¿Qué efectos tienen las vacunas de RNA anti-COVID sobre las enfermedades autoinmunes, la fertilidad y el riesgo de aborto?

Recientemente me ha llegado un vídeo de una bióloga con una serie de explicaciones técnicas de cómo las vacunas de RNA anti-COVID podrían causar graves enfermedades autoinmunes, especialmente sobre los órganos reproductivos y la placenta del embrión. Según parece, las responsables de estos nefastos efectos para la biología son unas proteínas denominadas sincitinas. El vídeo se titula “El ARN mensajero y las sincitinas, proteínas retrovirales humanas.” Voy a omitir el enlace para evitar darle publicidad, pero podéis buscarlo en Internet si queréis verlo.

Lo vi con atención porque me lo enviaba un antiguo alumno del grado de Biología y parecía bastante preocupado por la verosimilitud de una narración con tantos detalles técnicos, muchos reservados para iniciados en técnicas de biología celular y molecular.

En cuanto empecé a ver el vídeo me di cuenta de que esta persona, a pesar de estar familiarizada con cierto lenguaje técnico, cometía errores garrafales. Los profesores, de corregir un examen tras otro, tenemos cierta facilidad (o el colmillo retorcido), para detectar cuándo un lenguaje rimbombante esconde ignorancia. Sin embargo, día a día, me doy cuenta de que mis propios alumnos tienen dificultades para discriminar un uso correcto de la terminología, de un uso fraudulento. Probablemente porque los errores están en pequeños detalles de concepto que, aunque aparentemente minúsculos, cambian radicalmente las implicaciones lógicas.

Así que, en este artículo, voy a poner algunos ejemplos que evidencian que la persona que ha elaborado ese vídeo no aprobaría mi asignatura de Biología de primero de carrera, y probablemente tampoco una Biología de Bachillerato (Tabla 1).

Tabla 1: Algunos errores que indican que la información es un fraude pseudocientífico en el vídeo “El ARN mensajero y las sincitinas, proteínas retrovirales humanas.”

ErrorRazón
Primera diapositiva
Las moléculas de ARN son fragmentos de código genético en los que hay escritos mensajesLas moléculas de ARN son transcritos (un tipo de copia) de fragmentos de la secuencia genética con diversas funciones.

El código genético es el “lenguaje” (idioma) de la información genética, no debe confundirse con la “secuencia” genética que contiene la información en nuestras células.
(Esto se enseña en la ESO)
El transcriptoma humano es un sistema de señalizaciónEl trasncriptoma humano es el conjunto de moléculas de RNA y su función principal es la síntesis de proteínas, no la señalización.

Como sistemas de señalización biológica se entienden los segundos mensajeros intracelulares y los mediadores autocrinos, paracrinos y endocrinos, no el transcriptoma.
(Esto se enseña en Biología de Bachillerato)
“presunta enfermedad COVID”La COVID-19 es una enfermedad con una clínica, etiología y epidemiología constatada por cientos de miles de médicos y científicos y así reconocida por las instituciones sanitarias nacionales e internacionales. Tildarla de “presunta” demuestra desconocimiento de la realidad científica y médica.
(Esto lo saben los médicos de cualquier Centro de Salud u Hospital, así como los ciudadanos que escuchan a los sanitarios a los que confían su salud)
“proteína S de la espícula del virus SARS Cov 2”No tiene lógica poner en duda la enfermedad COVID-19 y darle credibilidad a la existencia del virus que la causa y le da nombre. Es incoherente, irracional.
Diapositiva 2
La proteína S de SARS es una proteína de fusiónEl SARS es otra enfermedad diferente causada por el coronavirus SARS-Cov-1, mucho más mortal que la COVID-19.
La proteína S de la espícula del virus SARS-Cov-2 no es una proteína de fusión, ya que es natural. Las proteínas de fusión son las que se generan en el laboratorio al juntar dos genes que en la naturaleza están separados.
“La teoría oficial es que…”No hay ninguna “teoría oficial”, sino evidencias empíricas contrastadas y públicas a partir de decenas de miles de animales y personas de que la vacuna previene la COVID-19, sus perjuicios y secuelas, manteniendo la salud.
“Este argumento ha convencido a mucha gente”Proponer que un argumento extraordinariamente técnico-científico de gran profundidad ha sido validado por “gente” en vez de “científicos expertos” es una manipulación sutil, casi subliminal, para decirle al espectador que la medicina “oficial” está liderada por gente común inexperta. Nos denigra a los científicos profesionales para generar credibilidad sobre la autora como “experta escéptica”.
Diapositiva 3
“Lo que no te cuentan es que nuestro genoma está compuesto por virus”Sería deshonesto contarte eso porque es mentira.

En el genoma de los seres vivos se encuentran secuencias de antiguos virus en pequeñas cantidades estimadas en menos del 10% de todo el material genético. En algunos casos estas secuencias han sido “domesticadas”, es decir, cambiadas para desempeñar algunas funciones importantes en la defensa contra nuevos virus.

No voy a seguir aburriéndote porque el resto del vídeo es similar. Se mencionan estudios científicos reales a los que se les da credibilidad para después sacar conclusiones aberrantes e ilógicas. Si la comunidad médico-científica, compuesta por cientos de miles de expertos que han elaborado esos estudios, no solo no está preocupada por los efectos adversos de la vacuna, sino que estaremos los primeros en la cola cuando nos toque vacunarnos ¿Por qué creer a una “bióloga” que no entiende lo que aprendió en la secundaria y la Universidad?

En fin, lo que yo os recomiendo es que, ante este tipo de informaciones preguntéis a vuestros profesores de la escuela, el instituto o la universidad. Y si no, a vuestros médicos o a las instituciones sanitarias oficiales. Aquellos que estamos vinculados a una entidad pública estamos obligados a ser honestos porque estamos sometidos continuamente a supervisión y evaluación dado que cobramos sueldos financiados con vuestros impuestos. Desconfiad de los “expertos independientes” porque suelen esconder intereses ocultos muy poco filantrópicos.

También podéis recurrir a ciertas iniciativas periodísticas que se han especializado en denunciar los bulos y explicar cuáles son los intereses poco éticos que hay detrás. Es el caso de Newtral o Maldita Ciencia. A continuación os dejo un enlace donde se explica un poco más de este bulo en concreto.

Origen: No hay evidencias de que la vacuna de Pfizer provoque infertilidad