La intensa iluminación pública aún no alumbra nuestros sotanos

La contaminación en el mundo es un tema de interés general que cada vez está más presente en los medios de comunicación, y con estos difundiendo los nuevos datos y estudios sobre ello nos ayudan a informar a la población sobre este fenómeno tan interesante y a la vez que perjudicial.

Comencemos definiendo lo que es la contaminación, que según la RAE se define como “acción y efecto de contaminar” pero quizás esta definición no pueda hacernos comprender bien lo que es, así que podríamos decir que la contaminación es la presencia en el ambiente de cualquier agente químico, físico o biológico que provoca unos efectos nocivos en la salud animal y/o vegetal. De esta forma podemos diferenciar varios tipos: la contaminación del aire por partículas en suspensión; la acústica por el ruido de vehículos en las calles; y la contaminación lumínica, que como no se ve parece que no cuenta, pero también afecta a la vida de los seres vivos, y veremos cómo afecta a la salud humana (http://www.vidasostenible.org).

Los humanos llevamos miles de años conviviendo con el día y la noche en un ciclo eterno e inamovible, cosa que en los últimos siglos, especialmente desde la implantación en la vida cotidiana de la iluminación eléctrica gracias a la bombilla, se ha empezado a modificar llegando al punto de hacer día la noche, lo que sin duda ha provocado cambios en nuestros hábitos y estos en nuestra salud. Está claro que la contaminación lumínica se presenta a modo de emisión hacia el cielo de luz (skyglow), deslumbramientos y como intrusión de la luz en áreas privadas (www.iluminet.com).

Aunque la luz artificial no llega a afectarnos directamente dado que estamos expuestos a ella cíclicamente y tiene muy poco poder como para producirnos mutaciones en el ADN o dañar nuestras células, indirectamente afecta a nuestra vida de muchas formas.

Para iluminar las ciudades necesitamos energía que se habrá generado emitiendo al aire agentes contaminantes que nos dañan la salud de diversas maneras. La luz emitida hacia el cielo interacciona con las partículas en suspensión desviándola en todas direcciones haciendo visible el famoso halo que suele cubrir a las grandes ciudades. Esto ilumina el cielo lo que llega a confundir a muchos animales de vida nocturna, alterando sus ciclos naturales, haciendo que por ejemplo, algunos insectos aparezcan en momentos inadecuados logrando interaccionar con nosotros, cuando en una situación normal nunca los veríamos. La intrusión de luz en nuestros hogares provoca que por la noche se vean alterados los ciclos del sueño derivando en problemas de salud; además parece existir una relación aún por demostrar entre el uso de bombilla de vapor de mercurio (luz Blanca) con un incremento de la agresividad (Alduncin et al., 2005).

Por último, trataremos los casos de deslumbramiento que se producen cuando los ojos son iluminados directamente provocando una ceguera que puede ser momentánea o persistir un tiempo según la condición de cada persona; sin embargo lo más preocupante es cuando esto se produce al volante ya que podría darse una situación muy peligrosa (astrogea.org).

La solución para estos problemas sería el uso de energías renovables, reduciendo así la contaminación emitida al aire en su producción. También sería beneficioso la reubicación de los focos luminosos para minimizar la intrusión luminosa, aunque un método muy eficaz para evitar accidentes sería adaptar las luces a la fisiología del ojo humano pues disponemos de células en estos órganos llamados bastones que están especializadas en la visión nocturna y que son más sensibles a la luz azul que los conos. Por tanto, emplear luces con un tono azul en las carreteras haría que necesitáramos menos farolas y no nos deslumbráramos tan fácilmente evitando accidentes que dañan nuestra salud.

 

Referencias bibliográficas:

Alducin Garrido, J. A., Del Pozo Gil, R., Mendiola Egaña, R., et al. LA CONTAMINACION LUMINICA . DYNA, Diciembre 2005, Vol. 80, no. 9, p.11-15.

Desconocido. Efectos de la contaminación lumínica. Vida sostenible (2007). Disponible en: http://www.vidasostenible.org/informes/efectos-de-la-contaminacion-luminica/ (rev: 17/03/2017).

Horts Font, P. ¿Quién nos ha robado la vía láctea? El problema de la contaminación lumínica. Disponible en: http://astrogea.org/celfosc/contaminacio_luminica.htm (rev: 17/03/2017).

Malón Giménes, S. Plan de acción para la adecuación del alumbrado público exterior en Aras de los Olmos (Valencia), bajo criterios Starlight. Mayo (2005).

Silva, A. (2011). Efectos de la contaminacion lumínica. Iluminet. Disponible en: http://www.iluminet.com/efectos-de-la-contaminacion-luminica/ (rev: 17/03/2017).

¿CONSEGUIRÁ LA NUEVA TECNOLOGÍA LI-FI SUPLANTAR AL WI-FI?

¿Te imaginas poder transmitir datos de forma bidireccional simplemente mediante luz LED? ¡Y de una forma mucho más sostenible!

Li-Fi (light fidelity) es una nueva forma de comunicación inalámbrica que actúa a través de la luz.

Harald Haas, ingeniero de la Universidad de Edimburgo y reconocido inventor de la tecnología Li-Fi, asegura que las ondas electromagnéticas, en concreto las de radio que son las que usamos hoy en día para transmitir datos inalámbricos, tienen un espectro muy limitado, con las consecuencias que conlleva: pueden ser interceptadas, tienen un coste elevado, son escasas y las antenas de transmisión celular consumen una gran cantidad de energía consiguiendo solo un 5% de eficiencia. Por ello, en una de sus charlas TED que ofreció en 2011, explica su nueva propuesta.

“Lo único que tenemos que hacer es sustituir las bombillas incandescentes y fluorescentes por focos LED”, afirma el experto. Una de sus principales propiedades es que es capaz de modificar su intensidad y ser encendida y apagada de forma muy rápida, lo que genera un flujo de datos sencillos cada vez que presionamos el interruptor. Esta propiedad básica va a ser la base de su tecnología, denominada SIM OFDM.

Dicha técnica se fundamenta en la idea de no solo generar un flujo de datos, sino transmitir miles de flujos de datos en paralelo a velocidades aún más altas. De esta manera, el foco LED estaría parpadeando de una manera continua, pero imperceptible para el ojo humano.

Para poner en marcha este sistema, se necesita instalar un transceptor, dispositivo que realiza funciones tanto de envío como de recepción de señales, en nuestro aparato (ordenador portátil, tablet…), debiendo quedar dentro del campo de cobertura del foco led, al que se le conecta esta nueva tecnología de procesamiento de señales.

En cuanto a las desventajas que ofrece el Li-Fi respecto al Wi-Fi, cabe destacar: no funciona bajo luz solar directa, el alcance es más limitado y no atraviesa paredes, no funciona con la luz apagada (aunque se puede disminuir a una intensidad en la que simule estar apagada y aun así transmite datos) y solo funciona con aquellos dispositivos que posean un receptor capaz de descodificar la señal luminosa.

Por el contrario, las ventajas que propone en relación al Wi-Fi son: la capacidad, pues contamos con 10.000 veces más de led instalados en infraestructuras y, como ya sabemos, cualquier bombilla puede convertirse en un punto de acceso a internet con un simple emisor Li-Fi; la eficiencia, ya que son datos emitidos por iluminación y, además, los focos LED se caracterizan por tener una larga duración y un bajo consumo de energía, lo que significa una mejora en el impacto medioambiental; la disponibilidad, ¡fijaos, por todos lados hay luces!; y luego está la seguridad, puesto que solo hay datos donde hay luz, la luz no atraviesa paredes y nosotros mismos podemos controlar hacia donde queremos que vayan nuestros datos. A todo esto, cabe añadir que el Li-Fi es mucho más económico y rápido, carece de cables y no produce interferencias con otros sistemas.

Para terminar, muchos expertos desechan el planteamiento de que el Li-Fi sustituya al Wi-Fi, ya que defienden la idea de que coexistan ambas tecnologías, consiguiendo así conexiones más eficientes y seguras.

Quién sabe, concluye Harald Haas en su charla TED, “en el futuro, quizás no tengamos 14.000 millones de focos incandescentes, sino que quizás sean 14.000 millones de Li-Fis instalados en todo el mundo; por un futuro más limpio, más ecológico e incluso más brillante”.

 

Referencias bibliográficas:

Haas, H (2011): “Harald Hass: Datos inalámbricos en cada foco incandescente” TEDGlobal . Disponible en  http://www.ted.com/talks/harald_haas_wireless_data_from_every_light_bulb?language=es

Reina, E (2016): “La conexión 100 veces más rápida que el WiFi, disponible en México”. Periódico electrónico El País. Disponible en: http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2016/01/22/actualidad/1453477634_490431.html

Tejo, M (2016): “LIFI: un avance significativo en la transmisión de datos”. Disponible en http://powernet.es/web/blog/lifi-un-avance-significativo-en-la-transmision-de-datos/

Valera, Y (2015): “Ventajas y desventajas de la nueva la conexión inalámbrica a internet Li-Fi (+Video)”. Disponible en http://www.radiomundial.com.ve/article/ventajas-y-desventajas-de-la-nueva-la-conexi%C3%B3n-inal%C3%A1mbrica-internet-li-fi-video

Velasco, J.J (2014): “Li-Fi: cuando las luces LED se convierten en banda ancha de datos”. Disponible en http://www.eldiario.es/turing/Li-Fi-velocidades-Gigabit-luminarias-LED_0_324068179.html