Así muere el bosque más grande del planeta | madrimasd / Los biomas-La Taiga

Algunos científicos argumentaban que una de las consecuencias “positivas” del calentamiento global era que los bosques colonizarían las partes más frías del planeta. Sin embargo, un estudio muestra ahora cómo la contaminación está opacando la atmósfera de las regiones árticas, impidiendo el paso de los rayos del Sol y frenando la fotosíntesis. Esto ha dado como resultado que miles de kilómetros cuadrados de bosque boreal ya hayan muerto. Además el cielo oscurecido impide que crezcan los refuerzos.

Podeis leer la noticia en: Así muere el bosque más grande del planeta | madrimasd

¿QUE SON LOS BIOMAS?

Los biomas o ecorregiones son tipos de vegetación que aparecen en climas particulares y que tienen asociada una fauna característica adaptada a esas condiciones ambientales (Lomolino et al., 2006). Se agrupan por su similitud climática/geológica, ecológica, paisajista y por poseer organismos con adaptaciones similares. Las especies de un mismo bioma en sitios muy alejados (continentes) no tienen por qué ser las mismas, ni siquiera emparentadas. Los biomas no coinciden con las Regiones.

Hay 12 tipos de biomas según Lomolino et al. (2006): (1)El desierto polar, (2) La tundra + tundra alpina, (3) La taiga, (4) El bosque templado o caduco, (5) Pluviselva templada, (6) Las estepas y praderas, (7) El bosque mediterráneo (esclerófilo), (8) El bosque subtropical perennifolio, (9) El desierto, (10) La sabana,(11) El bosque tropical estacional (bosque seco) y (12) La pluviselva tropical  o bosque tropical.

Distribución de los 12 tipos de bioma.

Es importante destacar que los biomas son las mayores unidades en las que puede clasificarse la vegetación global (y su fauna asociada). Además, distintas regiones del planeta con climas similares contienen los mismos biomas, pero no necesariamente los mismos taxones.

Dentro de cada bioma, podemos distinguir multitud de ecosistemas, que dependen de factores locales (altitud, exposición solar, suelos, cursos de agua,…)

LA TAIGA

Los bosques boreales, también conocidos como “La Taiga”, solo se encuentran en el Hemisferio Norte. En Norteamérica alcanza unos 1500 km de latitud y en Eurasia 2000 km (en Rusia). La palabra taiga significa “bosque pantanoso” en ruso.  Ocupa el 32% de la superficie forestal mundial y el 8% de la superficie terrestre, por lo que es el bioma más extenso (Sánchez, 2019).

Distribución de los bosques boreales.

Contribuyen de manera muy significativa a determinar el clima global de la tierra y el porcentaje de CO2 de la atmósfera y, como el resto de los bosques, tienen un valor incalculable para la biodiversidad. Además, constituyen el mayor depósito de carbono en forma orgánica viva en el planeta, almacenado principalmente en el suelo y la hojarasca (López-Colón & García, 2011).

Limites

La taiga límita con la tundra al norte, es la línea de bosque. Mientras que el limite sur se puede dar por un lado con los bosques templados caducifolios y por otro, con las estepas y praderas frías (en función de si estamos al E o al O de los continentes). Este último límite se localiza en los 50-60º de latitud (Sánchez, 2019).

Limites latitudinales del bosque boreal

El paso de tundra a taiga no es una línea perfecto, si no que encontramos el gradiente de tundra-taiga. Lo que ocurre es que desde las zonas de tundra vamos encontrando progresivamente zonas con pocos árboles (los cuales tendrán problemas de crecimiento: estarán retorcidos, con ramas muertas por la congelación) de pequeño tamaño, y poco a poco según nos movamos al sur habrá más densidad de árboles hasta llegar a las taigas (donde la densidad de árboles es muy alta). El espacio que hay entremedias de la tundra y la taiga se puede llamar de varias formas, una de ellas es la de tundras forestales.

Clima

Los inviernos son largos y severos, presentando 6 meses con temperaturas por debajo de los 0 °C y los veranos son cortos presentando desde 50 hasta 100 días sin heladas, períodos en donde la temperatura está entre los 10 y 19°C. Se caracteriza por un clima frio y humedo (Sánchez, 2019).

  • Precipitación anual media: 250-500 (800) mm principalmente en verano
  • Tª mínima de invierno: -10/-30 ºC (hasta -70°C)
  • Media del mes más cálido: > 10°C (máximas > 30°C)
  • Tª superior a 5ºC durante 4-5 meses al año

Vegetación

En general, hay grandes extensiones de bosques de coníferas ocasionalmente mezcladas con especies caducifolias, y salpicados de lagos y turberas. Son las áreas boscosas continuas más extensas del planeta. Son pobres en especies (dominan 5-10 especies de coníferas) y hay flora “joven” que recolonizó el norte desde el sur tras las glaciaciones.

Las diferentes Conífera en diferentes regiones son las de Escandinavia (Pinus sylvestris y Picea abies) y el Norte de Siberia (Larix, Pinus (varias especies, incluida el P. sylvestris)). Si nos vamos a la región Neártica, en Norteamérica (Picea, Larix, Abies, Pinus, Chamaecyparis, Tsuga). Estas coníferas se combinan con especies caducifolias. Las principales caducifolias son: Populus, Betula, Salix, Alnus y Fraxinus. Esto da lugar a bosques mixtos de hoja caduca. Los abedules suelen ser dominantes, dado que son capaces de estar en zonas encharcadas donde las coníferas se desarrollan muy mal.

En cuanto a las turberas, cubren hasta el 10% del terreno. En ellas encontramos muchas especies de muchos musgos (Sphagnum, etc.) cárices (Carex, Eriophorum), arbustos rastreros y herbáceas

Adaptaciones de la vegetación (Sanchez, 2019)

Necesitan adquirir resistencia al frío y al estrés hídrico (invernal), por lo que presentan las siguientes adaptaciones:

  • Forma cónica. Ramas descendentes para acumular menos nieve
  • Polinización anemófila. “Flores” agrupadas en conos
  • Hojas aciculares: con área foliar reducida, gruesas y cubiertas por ceras
  • Disminución punto de congelación (pérdida de agua y aumento de la concentración de solutos (azúcares)

Necesitan hacer un uso eficaz de los nutrientes, por lo que presentan adaptaciones como:

  • hoja perenne (hasta 7 años, excepto alerces, genero Larix, no son perennifolios)
  • menor requerimiento de nutrientes cada año
  • comienzo rápido de la fotosíntesis tras invierno

Fauna

Encontramos grandes herbívoros (alce, reno y ciervo), medianos (ardillas, castores, glotón americano), grandes carnívoros (oso y lobo), medianos (zorro, mustélidos, tejón, marta, comadreja, visón, etc.). En invierno acoge la fauna de tundra (búho nival, zorro ártico, oso polar, glotón) (Sánchez, 2019).

Al ser un ecosistema muy forestal hay una gran variedad de aves forestal, adaptadas a zonas cerradas (carpinteros, paseriformes, piquituerto, tetraonidae (faisanes, urogallo), cascanueces, etc.) con picos adaptados para abrir las piñas y comer las semillas.

Adaptaciones de la fauna (Sanchez 2019; Ibáñez, 2008).

La fauna se caracteriza por tener adaptaciones que permitan una resistencia al frío

  • Pelajes densos y gruesos de color invernal.
  • Grandes reservas de energía almacenada en forma de grasa
  • Procesos de hibernación y migraciones

REFERENCIAS

Ibáñez, J (2008). La Taiga. Madridmasd. Disponible en: https://www.madrimasd.org/blogs/universo/2008/09/15/100924 [Último acceso: 04 sep. 2020]

Lomolino, M.V., Riddle, B.R. y Brown, J.H. (2006). Biogeography. 3rd
edition. Sinauer Associates Inc., Massachusets, USA.

López-Colón, J., García, J. (2011). Los bosques boreales. Ecologistas en Acción. Disponible en: https://www.ecologistasenaccion.org/7015/los-bosques-boreales/ [Último acceso: 04 sep. 2020]

Sánchez, J. (2019) La taiga: 6 cuestiones fundamentales para entender su importancia. Ecosiglos. Disponible en: https://ecosiglos.com/taiga/ [Último acceso: 04 sep. 2020]

Incendio en El Valle del Jerte y comarca de La Vera

El jueves 27 de agosto, en torno a las 20:30 se inició el fuego en Collado de las Yeguas, en la localidad de Jerte y en plena Reserva Natural de la Garganta de Los Infiernos (Murillo, 2020).  Hoy, 29 de agosto, el incendio sigue avanzando sin control y ha subido a nivel 2 de peligrosidad. El fuego afecta a los términos municipales de Cabezuela del Valle, Aldeanueva de la Vera y Garganta la Olla. Una vez pasada la primera noche, ya se pudieron incorporar los medios aéreos, tanto del Infoex como de las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF) y de la UME (Redacción Nius, 2020).

Además, en la madrugada de este sábado se ha declarado un segundo incendio la localidad cacereña de Aldehuela en la comarca de Las Hurdes, ha llevado obligado ha evacuar a 120 personas (Redacción Hoy, 2020).

Imágenes donde se observa el humo del incendio el día 28 de agosto sobre las 20:30h desde Parrillas, Toledo | imagen por Mónica Gómez.

El Valle del Jerte

El Valle del Jerte es una comarca situada en Extremadura, en dirección nororiental y limitando con Ávila y Salamanca (norte), Plasencia (sur), Ambroz (oeste) y la Comarca de la Vera (este) (Chova, 2014).

Comarca El Valle del Jerte

Por este valle pasa el río Jerte, afluente del río Alagón, tributario a su vez del Tajo, aprovechando el accidente tectónico de la Falla de Plasencia. En este valle podemos encontrar el pico mzs alto de Extremadura, el Torreón del Calvitero, con 2.401 metros de altitud. Este pico se encuentra entre los montes de Tras la Sierra y la Sierra de Tormantos, sierras que superan los 1000 metros de altitud, en la parte más septentrional del Valle del Jerte.  Uno de los destinos clave que visitar en el Valle de Jerte es la Garganta de los Infiernos. En esta garganta esta la única Reserva Natural de la Red de Espacios Protegidos de Extremadura, declarada en 1.994. Esta reserva incluye casi todo el valle y la Sierra de Gredos (Chova, 2014).

Garganta de los Infiernos.

En cuanto a la flora que se puede observar en el Valle del Jerte encontramos encinas, alcornoques, bosques de roble melojo, brezo, retama, majuelo, escoba o cantueso, en las zonas mas bajas. Al aumentar en altitud, encontramos los bosques melosos que conviven con el fresno, quejido o madroño, la nueza blanca y la negra, helecho, madreselva, robledales e hiedra. Una vez superado los 1.000 metros empiezan a aparecer los matorrales y piornales, y un poco más arriba los pastizales hasta encontrar los musgos y líquenes en la cumbre de las montañas. En el Valle del Jerte también destaca alguna especie de tejo, ya que se encuentran en peligro de extinción (Chova, 2014).   Estos cambios de flora según aumenta la altitud es consecuencia de los “pisos bioclimáticos”.  Al aumentar la altitud, el clima (temperatura y precipitación) van cambiando y como consecuencia la flora en función de los requerimientos ecológicos de cada especie.  

Algo característico de este valle es la floración de los cerezos. Merece la pena verlo, es precioso. Yo aun me acuerdo de ver todo el suelo blanco, como si fuese nieve, cuando iba de pequeña con mis padres.  La floración de los cerezos se produce la última semana de marzo y la primera de abril, suele durar unos 10/15 días. Si os interesa verlo María Chova (2014) habla de posibles rutas para verlo.

Respecto a la fauna del Valle, existe una gran diversidad. Entre las aves destacan el halcón abejero, azor, gavilán, águila calzada, trepador azul, pico picapinos, pechiazul, collalba gris, acentor alpino, etc. Entre los mamíferos encontramos la cabra montesa, la ratilla nival, la nutria o el desmán de los Pirineos (Chova, 2014).

REFERENCIAS

Chova, M. (2014). Valle del Jerte: la floración de los cerezos y más | Ciencia y biología. Disponible en: https://cienciaybiologia.com/valle-del-jerte-la-floracion-de-los-cerezos-y-mas/ [Último acceso: 29 Ago. 2020]

Murillo, A (2020). Avanza sin control el incendio que afecta al Jerte y La Vera | Hoy.es Disponible en: https://www.hoy.es/prov-caceres/infoex-trabaja-extincion-20200827221225-nt.html [Último acceso: 29 Ago. 2020]

Redacción Hoy. (2020). Un incendio declarado de madrugada obliga a evacuar a 120 personas de dos pedanías de Las Hurdess | Hoy.es. Disponible en:  https://www.hoy.es/prov-caceres/incendio-declarado-madrugada-20200829090107-nt.html [Último acceso: 29 Ago. 2020]

Redacción Nius. (2020). El incendio del Valle del Jerte sigue activo y en nivel dos de peligrosidad | Nuisdiario.es. Disponible en: https://www.niusdiario.es/sociedad/sucesos/incendio-valle-jerte-activo-nivel-2-peligrosidad_18_3002745032.html [Último acceso: 29 Ago. 2020]

“Los alimentos ultraprocesados alteran la flora intestinal que nos ayuda a estar sanos” | The Conversation

En los últimos años los alimentos ultraprocesados han ocupado cada vez más espacio en nuestras despensas. Esto ha tenido un impacto importante en la microbiota que habita en nuestro sistema digestivo. Estos productos suponen una pérdida de la matriz propia de los alimentos que los forman, perjudicando a los microorganismos que se alimentan de dicha matriz.

En este artículo de The Conversation se explica de forma extensa qué es la matriz de los alimentos, cómo los ultraprocesados la pierden y cómo afecta esto a la microbiota.

Puedes leer el artículo completo aquí: https://cutt.ly/8d2bcjd

Fuente de la imagen: https://cutt.ly/Nd2b2kd

Cenotes: paraísos en peligro

Los cenotes constituyen una abertura al exterior de una compleja red fluvial subterránea en la que se puede mezclar agua dulce y salada, incluso cuando estos se sitúan a kilómetros de la costa. En cuanto a su formación, son el resultado del colapso de las cavernas y cuevas generadas por la disolución de la roca caliza (relieve kárstico). En México, la mayoría se concentran en la península del Yucatán, ya que esta zona cuenta con plataformas calizas que filtran con facilidad el agua procedente de la lluvia, la cual desciende hasta el manto freático formando acuíferos.  Existen también en Australia y en las Bahamas, pero son conocidos como blue holes (agujeros azules) (www.ramsar.org).

Cenote es un término que sólo se utiliza en México y proviene de la palabra maya “dzonot” que significa “abismo”. Para la cultura maya, los cenotes eran considerados fuentes de vida pues proporcionaban el líquido vital, el agua; constituían una entrada hacia otro mundo y eran centro de comunión con los dioses. Algunos cenotes poseen restos arqueológicos, por lo que los investigadores creen que han sido lugar de culto y rituales para civilizaciones como los mayas (www.gob.mx).

Estas masas de agua son especialmente vulnerables a la contaminación antropogénica, la cual puede ser de origen agrícola y ganadera (en su mayoría plaguicidas), industrial, hospitalaria y fecal. Se ha detectado la presencia de plaguicidas organoclorados (clordano, aldrín, dicloro difenil tricloroetano o DDTs, endosulfán y hexaclorociclohexanos o HCH), medicamentos, metales pesados…Muchos de estos compuestos actúan como disruptores endocrinos. También se ha encontrado cafeína, cocaína, naproxen e ibuprofeno (ambos medicamentos), nonilfenol…; además del DDT, HCH, endosulfan y el clordano que también pueden actuar alterando la función hormonal. Esto pone en riesgo la calidad del agua y, por ende, la salud de los organismos de vida silvestre y del ser humano debido a la exposición a estos compuestos, ya que los cenotes constituyen una importante fuente de agua dulce para las poblaciones cercanas. Unas buenas prácticas contribuirán al uso sostenible del agua y la preservación del ecosistema (Rendón, 2016).

La fauna y flora de los cenotes se ha desarrollado conforme a unas características concretas: ausencia/presencia de luz, profundidad de la haloclina (interfase entre el agua salada y dulce) o ausencia de ella, tipo de roca y suelo, subida/bajada del nivel de agua, etc; y se ven altamente perjudicadas por el turismo y la contaminación.

Las especies que habitan en la columna de agua (fitoplancton) varían estacionalmente debido a la escorrentía en las estaciones lluviosas que vierte nutrientes y produce que las aguas de los cenotes puedan observarse verdes, azules, cafés o transparentes, dependiendo de la época del año. Existe también vegetación flotante y sumergida, microalgas, dinoflagelados, invertebrados microscópicos, esponjas, bivalvos y gasterópodos, algunos peces marinos y peces ciegos (estos últimos en peligro de extinción). La fauna acuática es un buen indicador de las condiciones ambientales del cenote ya que por sus características de aislamiento, las especies, particularmente las habitantes de las cavernas, han desarrollado adaptaciones específicas para las condiciones en las que viven, pudiendo ser sensibles al deterioro del ecosistema (Medina-González, 2016).

Estos paraísos naturales son especialmente sensibles a los desechos generados por la actividad humana, por lo que debemos dotarlos de un marco legislativo así como concienciar a la población, con el objetivo de protegerlos y preservar su fauna y flora únicas.

Bibliografía:

Gobierno de México. Tzukán, la serpiente protectora de cenotes. Recuperado el 1 de abril de 2017 de https://www.gob.mx/conagua/articulos/tzukan-la-serpiente-protectora-de-cenotes?idiom=es

Medina-González, Roger M. (2016). Aspectos biológicos de los cenotes de Yucatán.

Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Yucatán. Recuperado el 1 de abril de 2017 de http://www.seduma.yucatan.gob.mx/cenotes-grutas/documentos/BiologiaCenotes.pdf

Rendón, J. (2016). Contaminación de cenotes con plaguicidas en la Península de Yucatán. Instituto EPOMEX, Universidad Autónoma de Campeche. Recuperado el 1 de abril de 2017 de http://www.greenpeace.org/mexico/Global/mexico/Docs/2016/oceanos/Informe-cenotes-GP_final.pdf

Sitios RAMSAR en México. Recuperado el 1 de abril de 2017 de http://archive.ramsar.org/cda/en/ramsar-documents-list-anno-mexico/main/ramsar/1-31-218%5E16517_4000_0__