo… que?! Os estaréis preguntando. Tranquilos, esa misma pregunta me han hecho todas las personas que me han preguntado a cerca de mi Trabajo Fin de Grado (TFG) o prácticas externas. Al parecer casi nadie sabe qué son los Odonatos y por eso mismo os vengo a hacer un breve resumen.

Seguro que si sabéis lo que es una libélula, ¿verdad? Pues bien, los Odonatos son las libélulas y los caballitos de diablo. Estos insectos pertenecen al orden Odonata. Ahora viene la segunda gran pregunta que me hacen la mayoría ¿Qué es un caballito del diablo? Pues seguramente los hayáis visto muchas veces, pero os habréis pensado que eran libélulas.

Los Odonatos, un orden de insectos, se dividen en dos subórdenes: Zygoptera (caballitos del diablo) y Anisoptera (libélulas).  No obstante existe un tercer suborden relicto Anisozygoptera, actualmente con dos especies en Asia (Dijkstra et al., 2013). Ppresentan una riqueza global relativamente alta, la mayor se da diversidad en los trópicos. En cambio, en la Región Paleártica la riqueza de especies es baja (Kalkman et al., 2008).

Ambos subórdenes presentan ciertas diferencias en cuanto a su morfología, comportamiento y ecofisiología. Podemos diferencias a los caballitos del diablo y las libélulas mediante sus alas, y la forma de éstas cuando están en reposo. Las libélulas descansan con las alas extendidas, y la base del ala trasera tiene mayor amplitud que la base del ala anterior. En cambio, los caballitos del diablo descansan con las alas juntas y las bases de las alas traseras y anteriores son similares entre sí (Askew, 2004).

Además son insectos de agua dulce, por lo que están restringidos a las inmediaciones de hábitats lénticos (aguas continentales que no presentan flujo unidireccional persistente, por ejemplo: lagos, pantanos, etc.) o lóticos (aguas continentales con flujos persistentes en tiempo y dirección, como los ríos) (Hof et al., 2006). Son pocas las especies que toleran condiciones salobres (Kalkman et al., 2008). Las diferencias existentes entre ambos tipos de hábitat pueden influir en la distribución de las especies de odonatos. Por ejemplo, las especies de hábitat lénticos se caracterizan por tener una mayor capacidad de dispersión como respuesta a la menor persistencia espacial y temporal de estos hábitats (Grewe et al, 2012). Además, al tener mayor capacidad de dispersión tienden a presentar tamaños de rango de distribución geográfica más grandes. Por el contrario, las especies de hábitats lóticos no van a depender de una capacidad de dispersión elevada para persistir durante cambios en las condiciones climáticas, ya que en respuesta a las variaciones climáticas pueden moverse a lo largo de los ríos (Hof et al., 2008).

¿Queréis que siga escribiendo más sobre los odonatos? ¿Queréis saber más sobre su distribución geográfica, y que determina dicha distribución? ¿Sabéis que en el pasado estos organismos llegaron a medir hasta 71 cm, os lo cuento en otro artículo?

¡Dejad comentarios con vuestros intereses!

REFERENCIAS

Askew, R.R. (2004). The Dragonflies of Europe (revised edition). Herley Books, Colchester, United Kindgdom.

Dijkstra, K. D. B., Bechly, G., Bybee, S. M., Dow, R. A., Dumont, H. J., Fleck, G., … & May, M. L. (2013). The classification and diversity of dragonflies and damselflies (Odonata). In: Zhang, Z.-Q.(Ed.) Animal Biodiversity: An Outline of Higher-level Classification and Survey of Taxonomic Richness (Addenda 2013). Zootaxa, 3703: 36-45.

Grewe, Y., Hof, C., Dehling, D.M., Brandl, R. & Brändle, M. (2012). Recent range shifts of  European dragonflies provide support for an inverse relationship between habitat predictability and dispersal. Global Ecology and Biogeography, 22: 403–409.

Hof, C., M. Brändle & R. Brandl (2006). Lentic odonates have larger and more northern ranges than lotic species. Journal of Biogeography, 33: 63–70.

Hof, C., Brändle, M., & Brandl, R. (2008). Latitudinal variation of diversity in European freshwater animals is not concordant across habitat types. Global Ecology and Biogeography, 17: 539-546.

Kalkman, V.J., Clausnitzer. V., Dijkstra, K.D.B., Orr A.G., Paulson D.R., Tol J. (2008). Global  diversity of dragonflies (Odonata) in freshwater. Hydrobiologia, 595: 351–363.

Disminución drástica en la población de insectos alados

Abeja
Fotografía de una abeja / Velasco, 2007. Fuente: Flickr.

Un nuevo estudio liderado por Caspar Hallamann alerta sobre la disminución de la población de insectos alados en reservas y parque naturales de Alemania.

Supongo que habréis oído hablar de la desaparición de las abejas. Seguramente no os parezca tan mala noticia, menos probabilidad de sufrir una de sus picaduras. No obstante, no solo está disminuyendo la población de las abejas, sino que toda la población de insectos alados se está viendo reducida drásticamente.  Se estima que las poblaciones de mariposas de pastizal europeas han disminuido en un 50% en abundancia. En otros datos referentes a taxones mejor estudiados como es el caso de las abejas y las polillas, se puede observar la misma tendencia decreciente (Hallamann et al. 2017).

Este acontecimiento ha despertado un gran interés en la comunidad científica, en los políticos y el público en general. Y con razón, ya que se espera que la perdida de diversidad y abundancia de los insectos alados tenga efectos secundarios en las redes tróficas, poniendo en peligro el funcionamiento de los ecosistemas (Hallamann et al. 2017).

Los insectos tienen gran importancia en un ecosistema. Estos organismos forman un grupo abundante y diverso, donde el número de especies se estima en el orden de millones a nivel mundial (Guzman, 2010). Estos establecen relaciones bióticas con animales y plantas. Un claro ejemplo de estas relaciones es el mutualismo entre plantas con flor (angiospermas) e insectos. Este mutualismo ha generado un proceso de coevolución dando como resultado el aumento de la diversidad biológica en ambos grupos de seres vivos (Guzman, 2010). Si os interesa este tema del mutualismo os dejo un artículo publicado por mi compañera Sara Atienza sobre Coevolución en las referencias.

Hay varias opiniones respecto a la desaparición de estos organismos. Algunas causas propuestas son el cambio climático, la perdida y fragmentación del hábitat, y el deterioro de la calidad del mismo (Hallamann et al. 2017).  Sin embargo, un estudio publicado en PLOS ONE pone en duda estas hipótesis. El nuevo estudio, dirigido por Caspar Hallamann de la Universidad de Radboud ha descubierto que, en reservas y parques naturales alemanes, la población de insectos alados ha disminuido en más del 75% desde 1990 (Villarreal, 2017). Estudios anteriores, también señalan este declive, pero se centraban en especies concretas, como las abejas. Lo característico del nuevo estudio es que se ha centrado en un espectro más amplio, observando el declive en los insectos alados (Villarreal, 2017). Para medir la biomasa total de insectos, los investigadores han utilizado trampas Malaise desplegadas en 63 áreas protegidas de Alemania, durante la primavera, verano y principios de otoño (Hallamann et al. 2017). Esta medición de la biomasa (peso de la captura de insectos en cada trampa) les ha permitido conocer la caída en el número de insectos.

Como ya se ha mencionado, la causa de esta disminución de biomasa aún no se conoce, lo que es bastante desconcertante. Modelos previos a este estudio estimaban una pérdida del 58% pero ninguno prevenía un declive del 82% de insectos que el equipo de Hallamann ha encontrado durante su estudio en estas últimas décadas. Los investigadores advierten de una necesidad urgente por descubrir las causas de esta catástrofe, dado que los datos observados se han tomado en zonas destinadas a proteger la biodiversidad (Villarreal, 2017).

REFERENCIAS

Atienza, S. (2017). “¿Coevolu…qué?”. Ecotoxsan. Disponible en: https://ecotoxsan.blog/2017/05/31/coevolu-que/ [Último acceso: 23 Ene. 2018]

Guzmán, R. (2017). “Los insectos: antiguos contructores del mundo”. Elementos, 17 (79) http://www.elementos.buap.mx/num79/htm/29.htm

Hallmann CA.; Sorg, M.; Jongejans, E.; Siepel, H.;  Hofland, N.; Schwan, H.; et al. (2017). “More than 75 percent decline over 27 years in total flying insect biomass in protected areas.” PLOS ONE, 12 (10): e0185809. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0185809

Villarreal, A. (2017). “¿Dónde han ido todos los insectos? Ya no están ni en los espacios protegido”. Madrimasd. Disponible en: http://www.madrimasd.org/notiweb/noticias/donde-han-ido-todos-los-insectos-ya-no-estan-ni-en-los-espacios-protegidos [Último acceso: 19 Ene. 2018]

¿Realmente, las plantas y los animales, somos tan distintos?

9788491110835.jpg

Libro que os recomiendo a leer. “La vida secreta de los árboles” de Peter Wohlleben. Referencia de la imagen: https://www.casadellibro.com/libro-la-vida-secreta-de-los-arboles-descubre-su-mundo-oculto-que-sienten-que-comunican/9788491110835/2937083

No sé si sois amantes de los libros o no, yo no es que lo sea, la verdad, pero desde hace un tiempo me encanta devorar libros de divulgación científica.

A inicios de este verano me compré «La vida secreta de los árboles” de Peter Wohlleben, un libro que sin duda os recomiendo. Supongo que habréis oído hablar de que las plantas son capaces de comunicarse entre sí, algo que nunca se me había pasado por la cabeza, y al escucharlo no pude evitar querer saber más sobre el tema. Este libro no sólo habla de la capacidad que tienen las plantas de comunicarse, sino también de cómo parecen seres pensantes, cómoe protegen, de su organización en el bosque, de sus habilidades para adaptarse a ciertos medios, etc.

A mí, especialmente, me llama la atención la forma en que se comunican. Por eso voy a centrar este artículo en la comunicación de los árboles. Mi compañera Sara Atienza, colaboradora de este mismo blog, publicó a finales de febrero una charla TED de Suzanne Simard sobre este mismo tema, charla la cual os invito a ver.

Peter Wohlleben, en el segundo capítulo de su libro “El lenguaje de los árboles” comienza con la definición, que encontramos en el diccionario, de la palabra lenguaje: “capacidad que las personas tienen de expresarse”. Como bien dice, es una capacidad restringida a nuestra especie, donde se refleja que pensar en que los árboles son capaces de comunicarse es algo bastante sorprendente y que pocas personas se han llegado a plantear. A medida que sigues leyendo este capítulo te das cuenta de que tienen su propio lenguaje, no mediante palabras, pero sí a través de sustancias odoríferas y señales eléctricas. Además, para esta comunicación también intervienen los hongos que ayudan al transporte de las señales uniéndose a las raíces de las especies vegetales creando kilómetros de tuberías (Galisteo, 2017).

Suzanne Simard, científica en la Universidad de Columbia Británica en Vancouver (Canadá), publicó en 1997 una parte de su tesis doctoral en la cual plasmaba su idea de que existe una relación simbiótica entre los hongos y los árboles. Los árboles proporcionan a los hongos azúcares producidos en la fotosíntesis, mientras que los hongos proporcionan compuestos inorgánicos como nitrógeno o fósforo necesarios para el árbol, y contribuyen a la transmisión de información y nutrientes entre un ejemplar y otro (Galisteo, 2017).

Tras este inciso, volvamos a los dos medios de comunicación del que disponen las plantas. En primer lugar, las sustancias odoríferas se transmiten por la superficie. Estas sustancias van a depender del viento para ser transportadas lo más lejos y rápidamente posible. No obstante, el viento también supone una desventaja para estas sustancias, ya que favorece a que se diluyan fácilmente, de hecho, no suelen alcanzar ni los 100 metros. Los árboles utilizan estas sustancias para advertir de peligros o para atraer a otros seres vivos. Por ejemplo, en la sabana africana las jirafas se alimentan de las acacias de copa plana. Las acacias, para protegerse, envían en pocos minutos sustancias tóxicas a las hojas. Lo más sorprendente es ver como las jirafas dejan unos cuantos ejemplares de árboles a un lado y siguen con su festín 100 metros más allá del árbol inicial. Esto es debido a que las acacias atacadas emiten un gas de aviso, etileno, indicando a las otras más cercanas de la proximidad de un peligro, provocando que emitan las sustancias tóxicas a sus hojas (Wohlleben, 2016). En segundo lugar, utilizan las señales eléctricas a través de las raíces para asegurarse de que el mensaje llega con seguridad. El problema de estas señales es la velocidad de propagación, ya que se transmiten con una velocidad de un centímetro por segundo. Las raíces de los árboles se extienden por el suelo más del doble de la amplitud de sus copas. Estas raíces son las encargadas de entrelazarse unas con otras y ser el canal por el que se transporta la información y los nutrientes. No obstante, hay árboles que no se enlazan con los demás provocando la pérdida de propagación. De aquí proviene la importancia de la relación simbiótica de los árboles y los hongos. Los hongos se intercalan en las raíces uniendo a todos los árboles.

Se sabe muy poco de esta super conexión del mundo vegetal, pero cada vez somos más conscientes de la importancia que supone. Los árboles se ayudan entre sí intercambiándose nutrientes, se protegen los unos a los otros enviando señales de peligro.

Así mismo, esto es sólo un pequeño artículo, podría seguir hablando de esta comunicación o sobre los nuevos descubrimientos. Como por ejemplo los descubrimientos de Mónica Gagliano, de la Universidad de Australia Occidental, acerca de la capacidad que tienen las raíces de crepitar con una frecuencia de 220 Herzz y de cómo someterlas a esa misma frecuencia, las puntas de las raíces se orientan en la misma dirección de la que proviene la frecuencia. ¿Serán las plantas capaces de escuchar?

¡Si queréis que siga escribiendo sobre más temas que se pueden leer en el libro de Peter Wohlleben, o iniciar algún debate sobre el tema os invito a dejar comentarios!

Referencias

Atienza, S. (2017). “¿Como se comunican las plantas?”. Ecotoxsan. Disponible en: https://ecotoxsan.blog/2017/02/27/como-se-comunican-las-plantas/  [Último acceso: 12 de Sep. 2017]

Galisteo, A. (2017). “Las comunicaciones secretas de las plantas”. Madridmasde. Disponible en: http://www.madrimasd.org/notiweb/noticias/las-comunicaciones-secretas-las-plantas [Último acceso: 12 de Sep. 2017]

Wohlleben, P. (2016). La vida secreta de los árboles. Ediciones Obelisco, Barcelona.

 

‘Oleo Sponge’. La esponja reutilizable que absorbe petróleo.

experto04

Voluntarios en las Islas Cíes el 8 de diciembre de 2002, en una imagen tomada por Antonio Figueras.

El manejo inadecuado de los materiales y residuos peligrosos ha generado, a escala mundial, un problema de contaminación de suelos, aire y agua. Las contaminaciones producidas por la extracción y el manejo del petróleo son de las más severas (Benavides, 2006). Como olvidar, la catástrofe del naufragio del viejo petrolero “El Prestige”, el cual naufragó en las costas gallegas y transportaba 77000 toneladas de fuel (líquido formado por hidrocarburos que se obtiene por destilación fraccionada del petróleo natural) (Ramírez, 2002).

Los naufragios de petróleo provocan grandes consecuencias en los ecosistemas marinos. Debido a la diferencia de densidad, las manchas de estos contaminantes flotan en el agua, impidiendo la entrada de luz y el intercambio gaseoso (Benavides, 2006). Las primeras poblaciones que se ven afectadas son: el plancton (conjunto de organismos pelágicos que se encuentran en suspensión en el agua del mar o en las aguas dulces) y los Bentos (comunidad formada por los organismos que habitan el fondo de los ecosistemas acuáticos).

Gracias a sus investigaciones previas sobre nuevas técnicas de nanotecnologías publicadas en 2011, Seth Darling, científico del Center for Nanoscale Materials de Argonne, y sus compañeros han inventado ‘Oleo Sponge’. ‘Oleo Sponge’ es una esponja capaz de limpiar los derrames de petróleo. Esta esponja puede absorber el petróleo, incluso bajo el agua, sin dañar ninguno de sus componentes. Además, otra de sus grandes características es que puede ser reutilizada. Comenzaron sus investigaciones con espuma de poliuretano común, la cual contiene un montón de grietas y rincones. No obstante, no era capaz de unir firmemente las moléculas de petróleo. Por esta razón, utilizaron sus previas investigaciones para darle una nueva química superficial. Tras varios experimentos, consiguieron crear una capa muy fina de óxido de metal “primer” cerca de las superficies interiores de la espuma (Lerner, 2017). Las moléculas se sujetan a la capa de óxido metálico sin llegar a mezclarse con la estructura de la esponja.

Gracias a las primeras pruebas realizadas en un tanque de agua de mar gigante, en Nueva Jersey, demostraron la fiabilidad de esta esponja, al ser capaz de absorber Diesel y petróleo desde abajo y en la superficie del agua. «El material es extremadamente robusto. Hemos ejecutado docenas de cientos de pruebas, retorciéndolas cada vez, y todavía no lo hemos visto en absoluto «, dijo Darling.

Esta esponja sería una magnifica solución para las catástrofes ambientales que se producen todos los días. ‘Oleo Sponge’ se podría utilizar diariamente para limpiar los puertos, en los cuales tiende a acumularse el petróleo debido al tráfico marino, según John Hervey, ejecutivo de desarrollo comercial de Argonne.

Aquí os dejo un video en el que se muestra la capacidad que tiene esta esponja de absorber petróleo: Argonne News Brief: Oleo Sponge soaks up oil spills from water https://youtu.be/v0QySTVqOJ0

REFERENCIAS

Benavides, J.; Quintero, G.; Liliana, A.; Jaimes, D.; Gutiérrez, S.; García, J. (2006). “Bioremediación de suelos contaminados con hidrocarburos derivados del petróleo”. NOVA – PUBLICACIÓN CIENTÍFICA EN CIENCIAS BIOMÉDICAS. ISSN:1794-2470. vol.4.

Ramírez, B. (2002) “Lo que el ‘Prestige’ se llevó.” EL MUNDO. Disponible en: http://www.elmundo.es/especiales/2002/11/ecologia/prestige/relato.html [Último acceso: 18 May. 2017].

Lerner, L. (2017). Argonne invents reusable sponge that soaks up oil, could revolutionize oil spill and diesel cleanup. Argonne Nathional Laboratory. Disponible en: http://www.anl.gov/articles/argonne-invents-reusable-sponge-soaks-oil-could-revolutionize-oil-spill-and-diesel-cleanup [Última fecha de acceso: 18 May. 2017].