El serio problema de la contaminación tóxica producida por las colillas de cigarrillos

Las colillas de los cigarrillos constituyen un tipo de contaminación marina generalizada, tóxica y recalcitrante que requiere una atención urgente de fabricantes, fumadores, autoridades y público general para evitar su ingestión por la biota y la contaminación del agua por sus lixiviados.

Maria Christina B. Araújo, Monica F. Costa,
A CRITICAL REVIEW OF THE ISSUE OF CIGARETTE BUTT POLLUTION IN COASTAL ENVIRONMENTS,
Environmental Research,
2019,
ISSN 0013-9351,
https://doi.org/10.1016/j.envres.2019.02.005.
(http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0013935119300787)

¿Nos valoran a las mujeres el mismo mérito menos que a los hombres?

Una de las mayores discusiones sobre las medidas para lograr una igualdad efectiva de mujeres y hombres en nuestra sociedad es la discriminación positiva. Por ejemplo, reservar un cupo para mujeres en procedimientos selectivos u obligar por ley a la paridad en comités o consejos directivos. Muchas mujeres y hombres rechazan esta posibilidad con el argumento principal que en los procedimientos competitivos debe primarse al mejor candidato por mérito y capacidad independientemente de si es hombre o mujer. El problema vendría si, a igual mérito objetivo, la valoración es menor para una mujer que para un hombre. Pero ¿Esto ocurre realmente? ¿Los evaluadores se dejan influenciar por el nombre o la foto del CV? ¿Es real el sesgo de género?

Si queréis saber lo que el método científico viene desvelando en los últimos años, podéis leer este artículo: Sesgo en la evaluación y en el reconocimiento de méritos

DOCTORADO INDUSTRIAL: OFERTA

Se requiere candidato/a para la realización de una tesis doctoral en el marco del programa de formación de doctores en empresas: “Doctorados Industriales”, subvencionado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. El título del proyecto es: “Caracterización de biolixiviados procedentes de centros de tratamiento de residuos sólidos (CTR) y su uso como fertilizantes naturales”.

Los interesados deben cumplir los siguientes requisitos:

1.- Ser graduados en Biología o CC. Biológicas con la realización completa de un máster, a ser posible (pero no indispensable) en temas relacionados con el propuesto.

2.- Estar matriculado o ser admitido (requisito no limitante) en el programa de doctorado: “Técnicas de conservación de la diversidad y ecología” del Departamento de Biología y Geología, Física y Química Inorgánica, para el curso académico 2019-2020.

Las condiciones que se ofrecen son:

Contrato de formación de la empresa CTA (Consultoría de Técnicas Ambientales) para la realización de la tesis doctoral en la Universidad Rey Juan Carlos-CTA. Se prevé un periodo de tres años con extensión de un año.

Los interesados enviar CV a M. Carmen Molina carmen.molina@urjc.es antes del tres de febrero 2019.

La transferencia de conocimiento a través de blogs de divulgación

Recientemente ha acabado el periodo de solicitud de una nueva manera de evaluar la labor y el impacto que científicos, investigadores y profesores de universidad tenemos en la sociedad: la transferencia de conocimiento. La investigación científico-técnica es bastante fácil de evaluar gracias al consolidado sistema de publicaciones revisadas por pares, si bien tiene sus puntos flacos. Pero este conocimiento es altamente especializado y no trasciende directamente a la sociedad, es necesario un largo proceso en el que los datos son convertidos en conocimiento o tecnología aplicable y “disfutable” por nuestros con-ciudadanos. Los investigadores y  profesores también solemos implicarnos en esas actividades menos elitistas y mucho más mundanas, pero que hacen que nuestro trabajo cobre relevancia para colegas, administraciones, medios de comunicación, organizaciones sociales, público general, etc. Hasta el momento lo hacíamos por pura vocación, ya que no eran reconocidos como méritos de suficiente nivel académico-científico. El gobierno actual ha lanzado un proyecto piloto para valorar cuánta transferencia de conocimiento a la sociedad real hacemos. De esa manera se podrá cuantificar el impacto en la economía y el bienestar social de los fondos invertidos en nuestro trabajo.

En este contexto yo preparé un informe sobre un blog que creé y administré para difundir mi investigación. Quería objetivar el impacto de aquella actividad como transferencia del conocimiento que generamos con nuestra investigación y lo que me encontré me ha dejado impresionada. En aquel blog no  solo divulgué investigaciones sobre la presencia de fármacos y drogas en aguas fluviales y de grifo, o sobre ecotoxicología de micropolutantes, sino que también lo abrí a la publicación de pequeños trabajos de mis alumnos. A continuación os muestro los resultados.

El Blog ToxAmb fue una iniciativa mía como co-directora del Grupo de Investigación en Salud Ambiental y Ecotoxicología, y lo administré desde su creación en 2013 hasta la disolución del grupo en 2016. Esta herramienta fue utilizada para difundir tanto la investigación formal del grupo y su historial de trabajos científicos, como pequeños estudios y artículos realizados por investigadores predoctorales, post-graduados y de pre-grado. El Blog se alojó en la herramienta WordPress (https:/es.wordpress.com) utilizando la opción gratuita y la dirección de su página de inicio es https://toxamb.wordpress.com/. Los datos del grupo de investigación se encuentran en https://toxamb.wordpress.com/acerca-de/. Asociados a este Blog se mantuvieron una página de Facebook y una de Twitter que se cerraron cuando el Blog dejó de publicar.

Aunque ya no se generan nuevos contenidos, el blog sigue recibiendo gran número de visitas (Figura 1), rozando las 20 000 en el 2018 y llegando casi a las 40 000 en el 2018.

visitas toxamb

Figura 1: Visitas y visitantes registradas en la herramienta Estadísticas del Blog ToxAmb a fecha del 15/01/19. A) Visitas y visitantes acumulados por año; B) Visitas por mes y año, la intensidad del color aumenta con el número de visitas.

La difusión de los trabajos gracias a esta herramienta ha llegado hasta 91 países de todos los continentes habitados (Figura 2). El mayor impacto de las publicaciones ha sido en América, seguida de Europa. De hecho, según se puede observar en la Tabla 1, el país que ha realizado más visitas ha sido México, seguido por la propia España, Colombia, Perú y Estados Unidos. Estos datos demuestran el interés, la actualidad y la utilidad de la información difundida a nivel mundial.

difusión mundial toxamb

Figura 2: Países a los que ha llegado los artículos publicados en ToxAmb. La intensidad del color denota el número de visitas según la herramienta Estadísticas a fecha 15/01/19.

Tabla 1: Visitas a ToxAmb por país con más de 100 visitas totales a fecha del 15/01/19

País Visitas
México 20874
España 19873
Colombia 8403
Perú 7592
Estados Unidos 5086
Argentina 4252
Ecuador 3504
Chile 3140
Venezuela 1595
Bolivia 1552
República Dominicana 905
Puerto Rico 711
Guatemala 584
Panamá 573
Costa Rica 498
Honduras 430
El Salvador 365
Paraguay 364
Reino Unido 359
Uruguay 335
Nicaragua 211
Francia 200
Brasil 192
Alemania 143
Canadá 113
Cuba 109
Noruega 106
RAE de Hong Kong (China) 105

 

En cuanto a los contenidos, fueron publicadas más de 483 entradas, los artículos más visitados han sido los relacionados con los efectos ecotoxicológicos de micropolutantes tóxicos u otros tipos de contaminación (p.ej. acústica), así como los dedicados a bioindicadores o enfermedades infecciosas.

Tabla 2: Artículos de ToxAmb con más de 1000 visitas totales según la herramienta Estadísticas de ToxAmb a fecha 15/01/19.

Autor Artículo Visitas

totales

Daniel Alejandro Truchado Martín Efectos de los metales pesados en las plantas 9499
Aixa del Olmo Mosteiro Efectos ambientales de la contaminación por cobre 8606
Sandra Freire Rallo Efectos de la contaminación por aluminio 6903
Raquel Ruiz Hernández Grandes científicos de la Biología Celular: Camilo Golgi 6502
Myriam Catalá ¿Puedo contagiarme de Ébola? ¿Qué tengo que hacer para prevenirlo? 2365
Daniel Alejandro Truchado Martín Bioindicadores: algas 2292
Daniel Heras González Antimonio y sus efectos en el ecosistema 2183
Raquel Molina Serra Bioindicadores: abejas 1513
Gema Sánchez López-Baltasar Efectos del uso de insecticidas en comunidades de plantas anuales 1498
Mª de las Nieves Carmona García Grandes científicos de la Biología Celular: Robert Hooke 1387
Pablo Maure Echalecu Efectos de la contaminación por mercurio 1009
Lara Moreno Zárate Contaminación acústica y su influencia en las aves 1001

Salvo mi artículo sobre el Ébola publicado en plena convulsión del contagio de una enfermera residente en Alcorcón, donde radica el Campus de CC. de la Salud de la URJC, en octubre del 2014, el resto de artículos del “top 10”  son de exalumnos. Algunos de esos alumnos hicieron sus entradas con material de una asignatura del Máster Oficial en Técnicas de Caracterización y Conservación de la Biodiversidad impartida por mí, Contaminación Ambiental y Biodiversidad. Pero Raquel y Aixa hicieron sus aportaciones siendo alumnas de primero del Grado de Biología ¿No os parece impresionante que los propios alumnos de primero ya sean capaces de divulgar conocimiento?

La relevancia del impacto de las sencillas publicaciones de mis alumnos quizás sea más clara cuando lo comparemos con el impacto de otras aportaciones como artículos científicos o capítulos de libro. El año pasado la editorial científico-técnica internacional Springer contactó con la editora de un libro que publicamos en el 2010 para re-editarlo (Working with ferns: Issues and applications), ya que había tenido una muy buena acogida. El libro ha tenido algo más de 25 000 descargas, el blog más de 60 000. Yo lideré dos capítulos de aquel libro y en la página constan unas 900 descargas para cada uno de ellos. Es cierto que la temática del libro es mucho más especializada y dirigida a técnicos y especialistas, pero ¿cuál de las dos iniciativas ha contribuido más a transferir el conocimiento de mi área de investigación?

Me gustaría contactar con estos antiguos alumnos para comunicarles el éxito de sus sencillos, pero rigurosos, trabajos que conjugan la precisión técnica con un lenguaje asequible a todos los públicos. En un momento, además, en que es imprescindible limitar el alcance de pseudociencia fraudulenta por individuos frecuentemente más interesados en su cuenta corriente que en el bienestar del prójimo. Si los conocéis os ruego que les paséis este artículo para que sean conscientes y se pongan en contacto conmigo. Este tipo de contribuciones a la transferencia del conocimiento científico debe figurar en sus Curriculos profesionales, como van a figurar a partir de ahora en el mío, son muy relevantes.

Murciélagos y su sensibilidad al cambio global

El orden Chiroptera, comúnmente conocido como murciélagos, acoge a todos los mamíferos voladores que se conocen hoy en día. Es un orden que acoge a más de 1000 especies, afectado por múltiples agentes contaminantes de diferentes naturalezas y que causan un grave impacto negativo en la supervivencia de este grupo. Se trata de un grupo muy sensible ya que se ve afectado por la amplia mayoría de tipos de contaminación conocidos hoy en día.

murcielago.jpg
Ejemplar de murciélago de pies grandes (Myotis macropus), en Melbourne, Australia (fotografía de L. Lumsdem; Straka et al., 2016).

Posiblemente la contaminación más conocida sea la de carácter químico: los metales pesados son más que conocidos por disminuir la riqueza de especies en el entorno natural debido a su alta toxicidad (Straka et al., 2016). De hecho, un biomarcador utilizado y que es interesante por su carácter no invasivo es la propia piel y pelaje de los murciélagos, al reflejar la acumulación de metales pesados (como el cadmio, el cobre, el plomo y el zinc) en riñones, huesos o estómago (Hernout et al., 2016). Además, el mercurio es relativamente peligroso en este grupo, debido a la biomagnificación que se ha visto que pueden presentar en zonas contaminadas (Kumar et al., 2018).

No solo los metales pesados tienen un grave efecto tóxico en los murciélagos; se ha observado que productos de la industria agraria repercuten en ellos de manera muy grave. Por ejemplo, podemos destacar organoclorados como el DDT (diclorodifenilcloroetano), un insecticida que produce mortalidad en muchos quirópteros (Buchweitz et al., 2018) y el endosulfán (EDS), otro insecticida que induce alteraciones morfológicas en órganos vitales y estrés oxidativo (Oliveira et al., 2017) afectando a los procesos fisiológicos de estos organismos. Debemos destacar también los compuestos organofosforados como el clorpirifós, que afectan muchas veces en comportamientos de vuelo y movimientos de trepa de los murciélagos y pueden potencialmente causar daños en sus organismos (Eidels et al., 2016).

Posiblemente la mayoría de las personas podrán imaginarse también que la contaminación lumínica es muy grave para los quirópteros: es bien sabido que la luz artificial durante periodos nocturnos supone un estresor de origen humano muy importante, ya que afecta a actividades de los organismos de la noche de formas muy variadas, como la reproducción o la comunicación (Stone et al., 2015). Por ejemplo, la presencia de luces aumenta en gran medida la cantidad de zumbidos producidos por los murciélagos. Además, hay autores que han demostrado que las luces nocturnas pueden distraer a los quirópteros de sus rutas de migración por fototaxia positiva (Voigt et al., 2017), es decir, se sienten atraídos hacia la luz. Así, acabamos observando zonas donde al final, la riqueza de especies de quirópteros se reduce drásticamente por culpa de esta contaminación lumínica (con excepción de aquellas especies adaptadas a entornos urbanos, que son una minoría) (Straka et al., 2016).

También podemos destacar la contaminación sonora. Hay diferentes experimentos que relacionan este tipo de contaminación con el bienestar de los quirópteros, pero muy pocas veces se han llevado más allá del laboratorio. Algunos autores han demostrado que la actividad de determinadas especies de murciélago puede disminuir en gran manera cuando se encuentran en zonas con maquinaria humana muy ruidosa. De hecho, la propia ecolocalización se ve alterada y, por ende, su capacidad de caza (Bunkley et al., 2014).

Podríamos determinar por otro lado un tipo especial de contaminación sonora cuyo origen tiene lugar por culpa de la arquitectura humana: los murciélagos, al orientarse y moverse en el espacio por ecolocalización, necesitan superficies que reflejen bien los ultrasonidos. Es por ello por lo que pueden confundir superficies verticales y pulidas con caminos abiertos sin obstáculos, chocándose contra ellos y produciéndose graves contusiones (Greif et al., 2017).

Pero, existen tipos de contaminación menos obvias, como puede ser la de carácter electromagnético y que tienen la misma importancia que las anteriores. Estudios han demostrado que los murciélagos presentan magnetita (Fe3O4) en su organismo, un mineral que les permite sensar el campo magnético terrestre, así como orientarse en función de él (capacidad magnetorreceptiva) (Tian et al., 2010). De hecho, autores como Wang et al. (2007) han demostrado en laboratorio que se puede modificar la orientación de estos organismos artificialmente: bajo influencia de un campo magnético normal, los murciélagos tienen preferencia a mirar al norte cuando cuelgan en reposo, pero si se somete el campo a determinadas alteraciones, puede cambiar de posición, mirando al sur.

Esto podría llegar a extrapolarse: si por efecto de las tecnologías humanas se alterara el campo magnético, aunque fuera de manera muy localizada, los quirópteros podrían sufrir desorientaciones muy graves. Esto ocurre con sistemas radar de incluso muy pequeño tamaño, como investigaron Nicholls y Racey (2009), que emitían pulsos electromagnéticos que ahuyentaban a los quirópteros de la zona.

Como se puede ver, los murciélagos están expuestos a innumerables fuentes contaminantes, ya que tanto la luz y el ruido, como la contaminación electromagnética y la química pueden causar estragos en los quirópteros, no solo en comportamiento y hábitos, sino también en su propia vida, pudiendo matarlos.

Referencias utilizadas:

  1. Buchweitz, J. P., Carrson, K., Rebolloso, S., Lehner, A. 2018. DDT poisoning of big brown bats, Eptesicus fuscus, in Hamilton, Montana. Chemosphere 201: 1-5.
  2. Bunkley, J. P., McClure, C. J. W., Kleist, N. J., Francis, C. D., Barber, J. R. 2014. Anthropogenic noise alters bat activity levels and echolocation calls. Global Ecology and Conservation 3: 62-71.
  3. Eidels, R. R., Sparks, D. W., Whitaker, J. O. Jr., Sprague, C. A. 2016. Sub-lethal effects of chlorpyrifos on big brown bats (Eptesicus fuscus). Archives of Environmental Contamination of Toxicology 71 (3): 322-335.
  4. Greif, S., Zsebok, S., Schmieder, D., Siemers, B. M. 2017. Acoustic mirrors as sensory traps for bats. Science 357: 1045-1047.
  5. Hernout, B. V., McClean, C. J., Arnold, K. E., Walls., M., Baxter, M., Boxall, A. B. A. 2016. Fur: a non-invasive approach to monitor metal exposure in bats. Chemosphere 147: 376-381.
  6. Kumar, A., Divoll, T. J., Ganguli, P. M., Trama, F. A., Lamborg, C. H. 2018. Presence of artisanal gold mining predicts mercury bioaccumulation in five genera of bats (Chiroptera). Environmental Pollution 236: 862-870.
  7. Nicholls, B., Racey, P. A. 2009. The aversive effect of electromagnetic radiation on foraging bats – a possible means of discouraging bats from approachin wind turbines. PLoS ONE 4(7): e6246.
  8. Oliveira, J. M., Brinati, A., Miranda, L. D. L., Morais, D. B., Zanuncio, J. C., Gonçalves, R. V., Peluzio, M. D. C. G., Freitas, M. B. 2017. Exposure to the insecticide endosulfan induces liver morphology alterations and oxidative stress in fruit-eating bats (Artibeus lituratus). International Journal of Experimental Pathology 98: 17-25.
  9. Stone, E. L., Harris, S., Jones, G. 2015. Impacts of artificial lightning on bats: a review of challenges and solutions. Mammalian Biology.
  10. Straka, T. M., Lentini, P. E., Lumsden, L. F., Wintle, B. A., Van der Ree, R. 2016. Urban bat communities are affected by wetland size, quality and pollution levels. Ecology and Evolution 6(14): 4761-4774.
  11. Tian, L., Lin, W., Zhang, S., Pan, Y. 2010. Bat head contains soft magnetic particles: evidence from magnetism. Bioelectromagnetics 31: 499-503.
  12. Voigt, C. C., Roeleke, M., Marggraf, Petersons, G., Voigt-Heucke, S. L. 2017. Migratory bats respond to artificial green light with positive phototaxis. PLoS ONE 12(5): e0177748.
  13. Wang, Y., Pan, Y., Parsons, S., Walker, M., Zhang, S. 2007. Bats respond to polarity of a magnetic field. Proceedings of the Royal Society 274: 2901-2905.