¿Qué hay en el humo de los incendios forestales y por qué es tan malo para los pulmones? | The Conversation

Los componentes del humo de un incendio forestal dependen de: qué se esta quemando (pasto, matorrales o árboles),  la temperatura ( ¿está ardiendo o simplemente humeando? ) y la distancia entre la persona que respira el humo y el fuego que lo produce.

Además las partículas grandes, como las que la mayoría de la gente considera cenizas, no suelen viajar tan lejos del fuego, pero las partículas pequeñas o aerosoles pueden viajar a través de los continentes.

El humo de los incendios forestales contiene miles de compuestos individuales incluyendo: monóxido de carbono, compuestos orgánicos volátiles (COV), dióxido de carbono, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno. 

Puedes leer la noticia entera en el siguiente enlace: https://cutt.ly/QfzChYV

Además puedes leer los siguientes artículos de Ecotoxsan relacionados con los incendios forestales;

Incendio en El Valle del Jerte y comarca de La Vera

El jueves 27 de agosto, en torno a las 20:30 se inició el fuego en Collado de las Yeguas, en la localidad de Jerte y en plena Reserva Natural de la Garganta de Los Infiernos (Murillo, 2020).  Hoy, 29 de agosto, el incendio sigue avanzando sin control y ha subido a nivel 2 de peligrosidad. El fuego afecta a los términos municipales de Cabezuela del Valle, Aldeanueva de la Vera y Garganta la Olla. Una vez pasada la primera noche, ya se pudieron incorporar los medios aéreos, tanto del Infoex como de las Brigadas de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF) y de la UME (Redacción Nius, 2020).

Además, en la madrugada de este sábado se ha declarado un segundo incendio la localidad cacereña de Aldehuela en la comarca de Las Hurdes, ha llevado obligado ha evacuar a 120 personas (Redacción Hoy, 2020).

Imágenes donde se observa el humo del incendio el día 28 de agosto sobre las 20:30h desde Parrillas, Toledo | imagen por Mónica Gómez.

El Valle del Jerte

El Valle del Jerte es una comarca situada en Extremadura, en dirección nororiental y limitando con Ávila y Salamanca (norte), Plasencia (sur), Ambroz (oeste) y la Comarca de la Vera (este) (Chova, 2014).

Comarca El Valle del Jerte

Por este valle pasa el río Jerte, afluente del río Alagón, tributario a su vez del Tajo, aprovechando el accidente tectónico de la Falla de Plasencia. En este valle podemos encontrar el pico mzs alto de Extremadura, el Torreón del Calvitero, con 2.401 metros de altitud. Este pico se encuentra entre los montes de Tras la Sierra y la Sierra de Tormantos, sierras que superan los 1000 metros de altitud, en la parte más septentrional del Valle del Jerte.  Uno de los destinos clave que visitar en el Valle de Jerte es la Garganta de los Infiernos. En esta garganta esta la única Reserva Natural de la Red de Espacios Protegidos de Extremadura, declarada en 1.994. Esta reserva incluye casi todo el valle y la Sierra de Gredos (Chova, 2014).

Garganta de los Infiernos.

En cuanto a la flora que se puede observar en el Valle del Jerte encontramos encinas, alcornoques, bosques de roble melojo, brezo, retama, majuelo, escoba o cantueso, en las zonas mas bajas. Al aumentar en altitud, encontramos los bosques melosos que conviven con el fresno, quejido o madroño, la nueza blanca y la negra, helecho, madreselva, robledales e hiedra. Una vez superado los 1.000 metros empiezan a aparecer los matorrales y piornales, y un poco más arriba los pastizales hasta encontrar los musgos y líquenes en la cumbre de las montañas. En el Valle del Jerte también destaca alguna especie de tejo, ya que se encuentran en peligro de extinción (Chova, 2014).   Estos cambios de flora según aumenta la altitud es consecuencia de los “pisos bioclimáticos”.  Al aumentar la altitud, el clima (temperatura y precipitación) van cambiando y como consecuencia la flora en función de los requerimientos ecológicos de cada especie.  

Algo característico de este valle es la floración de los cerezos. Merece la pena verlo, es precioso. Yo aun me acuerdo de ver todo el suelo blanco, como si fuese nieve, cuando iba de pequeña con mis padres.  La floración de los cerezos se produce la última semana de marzo y la primera de abril, suele durar unos 10/15 días. Si os interesa verlo María Chova (2014) habla de posibles rutas para verlo.

Respecto a la fauna del Valle, existe una gran diversidad. Entre las aves destacan el halcón abejero, azor, gavilán, águila calzada, trepador azul, pico picapinos, pechiazul, collalba gris, acentor alpino, etc. Entre los mamíferos encontramos la cabra montesa, la ratilla nival, la nutria o el desmán de los Pirineos (Chova, 2014).

REFERENCIAS

Chova, M. (2014). Valle del Jerte: la floración de los cerezos y más | Ciencia y biología. Disponible en: https://cienciaybiologia.com/valle-del-jerte-la-floracion-de-los-cerezos-y-mas/ [Último acceso: 29 Ago. 2020]

Murillo, A (2020). Avanza sin control el incendio que afecta al Jerte y La Vera | Hoy.es Disponible en: https://www.hoy.es/prov-caceres/infoex-trabaja-extincion-20200827221225-nt.html [Último acceso: 29 Ago. 2020]

Redacción Hoy. (2020). Un incendio declarado de madrugada obliga a evacuar a 120 personas de dos pedanías de Las Hurdess | Hoy.es. Disponible en:  https://www.hoy.es/prov-caceres/incendio-declarado-madrugada-20200829090107-nt.html [Último acceso: 29 Ago. 2020]

Redacción Nius. (2020). El incendio del Valle del Jerte sigue activo y en nivel dos de peligrosidad | Nuisdiario.es. Disponible en: https://www.niusdiario.es/sociedad/sucesos/incendio-valle-jerte-activo-nivel-2-peligrosidad_18_3002745032.html [Último acceso: 29 Ago. 2020]

Aclarando algunas cuestiones sobre el incendio de Seseña

Es posible que a raíz del incendio en el vertedero de neumáticos de Seseña originado la madrugada del 13 de mayo hayan surgido dudas tales como: ¿Qué sustancias se liberan a la atmósfera en ese proceso de combustión? ¿Qué riesgos suponen esas sustancias para la salud? ¿Y para el medio ambiente? Desafortunadamente no es el primer incidente de este tipo, pero al menos tenemos la suerte de contar con estudios científicos que nos ayudan a dar luz a las cuestiones planteadas previamente:

En el verano de 2012 se produjo un incendio de 1.3 millones de neumáticos en Iowa (Estados Unidos), durante el cual investigadores de la Universidad de esta misma ciudad llevaron a cabo una serie de mediciones in situ para caracterizar las emisiones de gases y partículas. Encontraron concentraciones significativas de monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (CO2), dióxido de azufre (SO2), hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs o PAHs en inglés) y partículas finas (PM2.5, menores a 2,5 micrómetros) con alto poder de penetración en las vías respiratorias. Otro estudio llevado a cabo por el mismo equipo de investigación cuantificó el impacto del incendio sobre la calidad del aire, propuso un Índice de Calidad para su uso en otros incendios y caracterizó los riesgos asociados a estos contaminantes. Los autores además dieron una serie de recomendaciones para responder a posibles futuros incidentes comparables, sin embargo, pusieron de relieve el grado de variabilidad en los mismos debido, por ejemplo, a las condiciones meteorológicas.

Se sabe que muchas de estas sustancias son tóxicas (como el caso del CO), pueden causar problemas respiratorios (PM2.5), cáncer y/o mutaciones (PM2.5, HAPs). Además, los riesgos para la salud son superiores cuanto mayor sea la proximidad a la fuente de emisión y menor el grado de dispersión, y por tanto más elevada sea la concentración de los contaminantes. Esto depende, a su vez, de la dinámica de la atmósfera ya que en caso de estabilidad atmosférica (anticiclón), la escasez de viento dificulta que los contaminantes se dispersen, lo cual conlleva impactos sobre la salud más graves en poblaciones sensibles como los niños, ancianos y personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares. Además, con la ayuda de las precipitaciones, estas sustancias podrían llegar a contaminar cultivos e incluso aguas subterráneas. Otros problemas a tener en cuenta son aquellos derivados de la evolución de estos contaminantes en la atmósfera, ya que algunos de ellos como el CO2 o el SO2 pueden transformarse químicamente en otros compuestos que contribuyen a procesos de mayor escala como el incremento del efecto invernadero o la lluvia ácida.

Como podréis observar, el incendio del vertedero de neumáticos de Seseña implica no sólo pérdidas económicas considerables, sino también riesgos importantes para la salud y el medio ambiente. Es importante señalar que estudios como los anteriormente citados proporcionan información valiosa por su mayor aproximación a la realidad que otros basados en experimentos de laboratorio, así como por su contribución a la mejora de técnicas de monitorización y modelización de la dispersión de estos contaminantes y de la evaluación de riesgos para la salud pública.

Fuente: